Merengadas

Una foto de archivo de Isco frente al CSKA Moscú / EFE

Una foto de archivo de Isco frente al CSKA Moscú / EFE

Isco firma su sentencia de muerte en el Real Madrid

El malagueño fue uno de los señalados frente a los rusos y su enfrentamiento con la grada empeora su situación

Claudia Granja @c_granjafranch

13.12.2018 12:22h Actualizado: 13.12.2018 12:23 h.

2 min

Se oficialiazó de forma evidente. Hay 'caso Isco' en el Santiago Bernabéu tras una noche para olvidar. El Real Madrid perdió frente al CSKA de Moscú --por segunda vez esta temporada-- y pese a tener el primer puesto asegurado la imagen de los blancos en el templo blanco fue nefasta. 

Con un once más que competitivo, aunque lleno de novedades, el Madrid naufragó frente a los rusos que no se jugaban nada --ya eliminados-- pero que asaltaron el Bernabéu con orgullo. Patinazo histórico de los hombres de Santiago Solari que firmaron la peor goleada de la historia del club en casa en su competición predilecta; la Champions League

No se salvó ni uno, pero Isco fue el más señalado de una grada que le recriminó su fútbol. La tensa relación entre Solari e Isco es una realidad, pero el malagueño ha exportado las tensiones con la grada. Una grada extremadamente exigente que no dudó reprobó al centrocampista su pésima actuación frente a un equipo de una liga menor, pero que supo hacerse fuerte con sus virtudes.

Trámite fracasado

Solari volvió a darle la titularidad al malagueño en un partido que, a priori, se antojaba sencillo y de trámite, pero que desnudó las debilidades de un conjunto endeble y sin ambición. El malagueño pagó los platos rotos de una afición frustrada visto el rendimiento de su equipo esta temporada y tras fallar una ocasión de gol clara que hubiera supuesto el 1 a 2, la grada silbó. Silbó como nunca antes al 22 blanco. Una situación que no gustó al futbolista que se encaró ostensiblemente con parte de la afición y a la que contestó: "¿Qué queréis?".

 

 

Un castigo que la grada perdonó diez minutos más tarde, pero que evidenció en el jugador la difícil situación interna que vive en el vestuario donde cada vez parece más probable que el andaluz abandonará la disciplina blanca este verano.

Isco se encaró con la grada del Bernabéu al reprocharle un balón perdido / Movistar

Isco se encaró con la grada del Bernabéu al reprocharle un balón perdido / Movistar

Rechazó el brazalete

Con un once lleno de novedades, la veteranía puso a Isco como capitán en el verde cuando Marcelo, también titular y pitado por la afición por su mala actuación, fue sustituido. Una escena que se vio en el terreno de juego, pero que el lateral no rehuyó en la zona mixta: "He intentado darle el brazalete a Isco, pero él me dijo que se lo tenía que dar a Carvajal. El porqué no lo sé", explicó el brasileño. 

Y así fue, Carvajal se enfundó el brazalete que pertocaba a Isco. Otro signo evidente de su incomodidad creciente en un club que considera que ni le respeta ni le quiere. Lo que es un honor para muchos, supuso un peso más para un jugador que no vive una situación cómoda.

Otra vez sin gol

Isco falló el contraataque que inició Vinicius, pero el malagueño fue la cabeza de turco de la afición. El Madrid continúa sin gol. Con Asensio y Vinicius acompañando a Benzema en ataque, el equipo empezó bien, pero no supo transformar las ocasiones. Algo que tampoco mejoraron Bale --que se marchó con molestias en el tobillo, ni tampoco la entrada de Kroos para organizar la medular y Carvajal para dar profundidad. 

La grada ya ha advertido a varios pesos pesados, pero Isco no está por la labor de vivir malos ratos en el verde y menos con el poco protagonismo que ha tenido desde la llegada del argentino. Mucho tienen que cambiar las cosas para que Isco no valore su salida. 

 
Hoy destacamos