Merengadas

Gareth Bale celebrando la clasificación de Gales para la Eurocopa 2020 / EFE

Gareth Bale celebrando la clasificación de Gales para la Eurocopa 2020 / EFE

Gareth Bale se merece un monumento en Gales (o en Madrid)

El extremo blanco vuelve a mofarse de su club en la celebración con la selección

Redacción Culemanía @culemanias

20.11.2019 10:55h

2 min

Gareth Bale está de fiesta. Este martes la selección de Gales selló la clasificación para la Eurocopa 2020 con una victoria contra Hungría que sumado al pinchazo de Eslovaquia les coloca como segundos de grupo por detrás de Croacia. Los jugadores enloquecieron y lo celebraron sobre el césped.

Contra Azerbaiyán los aficionados galeses ya sorprendieron a todo el mundo animando a su equipo con el cántico “Gales, Golf, Madrid”. Un mensaje dirigido a los aficionados y medios de comunicación de Madrid que tanto han criticado la actitud de Bale en los últimos meses.

Al finalizar el partido de Hungría, los jugadores celebraron la clasificación con una bandera de Gales donde estaba escrito “Gales, Golf, Madrid, en ese orden”. Gareth Bale, líder del equipo, reía y celebraba la victoria con la bandera en el mano despreocupado totalmente de las consecuencias que esto pueda tener en el Santiago Bernabéu.

Nueva falta de respeto

Nunca antes un jugador fue tan osado a la hora de reírse en la cara del Real Madrid. El extremo de Gales lleva desde el 5 de octubre sin jugar con la camiseta blanca pero sí que tuvo permiso del club para irse con la selección. Seguramente no vuelva a vestirse de corto como merengue y sería incomprensible que no saliera en enero.

Es prácticamente imposible ver como un jugador tan bien pagado ridiculizó tanto al equipo blanco. Según informan desde la capital, tiene un sueldo de 16 millones de euros netos al año y eso supone un coste aproximadamente de unos 30 kilos por temporada. Apenas ha tenido protagonismo este curso con Zidane.

Gareth Bale con la selección de Gales/ EFE

Gareth Bale con la selección de Gales/ EFE

Su último desprecio al Madrid es de los que marcan época y provocan las risotadas de los culés, que asisten con diversión a la inoperancia de Florentino Pérez y Zinedine Zidane para poner en su sitio al futbolista galés. Mientras tanto, y en tono de broma, ya se barajan opciones de monumento al jugador más caro de la historia del Real Madrid o, mejor, la creación de algún club de golf en la capital española que se llame Gales Golf Madrid.

La indisciplina de Bale

Nuevo episodio de indisciplina de Gareth Bale en el Madrid. Hace un mes se publicó que el jugador pidió al club que no explicara sus comunicados médicos, con la vista puesta a una posible salida. Su último partido fue a principios de octubre contra el Granada, pero sí que ha jugado con la selección con el permiso de Zidane y del Madrid.

Ya en el pasado se le criticó su falta de interés por adaptarse al vestuario y ni siquiera habla español con facilidad. También se comentó la mala relación con los pesos pesados del vestuario y sus numerosas escapadas a Gales con la intención de practicar su deporte favorito: el golf.

Gareth Bale jugando a golf durante el Real Madrid-Tottenham / El Confidencial

Gareth Bale jugando a golf durante el Real Madrid-Tottenham / El Confidencial

El Real Madrid pensó que si hacía un buen papel con el combinado nacional podrían pedir más dinero por él en enero, pero lo que pocos se imaginaban es que se les reiría en la cara de una manera tan descarada. Los merengues aún no han explicado qué harán con él, pero el ambiente en el Bernabéu está caldeado.

 
Hoy destacamos