Merengadas

Una foto de Eden Hazard durante un entrenamiento del Real Madrid / RM

Una foto de Eden Hazard durante un entrenamiento del Real Madrid / RM

Eden Hazard protagoniza su primer enfrentamiento en el Real Madrid

El belga será el eje del juego ofensivo del esquema de Zidane, un rol reservado hasta ahora para Bale que todavía se niega a salir

Redacción Culemanía @culemanias

14.07.2019 13:32h

2 min

Eden Hazard será el eje y la llave del fútbol ofensivo del Real Madrid de Zinedine Zidane. Su incorporación fue una petición expresa del técnico francés, así como lo es Paul Pogba --quien todavía no ha llegado y su traspaso pinta mal-- y ahora deberá asumir las nuevas responsabilidades que le otorga su nuevo club. El belga es la nueva estrella del conjunto blanco y en el esquema del entrenador galo ocupará un lugar reservado para los mejores: será el cerebro y el tejemaneje del juego ofensivo. 

Un rol que la temporada pasada quedó relegado para Gareth Bale y que el galés no supo cumplir. Las lesiones y un nivel muy por debajo de lo esperado dejaron al conjunto merengue sin una referencia ofensiva clara de un jugador galáctico. El rol lo asumió por entonces todo el equipo, en especial Karim Benzema, pero la llegada de Hazard eximirá a otros de tomar esas responsabilidades. Pese a que el técnico francés no está con el equipo tras la muerte de su hermano Farid, se prevé que regrese la próxima semana para continuar con los cambios en el esquema de juego y los roles de todos sus jugadores en los que ha reservado un lugar especial para Hazard,

Operación salida

La llegada de los nuevos galácticos de Florentino ha puesto en jaque hasta seis jugadores de la plantilla blanca que, en las próximas semanas, tendrán que abandonar el vestuario para dar paso definitivo a la nueva generación de futbolistas con los que sí cuenta Zidane. Con Hazard como nueva estrella blanca, el belga llega como claro sustituto del galés, al menos en el rol deportivo. Sus estilos son muy diferentes, pero Bale sigue siendo un problema para el técnico francés. 

Gareth Bale en un encuentro con el Real Madrid / EFE

Gareth Bale en un encuentro con el Real Madrid / EFE

Zidane no le quiere y el galés se niega a salir. No forzará la situación y mientras el tiempo corre a su favor, Zidane tendrá que encontrar una salida para el delantero. Su salida es clave para cuadrar cuentas y afrontar otras operaciones que sí tienen el beneplácito de Zidane como de fichaje de Pogba. Pese a que Bale está concentrado en seguir de blanco, Hazard es la mayor amenaza del extremo. Benzema apunta a mantener su titularidad, que compartirá o turnará con Jovic, y Hazard tendrá otro sitio reservado en el Bernabéu. Un esquema en el que no hay cabida para Bale. El galés afronta la pretemporada más extraña desde que llegó al Madrid en 2013.

En su primer entrenamiento se unió al capitán Ramos y buscó la complicidad de Hazard. Una complicidad que una vez empiece la competición no entenderá de amigos. Hazard sentencia a Bale.

 

Hoy destacamos