Merengadas

Sergio Ramos mostró su admiración por Messi en la previa del partido contra la Roma / EFE

Sergio Ramos mostró su admiración por Messi en la previa del partido contra la Roma / EFE

El currículo negro de Sergio Ramos o el defensa más sucio de Europa

El capitán del Real Madrid añade una nueva víctima a su largo historial de agresiones

Redacción Culemanía

08.11.2018 12:37h

2 min

Sergio Ramos añadió una nueva víctima a su largo historial de violencia sobre los terrenos de juego. El capitán del Real Madrid volvió a protagonizar una polémica agresión en el encuentro contra el Viktoria Plzen de este miércoles. Y volvió a quedar impune.

La desafortunada acción tuvo lugar en el minuto 14 de partido. Sergio Ramos le propinó un codazo a Milan Havel en su intento por ganar el balón. El futbolista checo sangró copiosamente por la nariz a causa del golpe, pero ni el árbitro ni sus asistentes sancionaron la infracción. Havel intentó seguir jugando pero tuvo que ser sustituido a los 38 minutos de juego.

La agresión sobre Havel se suma a una larga lista de actos reprochables por parte de Sergio Ramos. El más reciente fue el encontronazo con Mohamed Salah en la final de la Champions del año pasado. La agresividad desmedida del capitán del Real Madrid lesionó a la estrella del Liverpool, quien se retiró llorando del terreno de juego. Para mayor despecho, Ramos se miró la escena sonriendo y conversando con el árbitro asistente. En Egipto se ganó el calificativo de “carnicero”.

Sergio Ramos ostenta el récord de amonestaciones tanto en la Liga como en la Champions. Aun así, el comportamiento violento que le caracteriza acostumbra a quedar impune. La lesión a Salah recordó a una acción similar en la final de Champions del año anterior contra la Juventus. En ella Sergio Ramos intentó con Dani Alves una llave idéntica a la que practicó con Salah. Solo que el futbolista brasileño reaccionó a tiempo y liberó el brazo antes de que el cuerpo de Ramos cayera sobre él.

También se libró recientemente de un codazo clamoroso sobre la cara de Nicola Kalinic en el último derbi contra el Atlético de Madrid. Pese a la instauración del VAR en la Liga, los jueces no estimaron necesario intervenir ante la fea acción. También asestó un manotazo en la cara de Correa que quedó igualmente impune. 

Récord de amonestaciones

Esta temporada Sergio Ramos tan solo ha visto una tarjeta amarilla en Liga y dos en Champions, una minucia para el jugador más amonestado tanto en la historia de la competición doméstica (168) como en la de la máxima competición continental (39). Sergio Ramos también es el jugador con más cartulinas amarillas en la historia del Real Madrid (227) y de la selección española (21).

Además, registra 19 expulsiones en la Liga, otras tres en la Champions y dos más en la Copa del Rey. Un historial lamentable al que los defensas históricos ni se acercan: Maldini y Baresi, por ejemplo, fueron expulsados cuatro veces, Puyol solo tres y Beckenbauer ninguna.

No aprende la lección

Sergio Ramos se disculpó por Twitter con el futbolista checo. Afirmó que jamás ha tenido intención de hacer daño a un compañero y lamentó la lesión de Havel. Sin embargo, lo cierto es que Ramos no aprende la lección.

La temporada 2010, con un marcador de 5-0 en el Camp Nou, Sergio Ramos intentó cazar a Leo Messi por detrás con toda alevosía. La intencionalidad en sus acción es más que evidente. En la relación de víctimas de Ramos figuran, además de Havel y Salah, Nacho González (Levante), Fernando Torres, Gustavo Cabral (Celta), Ricardo Montolivo (Italia) y Álvaro Vadillo (Betis), entre otros.

Lo peor del asunto no son las amonestaciones que manchan su historial. Lo peor es que aún debería haber recibido muchas más. La impunidad de la violencia de Ramos sienta precedente. Y es un peligro para el fútbol.

 

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.