Merengadas

Los jugadores del Real Madrid celebran el gol de Benzema / EFE

Los jugadores del Real Madrid celebran el gol de Benzema / EFE

El cabreo de Isco eclipsa el Celta-Real Madrid

El centrocampista malagueño vuelve a ser suplente y agranda su malestar

11.11.2018 22:41h

2 min

Nueva victoria del Real Madrid de Solari (2-4). El técnico firma el pleno ante un rival, el Celta de Vigo, que ofreció menos problemas de lo que se podía esperar. El técnico argentino ya suma cuatro victorias al frente del conjunto blanco y pese a que sigue fuera de los puestos Champions, recorta la distancia respecto al Barça, tras la derrota contra el Betis, en cuatro puntos.

Si bien el Celta ocasionó alguna ocasión de peligro, no se mostró como un rival peligroso y el Real Madrid consiguió la victoria jugado como en los últimos encuentros, horizontal y sin demasiada chispa, aunque ya se empieza a notar el trabajo de Solari en ciertos aspectos. El técnico argentino va mostrando cual es su idea de once, uno en el que tienen cabida jugadores con garra o de la cantera, algo que por ahora está perjudicando a jugadores como Isco o Marco Asensio, relegados a la suplencia.

Suplencia de Isco

La llegada de Solari al banquillo del Real Madrid ha beneficiado a varios jugadores. Benzema ha recuperado su versión goleadora y este domingo abrió el marcador en el minuto 23 tras recibir una excelente asistencia de Modric. También se ha visto agraciado Lucas Vázquez, un futbolista que apenas contaba hasta la fecha y que ahora está disfrutando de minutos de juego, al igual que Reguilón, al que Solari conoce bien del filial.

Una foto de Isco Alarcón / EFE

Isco suma cuatro suplencias consecutivas en el real Madrid / EFE

En cambio Isco es suplente. El centrocampista malagueño nunca ha sido un fijo en el once y ha mostrado su malestar en más de una ocasión. Con esta, Isco acumula cuatro suplencias consecutivas, algo de lo más extraño tratándose de un jugador de calidad contrastada. Sin embargo, Solari prefiere apostar por otros jugadores en su lugar.

Si bien el centro del campo está bien cubierto con Modric, Kroos y Casemiro, al que en Balaídos sustituyó Dani Ceballos, en la delantera prefiere apostar por jugadores como Lucas Vázquez, Vinicius o Marco Asensio. El técnico no dio ni un solo minuto a Isco, cuya cara era un poema antes y después del partido. Se vecina crisis. 

Jugando con fuego

Más allá de la victoria, el Real Madrid demostró ser fiable hasta cierto punto. Ya en la reanudación un gol en propia meta de Gustavo Cabral en el minuto 56 les ha puesto con 0-2 en el marcador. Poco después, en el 61', Hugo Mallo ha recortado distancias.

A partir de ahí, el conjunto blanco siguió mostrando un juego que ofrece pocos recursos. Si bien la actitud de los jugadores ha mejorado en cierta medida, su fútbol aún está muy lejos del que se veía con Zinedine Zidane temporadas atrás. Tras muchos minutos muertos, Sergio Ramos se encargó de hacer subir al marcador el 1-3, nuevamente al transformar un penalti, en el 83'. A este le ha seguido el de Dani Ceballos en el descuento, al que Brais Méndez pudo contestar de forma estéril para establecer el 2-4 definitivo.

Sergio Ramos intenta arrebatarle el balón a Yago Aspas en el Celta-Real Madrid / EFE

Sergio Ramos intenta arrebatarle el balón a Yago Aspas en el Celta-Real Madrid / EFE

Solari suma cuatro de cuatro gracias a la calidad individual de sus jugadores. Si bien los resultados favorecen a la figura del técnico argentino, el juego en equipo dista mucho de lo esperado. Tras el parón de selecciones se podrá comprobar si esta es la idea con la que Solari afronta el cargo o todavía está aclimatándose.

 

Hoy destacamos