Merengadas

Una foto de archivo de Sergio Ramos y Florentino Pérez / EFE

Una foto de archivo de Sergio Ramos y Florentino Pérez / EFE

Florentino Pérez manda un mensaje a Sergio Ramos: la reunión secreta

El presidente del Real Madrid toma las riendas para enderezar la marcha del equipo

Yago González

03.11.2018 13:29h Actualizado: 05.11.2018 10:25 h.

2 min

Florentino Pérez lo tiene todo bajo control. O eso trata de aparentar. El mandamás del Real Madrid procura tomar el mando a fin de enderezar el desnortado rumbo que hasta ahora ha guiado la marcha del club blanco. Florentino quiere dejar atrás la dolorosa crisis que ahoga al vestuario. Para ello se encomienda a sus mejores armas: la retórica y la parafernalia.

El Real Madrid procedió este sábado a la entrega de insignias 2018, un acto de homenaje a los socios que han permanecido fieles al club durante 25, 50 y 60 años ininterrumpidos. En el evento Florentino repartió insignias de plata, de oro, y de oro y brillantes para los socios más leales. Un gesto de magnanimidad por parte de la entidad. Hay que cuidar al rebaño. Más en tiempos de crisis.

Verborrea presidencial

Durante el acto, Florentino Pérez reafirmó su confianza en la actual plantilla del Madrid: “Tenemos una gran plantilla, que lo puede ganar todo. Lo ha ganado absolutamente todo y todavía podemos ganarlo”.

“Debemos sentirnos orgullosos de formar parte de la entidad deportiva más grande del deporte mundial. Cada título nos hace ser más ambiciosos. Gigantes como Di Stéfano o Gento, nos han enseñado el camino”, explicó Florentino, sacando pecho.

“Solo siendo leales a nuestros valores seguiremos con el rumbo adecuado. Ser madridista supone una gran responsabilidad y vosotros habéis dedicado gran parte de vuestra vida a que este mito siga creciendo. Estamos viviendo una de las etapas más extraordinarias de la historia del Real Madrid. Somos campeones de Europa de fútbol y baloncesto. Hay que valorar esto y lo que estamos consiguiendo”, añadió el presidente, para mayor regocijo de su audiencia.

La reunión secreta

Florentino Pérez y Sergio Ramos mantuvieron una charla personal el pasado martes antes del partido contra el Melilla con vistas a cerrar el conflicto abierto en la plantilla. Ambos decidieron que el capitán fuese convocado en la primera lista de Solari, pese a la evidente carga de partidos que pesan en las piernas del andaluz. Era necesario hacer piña.

De esto modo, Sergio Ramos viajó finalmente a Melilla pese a sus molestias físicas. Iba a ser uno de los descartados, pero la delicada situación que atraviesa el Real Madrid no concede tregua. Era una recomendación de Florentino. Un imperativo velado.

Los jugadores del real Madrid celebran uno de los goles conseguidos contra el Melilla / EFE

Los jugadores del real Madrid celebran uno de los goles conseguidos contra el Melilla / EFE

Florentino Pérez confía en contar con la complicidad de Sergio Ramos. El capitán es una pieza fundamental para serenar al vestuario. Es quien goza de mayor respeto entre sus compañeros, especialmente entre el resto de españoles. El único que puede aunar a los cracks del Real Madrid para que remen en una misma dirección. Ramos es el alma y pegamento de un equipo hecho añicos.

Buenas sensaciones

De momento, el entorno del Real Madrid tiene buenas sensaciones con Santiago Solari. El nuevo técnico hará cuanto esté en su mano por aprovechar la oportunidad. Florentino, por su parte, le pidió a Sergio Ramos el máximo compromiso. Quiere que ayude a Solari en todo lo posible mientras termina de analizar si conviene fichar a otro entrenador.

La apuesta por Solari, a semejanza de la de Zidane hace tres años, no es para nada descartable. En cualquier caso, la decisión definitiva no se tomará hasta después del parón de selecciones (del 11 al 24 de noviembre). De momento, Florentino agasaja a sus lacayos.

 
Hoy destacamos