Hablemos del Barça

Una foto de Ernesto Valverde durante un entrenamiento del Barça / FCB

Una foto de Ernesto Valverde durante un entrenamiento del Barça / FCB

Valverde, obligado por el calendario

Claudia Granja @c_granjafranch

02.04.2019 00:00h

2 min

Llegó la hora de la verdad. Otra prueba más para un equipo que todavía aspira a todos los títulos y también para un técnico que puede dar un golpe sobre la mesa para acallar a los críticos que consideran que su gestión del vestuario a la hora de repartir minutos no es buena.

Ernesto Valverde está, deportivamente, obligado a dar descanso a los intocables si quiere afrontar con garantías dos encuentros de máxima exigencia ante el segundo clasificado en la Liga, el Atlético de Madrid el próximo sábado, y el Manchester United el martes en cuartos de la Champions League.

El Txingurri podría sorprender con un once de gala ante el Villarreal, pero la lógica invita a pensar a que dará descanso a algunas vacas sagradas sin poner en juego los tres puntos en el estadio de La Cerámica. Un partido trampa dadas las necesidades del submarino amarillo que tras perder ante el Celta de Vigo este sábado continúa muy cerca del abismo del descenso. A tan solo un punto de distancia.

El técnico azulgrana tendrá que lidiar con decisiones contradictorias, pero necesarias para permitir al once de gala llegar suficientemente airoso al choque ante los hombres del Cholo Simeone --siempre exigente y extremadamente físico-- y el primer encuentro contra los red devils en Old Trafford.

¿Cuáles son la alternativas?

Valverde aprendió en la Copa del Rey ante el Sevilla y no se antoja un cambio radical en el once. Con tan solo tres cambios, habrá vacas sagradas que no tendrán descanso en una semana que conllevará 270 minutos, pero a su favor juega que mientras unos exigen descanso, otros piden a gritos oportunidades. 

Piqué dedica su gol al Villarreal a Shakira y sus hijos / EFE

Piqué dedica su gol al Villarreal a Shakira y sus hijos / EFE

La portería será de Ter Stegen, pero las dudas llegan en seguida: la línea defensiva. Con Gerard Piqué como intocable y Lenglet obligado a jugar, Miranda podría entrar para dar relevo a Jordi Alba. Un debate interno al que también deberá enfrentarse en el carril derecho. Semedo o Sergi Roberto. El elegido tendrá todos los números de ser suplente ante los rojiblancos en el Camp Nou.

Una defensa que permita al guardameta alemán mantener la portería a cero. La opción ideal sería un cambio por línea, pero las bajas también se acumulan en la enfermería. Arthur Melo firmó un partido muy discreto ante el Espanyol y podría ser el sustituido por Arturo Vidal, pero a nadie se le olvida que Rakitic y Busquets son dos de los jugadores con mayor ranking de minutos. Uno de los dos debería sentarse en el banquillo para dar paso a Carles Aleñá.

Una situación similar a la que se podría vivir en el tridente. Con Coutinho obligado a dar continuidad a su tímida mejora, Luis Suárez podría vivir el partido desde el banquillo para dar entrada a Malcom. Otro jugador que pide mayor protagonismo junto a Leo Messi, siempre dosificándose a su libre antojo. 

Valverde está obligado, le guste o no, a jugar una carta distinta a su baraja habitual. Rotar por el bien de la Liga sin poner en juego la distancia de diez puntos antes del sábado. Una prueba de fuego para el técnico y también para los elegidos que deberán demostrar preparados para asumir los galones a los que el equipo A no puede hacer frente siempre. 

Este año hay banquillo y es momento de demostrarlo. Si todos han aprendido de la experiencia de Roma es hora de transformarlo en decisiones.

 

Hoy destacamos