Merengadas

Una foto de Marco Asensio durante el partido frente a la Roma / EFE

Una foto de Marco Asensio durante el partido frente a la Roma / EFE

Asensio paga los platos rotos de San Mamés

Tras el tropiezo en San Mamés, el Real Madrid se rehizo del golpe con una contundente victoria frente a la Roma a quien superó en todas las fases del juego

Claudia Granja @c_granjafranch

20.09.2018 09:59h

2 min

Fin de los rumores y las críticas en el Bernábeu. El Real Madrid salió a por todas frente a la Roma y no falló. En su primer partido de Champions League y defendiendo el título de vigente campeón, le endosó tres golazos a los italianos --Isco, Bale y Mariano-- y sumó sus primeros tres puntos en la fase de grupos. El equipo de Julen Lopetegui no dio opciones al conjunto de Di Francesco, especialmente en la primera parte, donde Keylor Navas, que volvió a la titularidad, apenas tuvo que intervenir. 

El resbalón en San Mamés volvió a generar muchas dudas en el equipo blanco. Quizás fue la resaca del parón de selecciones, un exceso de confianza o simplemente el buen planteamiento de un Athletic que tuvo dos semanas para preparar el choque. Este miércoles se acabaron las dudas, al menos de momento. El Madrid dio un espectáculo de fútbol ofensivo y la Roma sufrió las acometidas blancas constantemente. El planteamiento defensivo evitó que el Madrid pudiera gozar de grandes ocasiones dentro del área en jugadas trenzadas, pero los disparos a media distancia pusieron a prueba los reflejos de Olsen, que paró todo lo que pudo. 

Asensio, el señalado

Asensio no firmó un buen encuentro en San Mamés, pero se mantuvo en la línea de todos sus compañeros. Lentos, sin ideas y con poca claridad de cara a portería. Pese a que Benzema también desapareció y Bale solo tuvo destellos, el mallorquín fue el sacrificado de Lopetegui, en detrimento de Isco que demostró por qué debe estar en el once titular. Golazo para abrir el marcador y un recital de asistencias. El '20' blanco dispuso de media hora de partido para dar descanso a Benzema y dar otro aire ofensivo al equipo. Se ofreció constantemente y se reivindicó. Además, dejó una jugada que, de haber acabado en gol, optaría al premio Puskas. Ruleta casi en el área pequeña y definición mirando a la grada. Olsen le arrebató un gol al alcance de muy pocos.

 

Su suplencia tenía que llegar. Puede entenderse como un descanso a su continuidad en la Liga, un aviso de Lopetegui o simplemente que el técnico vasco quiso repartir los minutos y las oportunidades. Si la lucha por el puesto en el once se cernía, hasta ahora, entre Isco y Asensio, su conexión frente a la Roma deja a otro señalado: Benzema. A Lopetegui le gusta jugar con un '9' de referencia y no sentará al francés, pero si su rendimiento no es el adecuado optará por Isco y Asensio acompañando a Bale. Sin tener en cuenta el magnífico debut de Mariano. Lopetegui le dio 15 minutos y le bastaron. Golazo por la escuadra para poner en pie a un Bernabéu que ya abandonaba las butacas en el 92.

Asensio fue el sacrificado de este miércoles, pero el mallorquín volvió a demostrar que su calidad no se cuestiona. Tampoco su personalidad; 22 años y galones de un jugador de 30. 

 
Hoy destacamos