Merengadas

Una foto de Benzema celebrando su gol frente al Girona / EFE

Una foto de Benzema celebrando su gol frente al Girona / EFE

Benzema hace olvidar a Cristiano Ronaldo y excita al madridismo

Dos goles del francés y uno de Llorente dan el pase al Real Madrid a semifinales de la Copa del Rey ante un Girona que no se rindió, pero no fue rival

Claudia Granja @c_granjafranch

31.01.2019 23:19h

3 min

Era una eliminatoria casi sentenciada, pero parte de la temporada del Real Madrid pasaba por Montilivi este jueves. Los blancos cumplieron con el trámite (1-3, 7-3 en el global) ante un Girona plagado de suplentes y canteranos dadas las bajas que colecciona Eusebio Sacristán en la enfermería.

El Girona empezó peleón, con la misma garra con la que recibió al Barça el domingo, pero sin generar ni el mismo peligro ni imprimir el mismo miedo en el conjunto madrileño. Granell envió un disparó al poste en los primeros compases del partido, pero ahí se quedó el Girona y en su lugar, apareció Karim Benzema.

El nuevo ídolo

Ocho minutos le duró la intensidad y el control del partido a los locales. Mientras el Madrid se asentaba en el partido, Benzema ejerció de nuevo su papel de líder. Con la total libertad que le ha dado Solari en los últimos partidos, bajó a la medular a recibir, cayó a bandas, y ejerció de mediapunta y de nueve cuando el juego lo requirió. 

Avisó en el 15' y diez minutos más tarde no falló. Un gol de los que le gustan. De crear la jugada y finalizarla. Arrancó desde la izquierda, se asoció con Carvajal en una baldosa y remató con la izquierda para batir a Gorka. Golazo y eliminatoria sentenciada ante la inacción del Girona. Un gol que inició su recital particular, y con el que igualó con 208 tantos a Hugo Sánchez en la lista de goleadores de la entidad blanca. 

Por encima del resto

Con el partido sin ningún interés deportivo, visto el marcador y el juego de ambos equipos, con el Madrid dejándose llevar a la espera del pitido final y el Girona sin ocasiones ni dominio claro, Benzema sí quiso más. Vinicius lo intentó, pero con poca fortuna. Dejó de nuevo destellos de una indudable habilidad técnica, pero la defensa gerundense la amargó la noche.

Una foto de Karim Benzema durante el partido frente al Girona / EFE

Una foto de Karim Benzema durante el partido frente al Girona / EFE

Y con el foco en las parafernalias del carioca, Benzema volvió a liderar al Madrid para sentenciar el partido. Más que un gol, un dejà vu. Misma jugada, misma banda, mismo perfil y mismo arranque que culminó con la misma definición del pasado domingo en Cornellà frente al Espanyol. Un golazo en toda regla para poner la distancia definitiva en el marcador. Si el Girona obligó a estirarse a Keylor Navas en los primeros minutos de partido, Benzema afinó la puntería para mantener a su equipo vivo en la competición del KO. 

Acordó con Solari 60 minutos para sentenciar la eliminatoria y con la ausencia del francés, el Madrid perdió posesión y el Girona ganó en verticalidad. Pedro Porro recortó distancias en el luminoso en el gol del honor de los locales. Un gol made in Girona en el que intervinieron tres canteranos y un tanto importante para el lateral que estrenó su cuenta goleadora en el club. Los de Sacristán mantuvieron el tipo y no perdieron la fe, pero Marcos Llorente apareció con un zapatazo para sentenciar el partido a falta de diez minutos.

Benzema es el nuevo líder y, de momento, se acabaron los pitos para el francés. Esos mismos que durante una década le han criticado por su falta de gol, alaban ahora a un jugador que se ha reencontrado con su mejor fútbol. Desde que se rompió el dedo meñique es otro. Benzema ha enterrado a Cristiano en la memoria.  

El 'caso Isco' se normaliza

Otro partido más, sin ser de máxima exigencia, e Isco se volvió a quedar sin jugar. De nuevo, ni tan solo calentó. Santiago Solari recurrió a Asensio –que regresó a los terrenos de juego tras recibir el alta médica--, a Nacho --para dar descanso a Sergio Ramos– y a Gareth Bale, que entró por Vinicius para coger ritmo. 

Una foto de Isco Alarcón, Marco Asensio y Thibaut Courtois en el banquillo / EFE

Una foto de Isco Alarcón, Marco Asensio y Thibaut Courtois en el banquillo / EFE

El malagueño volvió a calentar banquillo durante 90 minutos y ni tan siquiera realizó ejercicios de calentamiento. Una situación que se ha normalizado en las últimas semanas y que ha perdido todo el foco mediático. Marcelo volvió al once titular. Sin demasiadas exigencias defensivas pudo marcar el gol del partido tras una buena jugada con Vinicius, pero Gorka detuvo el disparo. Solari mantiene las diferencias vivas y evidentes entre dos de los pesos pesados del vestuario. 

En definitiva, el Madrid está en semifinales de la Copa cuatro años después.

 

Hoy destacamos