Merengadas

Florentino Pérez en un acto del Real Madrid / EFE

Florentino Pérez en un acto del Real Madrid / EFE

La guerra de delanteros en el Real Madrid de Florentino se pone al rojo vivo

A Kylian Mbappé se le suma una larga lista de nombres de presente y de futuro

Redacción Culemanía @culemanias

30.04.2020 12:15h Actualizado: 30.04.2020 12:21 h.

2 min

Mucha pólvora mojada en el Real Madrid: Hazard, Bale, Jovic, Vinicius, Rodrygo... Solamente Karim Benzema, de ya 32 años, ha estado aguantando el equipo esta temporada y la pasada a base de goles y de asistencias. El delantero francés dio un pase adelante sin Cristiano Ronaldo, pero no es suficiente para volver a ser el equipo temido que quiere Florentino Pérez.

El gran objetivo del presidente blanco es hacerse con los servicios de Kylian Mbappé en los próximos años. El delantero de 20 años del PSG parece ser el futbolista que marcará la próxima década en el mundo del deporte rey y quien lo tenga en sus filas será el favorito para conseguir los principales títulos.

Mbappé celebrando uno de los tres goles contra el Lyon / EFE

Mbappé celebrando uno de los tres goles contra el Lyon / EFE

Los caminos del Madrid y del galo están destinados a cruzarse. Eso sí, no será esta temporada. Los parisinos le han cerrado las puertas de salida y Florentino Pérez no quiere forzar su salida del Parc des Princes. Cuando le abran la posibilidad de salir sin complicaciones ni males entendidos, irán a por él. Una apuesta por la paciencia.

El goleador nato

Aunque Mbappé compitió con Messi por la Bota de Oro de 2018-19, no se reduce solamente a eso. Es puro desequilibro, regate y liderazgo. Puede actuar como delantero centro, pero también en uno de los extremos. Por ese motivo, el sueño del presidente blanco es juntarlo con un hombre gol, esperando que esta dupla sea imparable.

El nombre que gusta y cumple el perfil buscado es Erling Haaland, delantero de 19 años del Borussia Dortmund. Llegó este invierno a Alemania por 20 kilos y podría salir el próximo verano por una cláusula de liberación de 75 millones de euros. Sus números son espectaculares: 41 goles en lo que llevamos de temporada.

En Madrid ven al prometedor noruego como el recambio ideal a Karim Benzema. Es veloz, joven y con un gol pocas veces visto. No hay dudas de que venderían a Luka Jovic, llegado el pasado verano y que ha decepcionado sobre el césped, para obtener liquidez e ir a por el ariete del Borussia.

El último en entrar en las quinielas

El último en sumarse a esta lista de futuribles del Real Madrid es Raheem Sterling. Mientras Florentino espera a poder negociar con Mbappé, llegaría al Santiago Bernabéu un extremo puro, capaz de rendir rápidamente y ocupar cualquiera de las dos bandas del ataque blanco.

El jugador inglés está en su plena madurez futbolística. Tiene 25 años y es uno de los pilares de la delantera del Manchester City. El portal americano The Athletic, asegura que su agente, Aidy Ward, ya le ha comunicado a los mancunians que el jugador quiere nuevas aventuras y que le dejaran salir.

Aunque fuentes de Inglaterra no prevén un movimiento por ahora, los cantos de sirena han empezado a sonar. Si quiere salir, algún equipo deberá abonar su precio, que no es bajo. Está valorado en torno a los 150 millones de euros, una cifra complicada de alcanzar en tiempos de crisis económicas.

Una larga lista de estrellas

En esta lista donde están marcadas como prioridades Mbappé y Haaland, hay grandes nombres que también se barajan en el Santiago Bernabéu. Ya han sonado delanteros referencia como Harry Kane, delantero del Tottenham que no saldría por menos de 230 millones de euros, o Timo Werner, del RedBull Leipzig que también está en órbita del Liverpool y del Bayern de Múnich.

En el apartado del extremo, a parte del galo y de Sterling, gusta mucho Sadio Mané, pilar del equipo de Jurgen Klopp al que no dejarán escapar fácilmente. Si alguien lo quiere tendrá que abonar más de 150 kilos. El senegalés de 28 años no está en venta y es considerado como uno de los jugadores más importantes en Anfield.

 
Hoy destacamos