Hablemos del Barça

Marc Vila

Un parche que viene de Uruguay

Marc Vila

Marc Vila @MarcVila_m

13.02.2020 08:56h

2 min

Lenglet está sancionado y Umtiti es duda por molestias en su famoso rodilla. Si no se recupera el francés, ante el Getafe tendrán que jugar Piqué y Araujo, que sólo ha disputado un minuto en Primera, o con Piqué y Busquets de centrales. La alternativa es esta, eso o jugar con la frágil defensa de tres. Demasiado incógnitas y mientras Todibo en Alemania. Hay alguien dentro del club que vuelve a quedar señalado. Se han lucido con la planificación deportiva.

Pero más allá de la secretaría técnica vuelve a quedar señalado el propio Samuel Umtiti. Algún día se tendrá que contar toda la verdad del enorme sacrificio que hizo para ganar el mundial con Francia teniendo la rodilla destrozada. Lo entiendo por un lado y lo maldigo por otra. No volverá a ser el mismo.

Partido que juega, partido que sale retratado. Tal y como está Umtiti, yo le daría la oportunidad a Araujo. Que Setién sea valiente y apueste por el central uruguayo. Es el mejor central del Barça B y uno de los mejores de Segunda B. Velocidad, gran colocación y buena envergadura. Ha llegado su momento. Es la hora de Araujo.

Elecciones 2021: empieza la carrera 

Tal vez nos de un poco de pereza pero ya toca empezar a pensar en el relevo de Bartomeu. Si no es antes, su mandato terminará en 2021 y es normal que ya empiecen a salir varios nombres que busquen convertirse en la alternativa.

El último, a falta de confirmación oficial, ha sido Jordi Roche. Primero tendremos que ver si se confirma como opción o cae antes por el camino y luego, faltará ver también si pasará de ser precandidato a candidato. Roussaud, Roche, Fuente, Laporta, Benedito, Freixa etc. se llame como se llame, será un camino difícil para todos.

También será difícil el adiós de Bartomeu y aún lo será más que el candidato continuista cuente con el voto y el apoyo de los socios para salir ganador. Barto ganó sus elecciones aprovechando la inercia que supone ganar un triplete y por supuesto, los títulos que se acaben consiguiendo el próximo curso marcarán el futuro del palco del Camp Nou.

La carrera a la presidencia blaugrana ha comenzado, será un camino largo y duro pero por suerte el futuro del Barça sigue en manos de los socios.

El VAR, en manos equivocadas

El Barça sigue sin convencer. Contra el Betis nos transmitió la sensación de ser un equipo que no tiene claro a qué juega, que no tiene suficientes jugadores como para luchar con garantías por la Liga y la Champions, que hombres como Umtiti, Junior o Sergi Roberto no tienen, de momento, el nivel para jugar en este equipo. Pero del partido en el Villamarín también me quedo el arbitraje de Sánchez Martínez y las correcciones del VAR. Sobre todo el VAR, menos mal que había VAR. Gracias, de verdad.

Gracias por no resolvernos las jugadas polémicas. Gracias por ser ambiguo. Gracias por tener criterios diferentes en jugadas similares. Gracias por decidir una cosa u otra según cómo sople el viento. Gracias por convertir en inútil la herramienta más necesaria para el colectivo arbitral. Gracias por hacer que los mejores partidos del mundo se conviertan en enfrentamientos de solteros contra casados donde todo el mundo acaba enfadado y nadie marcha a casa satisfecho. Gracias por darnos tanta polémica y salsa en los medios de comunicación. 

Algo muy grande se nos está escapando cuando después del partido en el Villamarín, Betis y Barça se van enfadados a partes iguales con Sánchez Martínez y el VAR. No puede ser. En la Champions no pasa. En el Mundial de Rusia no pasó. El VAR ha caído en las manos equivocadas, y quiero pensar que es porque los árbitros de la Liga española no saben más. Ni con tecnología ni sin tecnología. ¿Cómo pueden ser tan malos?

 

Hoy destacamos