Merengadas

Zinedine Zidane en un encuentro del Real Madrid / EFE

Zinedine Zidane en un encuentro del Real Madrid / EFE

El invento de Zidane para salvar el cuello a un peso pesado del Real Madrid

El equipo blanco superó al Red Bull Salzburgo con más sufrimiento del previsto (0-1)

Pau Beya Acero @pbeya96

07.08.2019 22:15h

2 min

Aunque cambie el signo de los resultados gracias a rivales tan modestos como el Fenerbahce o el Red Bull Salzburgo (0-1), las sensaciones que transmite el Real Madrid siguen sin mejorar. El equipo blanco encadena dos victorias consecutivas, pero con la impresión de que ante conjuntos con más potencial habría podido ser derrotado.

Contra el club austríaco la entidad de Chamartín sufrió más de lo que se podía prever observando los nombres de una y otra plantilla. Los de Salzburgo plantaron cara durante los 90 minutos y solo su inocencia en los metros finales y el acierto individual de los de Zidane impidieron que lograran un mejor resultado que, por otra parte, hubiera sido más justo.

De más a menos

A decir verdad, la primera parte fue blanca. El Real Madrid se hizo con el dominio del balón durante los primeros compases y no lo soltó hasta que llegó el descanso. Le costó crear ocasiones, pero seis minutos después de que Benzema fallara a bocajarro, Hazard no perdonó. El belga, que parecía estar en fuera de juego al inicio de la jugada, condujo hasta la frontal del área y soltó un disparo seco y fuerte que se coló en la escuadra de Stankovic.

Eden Hazard celebra su gol ante el Red Bull Salzburgo / EFE

Eden Hazard celebra su gol ante el Red Bull Salzburgo / EFE

El Red Bull Salzburgo pudo empatar minutos después, pero Minamino, con Courtois vencido, envió el balón fuera. Fue un espejismo, pues los blancos siguieron teniendo el balón y de hecho justo antes del descanso Hazard podría haber anotado el segundo tras un rápido contrataque. Superó al único defensa que quedaba entre el portero y él con un bonito quiebro, pero el guardameta adivinó sus intenciones y desbarató el tiro.

Tras la reanudación las tornas cambiaron completamente. Tras la salida de Casemiro Militao del terreno de juego, el Real Madrid empezó a perder balones muy cerca de su propia área y el Red Bull Salzburgo tuvo ocasiones suficientes como para darle la vuelta al encuentro. Pero los delanteros del conjunto austríaco, Daka Hee-Chan, las desaprovecharon todas. Al final del encuentro Vinicius tuvo ocasiones para ampliar la ventaja, pero no atinó a la hora de definir y el marcador no se movió. 

Nota positiva

La gran noticia del partido para los blancos fue que, por primera vez en toda la pretemporada, lograron dejar la portería a cero. El aspecto defensivo es uno de las grandes preocupaciones de Zinedine Zidane y en el duelo frente al cuadro austríaco, con la ayuda inestimable de sus malas decisiones en los metros finales, pareció encontrar una solución.

Marcelo en el encuentro ante el Red Bull Salzburgo / EFE

Marcelo en el encuentro ante el Red Bull Salzburgo / EFE

De forma completamente inesperada, el técnico francoargelino apostó por un sistema con tres centrales, Militao, Ramos Varane, y dos carrileros, Carvajal en la derecha y Marcelo en la izquierda. Una formación que, más allá de dotar de mayor estabilidad al equipo durante la primera mitad, beneficia especialmente al lateral brasileño. El 12 sigue siendo decisivo en campo contrario pero cada vez le cuesta más retroceder hasta su portería. Con este sistema, sus responsabilidades defensivas disminuyen de forma considerable.

El nuevo sistema le funcionó al Real Madrid durante 45 minutos. Y es que, si bien es cierto que el Red Bull Salzburgo pudo empatar e incluso darle la vuelta al marcador en la segunda mitad, en la primera parte se vieron los mejores minutos de los blancos esta pretemporada. Eso sí, las sensaciones siguen sin invitar al optimismo.

 
Hoy destacamos