Merengadas

Imagen de archivo de Karim Benzema durante un partido con el Real Madrid / EFE

Imagen de archivo de Karim Benzema durante un partido con el Real Madrid / EFE

Benzema, la cara alegre del Madrid sin Lopetegui

El delantero francés cumple con la tradición de estrenar el casillero del nuevo técnico

Yago González

01.11.2018 13:16h Actualizado: 05.11.2018 11:50 h.

2 min

Benzema vuelve a sonreír. El delantero francés vivía profundamente enemistado con Julen Lopetegui. Era uno de los principales enfrentados al técnico vasco. Cabecilla de la rebelión. Tanto es así que Lopetegui intentó utilizarlo como cabeza de turco. El donostiarra quería salvar su cabeza a costa de la de Benzema. Su plan era cargárselo en invierno para que llegara otro delantero. Pero la jugada le salió mal. Para mayor contento del galo.

El 9 del Real Madrid mostró su mejor versión contra el Melilla. Fue el encargado de abrir el marcador para devolverle la autoestima a un equipo que iba en caída libre. Una vez más. Porque Benzema tiene el don de romper las malas rachas del Madrid cuando los blancos cambian de entrenador. Solari no es el primero que se estrena con un gol del francés.

La profecía de Benzema

La llegada de un nuevo entrenador siempre es un estímulo para los jugadores. Un revulsivo. Eso es precisamente lo que busca el club cuando cambia su banquillo. Se rompe con las dinámicas del antiguo técnico, con el ambiente mohíno, y los jugadores hasta entonces aletargados recuperan la ilusión y el brío para jugar.

Benzema es un especialista en esto. El francés, eternamente discutido, acostumbra a ponerse las pilas con el cambio de entrenador. En Melilla anotó el primer gol de la nueva andadura del Real Madrid de Solari. Pero la situación no es nueva para él.

Ocurrió lo mismo con Carlo Ancelotti. La temporada 2013-14 el Real Madrid del técnico italiano estrenaba nuevo ciclo con el técnico italiano enfrentándose contra el Betis en el primer partido de Liga. Benzema marcó el primer gol de la victoria madridista (2-1), el año que se culminaría con la conquista de la Décima.

Capaz de lo mejor y de lo peor

Después de Ancelotti llegó Rafa Benítez, quien pasó con más pena que gloria por el banquillo blanco, y al técnico madrileño le relevó Zidane. El francés se estrenó en un partido de Liga contra el Deportivo de la Coruña. Los blancos llegaban en caída libre, desorientados, y le endosaron cinco goles a los gallegos. De nuevo, Benzema fue quien abrió la lata. El primero en marcar en la era Zidane, que después traería tres Champions más a las vitrinas del Santiago Bernabéu.

Benzema celebra un gol / EFE

Benzema celebra un gol / EFE

El endiosado técnico francés decidió hacer las maletas este verano, y Florentino Pérez, desconcertado, acabó por fichar a Julen Lopetegui. El donostiarra se estrenó en partido oficial en la Supercopa de Europa contra el Atlético. Una vez más, Benzema marcó el primer gol de la nueva etapa. Aunque en esta ocasión los blancos cayeron derrotados (2-4) ante su eterno rival. Un augurio funesto de lo que vendría después.

La incógnita de la nueva era

Benzema tiene el don de empezar bien con sus nuevos entrenadores. El estreno de Solari en el primer equipo no podía ser menos. El francés no falló a su cita con el gol. De momento, Benzema vuelve a sonreír. Está por ver cuánto durará la alegría. La llegada de otro técnico en sustitución del provisional Solari podría romper con la tradición. En todo caso, nada asegura el éxito del Real Madrid. La profecía de Benzema es capaz de lo mejor y de lo peor. Como demostró con Lopetegui.

 
Hoy destacamos