Merengadas

Una foto de archivo de Quico Catalán, presidente del Levante UD

Una foto de archivo de Quico Catalán, presidente del Levante UD

El doble rasero de Quico Catalán con el Barça y el Real Madrid

El atraco del Real Madrid en el Ciutat de València de este domingo deja entrever el doble discurso del presidente del Levante que ahora solo carga contra el VAR

Claudia Granja @c_granjafranch

25.02.2019 12:39h Actualizado: 25.02.2019 12:47 h.

2 min

Ni una sola mención al Real Madrid. Ni a los lloros, ni quejas de Florentino Pérez, ni tampoco al discurso en contra del VAR que los blancos han llevado a cabo durante meses. El Levante perdió ante el Madrid este domingo en un partido en el que el videoarbitraje no quiso intervenir pese a ser un error clamoroso del colegiado Iglesias Villanueva. 

Dos penaltis –transformados por Benzema y Gareth Bale– ratificados por el VAR que Quico Catalán, presidente del Levante, criticó con dureza una vez finalizado el partido. 

"En el primer penalti creo que el VAR acierta, pero el segundo por más que miro las imágenes no lo entiendo. He visto 37 imágenes y me parece muy riguroso. Si hay contacto no es para que se pite penalti. Si buscamos contactos, hay un balón de Carvajal con Morales en el que lo agarran y hasta con las piernas lo trastabillea. Me ha sorprendido el segundo penalti porque creo que no hay contacto. Si lo coge se iba igual en una ambulancia, pero Doukouré lo roza como mucho", añadió. 

Unas declaraciones en las que hizo mención a la interpretación de los colegiados, pero que cuestionó posteriormente: "Nadie tajantemente puede decir que es penalti. En el de Bardhi sí le reconozco a Florentino que no tiene intención de desviar la trayectoria, que es penalti tonto, pero es penalti. Te tienes que aguantar y a casa. Sinceramente pensaba que el VAR no iba a pitar penalti pero lo ha pitado".

Discurso medido

El enfado de Catalán es totalmente comprensible. Supuso una derrota de la que no pudieron rehacerse pese a tener ocasiones claras durante todo el partido, pero el tono cambió ostensiblemente al tratarse del Real Madrid. 

Con un pasado madridista muy presente, el presidente granota rehuyó de acusar a su rival –y el escudo que lleva en la camiseta– como otras ocasiones ha hecho. Intentó por todos los medios apartar al Barça de la Copa del Rey por la posible alineación indebida de Chumi en la ida de octavos de final, incluso recurrió al TAD,  pero cuando tocó señalar al Real Madrid se calló. 

Un doble rasero que cuestiona su propio discurso. La justicia debe ser igual para todos y mientras al Barça le acusó de ser uno de los grandes equipos del campeonato en el que no se aplicaba la misma vara de medir, cuando le tocó señalar a los blancos se ciñó a los errores del VAR. 

Dos derrotas por motivos distintos, pero con un mismo final. Dos discursos muy distintos en los que desentona también su propio juicio. Mientras con la eliminación de Copa puso todos sus recursos para conseguir una sentencia favorable, con el Madrid todo queda relegado al VAR y al criterio de un árbitro. No habrá ni comunicado oficial para que se unifiquen los criterios, ni tampoco para que se den explicaciones de forma oficial.

 
Hoy destacamos