Merengadas

Imagen de archivo de Florentino Pérez / EFE

Imagen de archivo de Florentino Pérez / EFE

Florentino Pérez encarga un fichaje galáctico para detener la sangría blanca

El Real Madrid necesita sangre nueva para revertir su deplorable situación

Yago González

13.12.2018 10:34h Actualizado: 13.12.2018 18:21 h.

2 min

Este Real Madrid es un equipo de pandereta. No hay plantilla. No hay líderes. No hay actitud. Florentino Pérez lo sabe. Todo el mundo lo sabe. El cambio en el banquillo no sirvió para nada. Solari fue una cortina de humo. Porque el club blanco sigue yendo de ridículo en ridículo. El último este miércoles en Champions. De nuevo ante un equipo vestido de azulgrana. La maldición sigue presente.

El conjunto dirigido por Solari cerró la fase de grupos de la Champions con una derrota humillante frente al CSKA de Moscú (0-3). Por suerte para ellos, el resultado no influyó. Los blancos ya estaban clasificados para octavos como primeros de grupo. Sin embargo, la humillación no se la quita nadie. Toda Europa vio las vergüenzas de un Real Madrid que va a la deriva.

Florentino Pérez ya no sabe qué cara poner. En el palco del Santiago Bernabéu lució un semblante frío y adusto. No daba crédito a una nueva debacle de sus jugadores. Ni siquiera en un partido intrascendente le dan comba. Bastaba con guardar las formas. Cuajar un partido correcto, sin florituras. Pero ni eso. Y los blancos volvieron a salir vapuleados de su propio feudo.

Medidas drásticas

La hemorragia del Real Madrid solo la podría detener un fichaje galáctico. Es obvio que la actual plantilla no sirve. Nadie tuvo coraje para asumir las riendas del equipo en su momento. Y ninguno de los actuales integrantes lo va a hacer a estas alturas. El vestuario necesita savia nueva. Sangre fresca. Y valentía. Sobre todo mucha valentía. Porque hace falta alguien que se atreva a recoger los escombros de un equipo destrozado y vuelva a edificar sobre las ruinas.

En el mercado hay futbolistas que estarían dispuestos a asumir el reto. Con todo, Florentino debe ser cuidadoso en su elección. No vale cualquiera. Y el riesgo de equivocarse y de quemar una buena baza es importante. Conviene estudiar la situación con detenimiento. Además, no va a ser nada fácil convencer a un crack para que venga en enero.

Los candidatos

El sueño de Florentino Pérez sería traerse a Mbappé. Pero no pasa de ser un sueño. Una ilusión. Una ficción. Porque el francés es la estrella del PSG. Está feliz en su tierra y el club parisino no quiere ni oír hablar de su traspaso. No está en venta.

Mauro Icardi se saluda con Cristiano Ronaldo / EFE

Mauro Icardi se saluda con Cristiano Ronaldo / EFE

Otro crack que lleva meses en la agenda blanca es Eden Hazard. El belga quiere fichar por el Real Madrid. Es un secreto a voces. Sin embargo, sus últimas declaraciones indican que no estaría dispuesto a marcharse en enero. No quiere dejar tirado al Chelsea. En este sentido, quizá la forma de atraerlo en invierno sería incluir a un crack blanco en la operación. Isco tendría todos los números. Y el club londinense podría verlo con buenos ojos.

La tercera opción, tal vez la más plausible, sea la de Mauro Icardi. El ariete del Inter es un verdadero artillero. La sorprendente eliminación del club italiano en la Champions podría allanar su salida. Ya antes quería marcharse de Italia, con los ojos puestos en la liga española. Y ahora podría tener una excusa de oro para dar el paso. Nadie puede acusarle de dejar tirado al equipo después de caer tan pronto en Europa.

 
Hoy destacamos