Merengadas

Una foto de archivo de Florentino Pérez en la gala The Best de la FIFA / EFE

Una foto de archivo de Florentino Pérez en la gala The Best de la FIFA / EFE

El falso señorío de Florentino Pérez

Tras una imagen de máxima corrección el presidente blanco maquina sus venganzas

Yago González

26.09.2018 14:17h Actualizado: 26.09.2018 14:22 h.

3 min

Florentino Pérez es todo un caballero. El presidente del Real Madrid es un maestro en el arte de la galantería. Sabe guardar las formas, domina la retórica y siempre encuentra las palabras adecuadas para cada momento. Sus apariciones en público nunca defraudan. Ahora bien, sus zalameras declaraciones acostumbran a esconder las verdaderas intenciones del mandamás en el Madrid. Hay que saber leer entre líneas para descubrir la insidia.

El caso de Cristiano Ronaldo es el mejor ejemplo del falso señorío de Florentino Pérez. En la pasada Asamblea de socios del club blanco Florentino dedicó palabras de elogio al astro portugués: “Durante las nueve temporadas que ha vestido la camiseta del Real Madrid ha sido un referente. Su trayectoria será contada de generación en generación. Es un ejemplo para todos los que se enfundan nuestra camiseta. Muchas gracias, Cristiano”, afirmó el presidente blanco.

Además, si en anteriores ocasiones Florentino había colocado al luso un escalafón por debajo del legendario Alfredo Di Stéfano, esta vez lo situó a su misma altura, o eso se desprende de sus palabras: “Cristiano es el máximo goleador de la historia del club y digno sucesor de Alfredo Di Stéfano”. Lo cierto es que tampoco se puede decir otra cosa ante los 451 goles del portento portugués y sus cuatro balones de oro labrados con la elástica blanca.

Cristiano Ronaldo, Florentino Pérez y Jorge Mendes en una imagen de archivo / EFE

Cristiano Ronaldo, Florentino Pérez y Jorge Mendes en una imagen de archivo / EFE

Puñales por la espalda

Palabras amables, sonrisas ladinas, máximo decoro. Pero lo cierto es que el presidente del Real Madrid lleva maniobrando en contra de Cristiano desde su salida del club blanco. No fue casualidad entregar el ‘7’ de la camiseta blanca a un desconocido como Mariano, fichado del Lyon, y cuyo protagonismo en el campó se prevé secundario. Florentino busca así devaluar el número 7, debilitar el impacto que genera el dorsal para la marca de CR7.

En este sentido, la apuesta del Madrid pasa por visibilizar el número 10 que luce Luka Modric, quien actualmente constituye su mayor activo. Es más, en la órbita blanca sigue sonando el nombre de Neymar, quien podría ser el próximo portador del preciado dorsal. De este modo, la estrategia busca desvirtuar el vínculo de Cristiano con el número 7 y relegar su recuerdo al pasado del club.

En esta misma línea se dirigía la campaña de marketing con la que el club blanco pretendía captar a nuevos abonados a principios de temporada. El Madrid diseñó un póster con los mejores momentos del club en los últimos años recogidos en imágenes. El énfasis se ponía en Sergio Ramos o en el propio Modric, pero no había ni una sola instantánea individual de Cristiano, quien solo figuraba en planos generales junto al resto de plantilla, como uno cualquiera.

La tónica habitual de Florentino

Cristiano Ronaldo ha sido el último en probar la fría venganza de Florentino Pérez. El caso del portugués es el más reciente, pero no ha sido el único en la trayectoria del presidente blanco. Bajo la égida de Florentino, el Madrid ha visto cómo varios de sus jugadores más emblemáticos abandonaban el club por la puerta de atrás. Íker Casillas y Raúl dan buena muestra de ello. Ambos salieron del Bernabéu sin apenas despedirse de la afición. El Real Madrid no organizó ningún acto de despedida, y eso que se trataba de dos grandes leyendas para la parroquia blanca.

Del Bosque, Pellegrini, Valdano, Ancelotti, Rafa Benítez… la lista de nombres que han pasado por el Real Madrid, con mayor o menor gloria, y han salido escaldados es larga. Da igual si se trata de jugadores, técnicos u otros miembros de la cúpula blanca. Florentino Pérez se comporta como un señor con todo aquel que pase por el Real Madrid. En concreto, como un señor feudal. De apariencia majestuosa, Florentino saca a relucir sus verdaderas artes entre bastidores. Y no hay títere que quede con cabeza a su paso.

 
Hoy destacamos