Merengadas

Zidane durante el duelo ante el Real Valladolid / EFE

Zidane durante el duelo ante el Real Valladolid / EFE

Isco, el último dolor de cabeza para un Zidane a punto de explotar

El futbolista malagueño se convirtió en el sexto lesionado del cuadro blanco

Pau Beya Acero @pbeya96

28.08.2019 15:59h Actualizado: 03.10.2019 17:38 h.

2 min

Seguro que Zinedine Zidane se ha preguntado más de una vez por qué regresó al Real Madrid. En su primera etapa en el banquillo del Santiago Bernabéu había hecho historia, ganando tres Champions en sendas temporadas con un fútbol sencillo, no muy vistoso, pero efectivo. Era una leyenda blanca como jugador y logró el mismo estatus como entrenador.

Se marchó por la puerta grande en junio de 2018 y, pocos meses después, Florentino Pérez reclamó su regreso y él aceptó. Aunque sabía que la situación que atravesaba el conjunto blanco era crítica, confiaba en poder reconducirla. La ilusión de Zizou fue disminuyendo a medida que encadenaba problema tras problema.

Enfermería llena

El último, la lesión de Isco Alarcón. El técnico francoargelino ha tratado de recuperarlo dándole oportunidades y minutos, pero el malagueño no ha acabado de despegar. Por si fuera poco, este martes el Real Madrid anunció que el centrocampista sufre una lesión muscular en el bíceps femoral derecho y estará entre dos y tres semanas de baja.

Isco Alarcón en un encuentro del Real Madrid / EFE

Isco Alarcón en un encuentro del Real Madrid / EFE

Este contratiempo se produce solo dos días después de que cayera otro jugador, James Rodríguez. El club blanco intentó venderlo a lo largo del verano, pero ningún club estaba dispuesto a pagar lo que pedían en Chamartín. Se quedó, Zidane le dio la titularidad en el duelo contra el Valladolid y, dos días después, sufrió una lesión muscular en el sóleo derecho. Como Isco, estará unas tres semanas de baja.

James Isco son los dos últimos futbolistas en caer en un inicio de curso horrible para el Real Madrid en el apartado de las lesiones. Anteriormente cayeron Hazard Brahim, que siguen con su proceso de recuperación. En pretemporada ya se habían lesionado Asensio, que se perderá gran parte de la campaña, y Rodrygo, que en principio empezará jugando en el filial.

Mercado decepcionante

El problema con las lesiones ha sido el último de un verano lleno de decepciones para Zidane. Aparte de James, el técnico francoargelino no contaba con Bale ni Mariano y quería desprenderse de ellos. No encontró salida para el futbolista galés, que ha acabado siendo titular las dos primeras jornadas, mientras el delantero dominicano tiene una mínima posibilidad de acabar en Sevilla. Además, Keylor Navas, con quien sí cuenta, busca un nuevo destino para poder disfrutar de minutos.

Una foto de Gareth Bale durante el Real Madrid - Valladolid / EFE

Una foto de Gareth Bale durante el Real Madrid - Valladolid / EFE

Ha habido atasco en la operación salida y también en el apartado de llegadas. Desde el primer día Zizou dejó claro que su objetivo para el centro del campo era Paul Pogba. El Manchester United le cerró las puertas de Old Trafford en todo momento, Florentino Pérez se negó a pagar los 200 millones de euros que pedían los red devils y el técnico se quedó sin su objetivo. Por la obsesión por el centrocampista francés el Real Madrid dio calabazas a Eriksen Van de Beek.

Zidane no para de acumular quebraderos de cabeza desde que regresó al Santiago Bernabéu. Está llegando al límite. Probablemente, si le dieran la oportunidad de volver al mes de marzo y cambiar su decisión, lo haría sin dudarlo. 

 

 
Hoy destacamos