Merengadas

Lopetegui, moralmente abatido / EFE

Lopetegui, moralmente abatido / EFE

Las excusas de Lopetegui para aferrarse al cargo

Los azulgrana valoran positivamente la victoria y los madridistas reconocen públicamente su crisis mientras el técnico blanco pide tiempo

Claudia Granja @c_granjafranch

28.10.2018 19:06h Actualizado: 28.10.2018 19:08 h.

3 min

Duro golpe para el Real Madrid que aterrizó en el Camp Nou con muchas dudas y tan solo quería acabar con ellas a costa del eterno rival. No se dio y el Barça le dio un baño en el terreno de juego. Una clase magistral de fútbol azulgrana sin su máxima estrella, Leo Messi, que tuvo que presenciar la manita de su equipo desde la grada pero que la disfrutó como un barcelonista más. El Madrid apretó en la segunda parte, pero el Barça se rehizo con un Luis Suárez que lideró al equipo de principio a fin y disipó las dudas.

La cara de Lopetegui fue un poema durante todo el encuentro. Tan solo se esperanzó con el tanto de Marcelo y pese a la mejora del juego madridista, los goles del Barça acabaron con todas las esperanzas. El técnico vasco analizó el partido y, pese a saber que está sentenciado, intentó pedir públicamente tiempo: "Sabemos como funciona el mundo del fútbol. La última responsabilidad recae en el entrenador. Aquí ganamos todos y perdemos todos, pero han pasado muchas cosas".

Una foto de Lopetegui y Valverde en el Camp Nou / EFE

Una foto de Lopetegui y Valverde en el Camp Nou / EFE

Reconoció que el juego del Madrid no fue el esperado. Realmente fue triste y cobarde pero Lopetegui lo maquilló con la posesión del balón: "La primera parte nos reprochamos no haber tenido más el balón. Pero si no marcas luego tienes que ir a tumba abierta. A partir del 3-1 el partido se ha terminado para nosotros". Cuestionado por su continuidad, fue tajante: "No soy el que toma las decisiones. Yo hablo de la creencia en este equipo, lo demás no es responsabilidad mía" y asumió su responsabilidad. Asimismo, se mostró esperanzado sea o no sea con él: "El equipo tiene futuro esta temporada", pese a que el vestuario sea un funeral. "Estoy triste como está el vestuario. Tengo fuerzas, es un palo duro, gordo pero tengo fuerzas y confianza en el grupo. El equipo tiene vida".

Y ha concluido: "Hemos tenido el momento para darle la vuelta. En la primera parte fueron mejores y en la segunda hemos cambiado cosas con la lesión de Rafa. No ha sido así y al final han venido más infortunios. El castigo es excesivo".

Crisis evidente

Casemiro fue el elegido para analizar el partido y tampoco quiso esconder el mal momento del equipo. El Barça le sacó los colores y tan solo fueron superiores en los 15 primeros minutos de la segunda parte. "El 5-1 es lo que está pasando esta temporada. Es un desastre. Estamos jugando mal todos y hay que dar la cara".

Una foto de Casemiro en el Camp Nou / EFE

Una foto de Casemiro en el Camp Nou / EFE

Conocedor del despido inmediato de Julen Lopetegui, Casemiro mantuvo el discurso del vestuario: "No podemos hablar del entrenador. Nosotros somos culpables. No estamos jugando bien y hay que trabajar" y apeló a la tranquilidad: "No es actitud o táctica. Es todo. Los jugadores tienen que correr más y pelear más, pero hay que tener tranquilidad". 

Total comprensión fuera del verde

Luis Suárez volvió a ser el líder del equipo y marcó un hat trick para acallar a sus detractores. Analizó la victoria de su equipo a pie de campo. Tres puntos vitales para un equipo que se jugaba más que el liderato. "Tener a Messi es un plus porque es el mejor del mundo. Demostramos que somos un buen equipo a nivel general, y reconoció la crisis del Madrid: ""Hay situaciones que hay que entender porque son colegas", explicó sobre los blancos.

Ernesto Valverde también reconoció la ausencia de Messi. Una ausencia que se antojaba psicológica y que hizo el efecto contrario. El equipo estuvo mejor que contra el Inter de Mlián. "Echamos de menos a Messi, pero queremos echarle de menos ganando. Queremos verle pronto vestido de corto". 

El Txingurri reconoció el partidazo de su equipo. "Ha sido una tarde para recordar", aunque también coincidió con Suárez al ver a compañeros de profesión en momentos delicados. "Sé lo que es estar en una situación difícil, que además los resultados no llegan. Todo se centra en la figura del entrenador, me pongo en su piel y sé que está pasando un mal rato" y sentenció: "No me gusta que destituyan ningún entrenador, ni al del Madrid, ni al del Huesca, ni al del Granada, ni al del Barcelona por supuesto".

Además, hizo un llamamiento a la tranquilidad pese a la euforia del barcelonismo. "No considero liquidado al Madrid en Liga, eso es una locura. Estamos en la jornada 10".

 
Hoy destacamos