Merengadas

Una foto de Isco Alarcón durante un partido del Real Madrid / Instagram

Una foto de Isco Alarcón durante un partido del Real Madrid / Instagram

Isco culmina su venganza contra Solari

Con el regreso de Zidane, el malagueño ha recuperado la titularidad en los dos partidos bajo las órdenes del francés y también el olfato goleador

Claudia Granja @c_granjafranch

01.04.2019 18:16h

2 min

Isco Alarcón parece otro. O siempre fue el mismo, pero sin oportunidades. El regreso de Zinedine Zidane dio nuevas esperanzas al futbolista malagueño que, semanas atrás, estaba en la puerta de salida del club en el próximo verano. Su situación no ha cambiado y nadie le asegura su continuidad de blanco la próxima temporada, pero el técnico francés no se ha dado por vencido con uno de los jugadores de mayor calidad técnica de la plantilla.

Isco y Zidane tuvieron sus más y sus menos en su primera etapa en el banquillo blanco, pero si segundas partes nunca fueron veces, parece ser que la relación entre futbolista y entrenador cumple la excepción. Zidane ha querido revitalizar al jugador y le ha otorgado de nuevo ese cartel de titular. 

Bien es cierto que su protagonismo se ha dado ante dos de los equipos con más apuros del campeonato, Celta de Vigo y Huesca dos de los que están en descenso, pero el malagueño ha respondido con galones y con goles a los minutos que le ha dado el galo. En concreto dos tantos y 120 minutos para recuperar el físico y su mejor cara. 

Responde a Solari

Bien es cierto que en sus apariciones ha ido de más a menos y nunca ha recuperado su mejor nivel, pero su protagonismo responde a un Santiago Solari que se empeñó en acabar con el jugador y que casi convence con ello a la directiva blanca. 

Una foto de Keylor Navas e Isco Alarcón en el banquillo / EFE

Una foto de Keylor Navas e Isco Alarcón en el banquillo / EFE

Con el técnico argentino al mando, Isco pasó por un infierno personal que no solo le dejó en el banquillo si no también le llevó a la grada en más de una ocasión. Una situación que parecía irreversible, pero en la capital ya se sabe: con Zidane nada es imposible. 

El malagueño tiene camino por recorrer para recuperar su mejor versión, pero ha acallado a sus críticos y ha dejado en evidencia a Solari. Dos goles en dos partidos distintos en los que casi ni superó la hora de juego. Ni falta de físico, ni ausencia de motivación ni tampoco falta de sitio. Los problemas de Isco con Solari eran estrictamente personales y de eso ya no queda duda. 

Se acabó jugar por decreto

Con Zidane y a falta de nueve jornadas cada alineación será una sorpresa. Sin intocables y con tan solo en mente una listade futuriblesy otra de salidas dependiende de su rendimiento. Isco está feliz en Madrid y quiere continuar. Ya ha respondido a la afición, a la prensa, a Solari y su única asignatura pendiente es responder a Zidane para que cuente con él. 

 

Hoy destacamos