Merengadas

Florentino Pérez en un acto del Real Madrid / EFE

Florentino Pérez en un acto del Real Madrid / EFE

Cervezas, vino, jets privados y los privilegios que 'matan' a Florentino Pérez

El presidente blanco pasa por su momento más complicado desde que regresó al Real Madrid

Redacción Culemanía

10.10.2019 22:02h

2 min

Florentino Pérez está atravesando su mayor crisis desde que regresó a la presidencia del Real Madrid en el año 2009. El dirigente blanco cayó del cielo al infierno en cuestión de meses. El conjunto de Chamartín pasó de ganar tres Champions consecutivas a quedar fuera de todas las competiciones en el mes de marzo.

Más allá del juego que despliega el equipo, uno de los aspectos más alarmantes es la falta de actitud de algunos jugadores. Son futbolistas que lo han ganado todo y que parecen haber perdido la motivación de ampliar su palmarés. Están acomodados, contentos con su situación y sin ninguna ambición de mejorar aún más. Ramos, Bale, Kroos, Isco o Marcelo son algunos ejemplos de esta desidia.

Esta situación recuerda a la que empujó a Florentino Pérez a dimitir en el año 2006: un equipo plagado de superestrellas como Zidane, Beckham, Roberto Carlos Ronaldo que lo habían ganado todo a nivel colectivo e individual. Como sucede actualmente, el fútbol ya no les motivaba tanto como en sus inicios. Y el empresario lo pagó en primera persona.

Mimados

Este jueves, en una entrevista para el Canal 11 de Portugal, Roberto Carlos reveló detalles inéditos de esa época que ponen en alerta a Florentino Pérez. El exfutbolista brasileño recordó que la presencia de siete galácticos "era un peligro en el vestuario. Siempre lo controlamos bien, menos con Camacho, que aguantó diez días. Dijo que quería que entrenáramos a las 7 de la mañana, cuando lo hacíamos a las 10.30. Hablamos con él para cambiar el horario".

Raúl Bravo celebrando un gol con Zidane, Roberto Carlos y Beckham / EFE

Raúl Bravo celebrando un gol con Zidane, Roberto Carlos y Beckham / EFE

No fue el único entrenador al que se cargaron. Luxemburgo también sufrió la presión de los galácticos: "Era el segundo partido de Liga. Teníamos la costumbre de tomar nuestra cerveza y nuestro vino. Ronaldo y yo le dijimos: 'La gente tiene sus costumbres, intenta no cambiarlas. Pero lo hizo. Primero las cervezas y luego el vino. Duró tres meses. El mundo del fútbol es pequeño, las noticias van llegando a la directiva y 'ciao'".

Roberto Carlos reveló que "acababa cada partido y era todo avión privado. Beckham iba a no sé dónde, Figo, Zidane, Ronaldo, yo... y debíamos entrenar pasado mañana. Yo rezaba para que los partidos fuesen los sábados para poder ir a la Fórmula 1 los domingos". El ex lateral izquierdo alabó la gestión que hizo Vicente del Bosque: "Era más que un amigo. Nos entendía perfectamente. Los entrenamientos de lunes y a veces martes eran a las cinco de la tarde. No los ponía a las 11 de la mañana porque casi nadie llegaba".

Atento

Conceder todos esos caprichos a la plantilla costó la presidencia del Real Madrid a Florentino Pérez. Aprendió de su error y ahora vigila mucho más lo que hacen o dejan de hacer sus jugadores, sobre todo teniendo en cuenta que los futbolistas tienen más dinero y lujos que hace 15 años.

Ramos grabando el documental para Amazon / Twitter

Ramos grabando el documental para Amazon / Twitter

Por eso aplica una política de mano dura de vez en cuando, para que la plantilla no se le suba a las barbas. Se las ha tenido más de una vez con Sergio Ramos y siempre le ha dejado las cosas claras. 

Y pese a todas las precauciones que toma, no pudo evitar el bochorno de la pasada temporada. Y es que por mucho cuidado que tenga, si los jugadores han perdido la motivación no tiene nada que hacer. Bueno, sí: cambiar la plantilla desde la portería hasta la delantera.

 

Hoy destacamos