Hablemos del Barça

Gerard Mateo, periodista de Culemanía

El Gamper más largo de la historia

Gerard Mateo

Gerard Mateo @gerardmateo

07.08.2019 09:10h

1 min

El Arsenal se marchó de vacío de su primera participación en el Trofeu Joan Gamper, el torneo veraniego que sirve de presentación del nuevo Barça ante su público y que lleva el nombre de su fundador. Este campeonato amistoso se disputa ininterrumpidamente desde 1966, cuando el club azulgrana invitaba a tres equipos para jugar un cuadrangular, aunque desde la edición de 1997 solo es uno el rival. Sin embargo, pocos saben que el origen de la copa está en 1913. Y fue el Gamper más largo de la historia. Duró más de un año.

Todo comenzó a gestarse en mayo de 1913, cuando surgieron voces para homenajear a Gamper (uno de tantos reconocimientos que le hicieron en la época). Y se lo hicieron a principios de julio, con un partido de exhibición incluido. Pero no fue suficiente y el club creó, poco después, la Copa Gamper. Se jugaría a partir de septiembre en el feudo culé, en la calle Indústria. Cabe señalar que en aquellos tiempos el fundador del club había finalizado la segunda de sus cinco etapas como presidente de la entidad.

La Copa Gamper fue un torneo muy ambicioso, con la participación de varios equipos que se enfrentaban entre ellos en eliminatoria directa. El 11 de septiembre del 1913, el Barça debutó en la competición con una contundente goleada al Català: 11 a 1. Universitari, Español, Badalona, TBH e Internacional fueron otros de los participantes en aquella edición. Todos los partidos se disputaban en la calle Indústria, en distintas fechas. ¡Y tan distintas! No fue hasta febrero del 1914 cuando el Barcelona dejó en la cuneta al Universitari. Ya solo quedaba la final… pero nadie veía la hora de jugarla.

Terminó la temporada, llegó el verano, pasó el verano, comenzó la nueva temporada y, al fin, el 19 de noviembre del 1914, Barcelona e Internacional se vieron las caras en la finalísima. Ganaron los jugadores de azulgrana por 4 a 1, pero nadie podía ocultar que aquel homenaje a Gamper quedó algo deslucido. Tal fue la situación que el club lo borró de sus planes, y no lo recuperó hasta 1966.

 

Hoy destacamos