Merengadas

Una foto de archivo de Keylor Navas y Thibaut Courtois durante un entrenamiento del Real Madrid / EFE

Una foto de archivo de Keylor Navas y Thibaut Courtois durante un entrenamiento del Real Madrid / EFE

Keylor Navas manda un mensaje letal a Courtois en el Real Madrid

El cancerbero costarricense se reivindica para recuperar la portería del conjunto blanco

Yago González

30.10.2018 13:12h Actualizado: 31.10.2018 10:36 h.

2 min

Keylor Navas sonríe para sus adentros. El guardameta costarricense vive enemistado con Thibaut Courtois. Es un secreto a voces. Por mucho que el Real Madrid haya intentado dulcificar la situación, la realidad es que en Valdebebas existe una pugna brutal por la portería blanca. Navas y Courtois no pueden convivir bajo el mismo techo. Uno de los dos debe marcharse.

Desde el principio, Keylor Navas ha considerado a Courtois por debajo de él. El tico piensa que su competidor no está a la altura. Los cinco goles encajados por el belga ante el FC Barcelona le han dado la razón. Él nunca encajó una manita contra el Barça. Su peor resultado fue el 0-4 en el Santiago Bernabéu de la temporada 2015-16. Una goleada humillante, sí, pero que en ningún momento puso en duda al arquero.

Es cierto que Courtois tampoco fue el culpable de la debacle en Barcelona. El belga no pudo hacer prácticamente nada en ninguno de los goles azulgrana. Ahora bien, su actuación en el Camp Nou tan solo es la gota que colma el vaso. Courtois está en entredicho desde el momento en que recaló en el Real Madrid. La portería blanca no era precisamente la prioridad de la plantilla. Estaba bien cubierta. Pero aún así se fichó a Courtois.

Debate candente

La manita del FC Barcelona al Real Madrid ha servido para reabrir un debate que jamás quedó zanjado. ¿Keylor Navas o Courtois?, o mejor aún: ¿por qué diablos se fichó a Courtois? El belga llegó como uno de los principales refuerzos y la ausencia de otro fichaje estrella le convirtió en el único y mayor atractivo del mercado veraniego. Para Florentino Pérez era imperativo verle jugar. Courtois era de lo poquito que podía presumir. Pero le ha salido rana.

Courtois en la portería del Real Madrid / EFE

Courtois en la portería del Real Madrid / EFE

En los ocho partidos que ha disputado, el cancerbero belga ha recibido 13 goles, lo que significa un promedio de 1,63 goles por partido. En cambio, apenas ha promediado 2,75 paradas por encuentro. En definitiva: los números de Courtois son peores que los de Keylor Navas en cualquiera de sus temporadas con el Real Madrid. Los datos son demoledores: el costarricense promedia menos de un gol por partido desde que defiende la portería blanca.

Rotaciones complicadas

Esta temporada el Real Madrid empezó con Keylor Navas bajo palos. Su actuación en los dos primeros encuentros de Liga fue notable. Demostró que sigue en plena forma. Sin embargo, en cuanto Courtois estuvo disponible Lopetegui alineó al belga. Para más inri del costarricense el forzado relevo se produjo en el Santiago Bernabéu justo el día en que Navas recibía el premio de la UEFA al mejor portero de la pasada campaña. Fue recibir el premio, hacerse la foto y sentarse en el banquillo con cara de circunstancias.

Una foto de archivo de Keylor Navas / EFE

Una foto de archivo de Keylor Navas / EFE

Keylor Navas recuperó la titularidad en el estreno de Champions frente a la Roma. El Tico dio un recital de paradas imposibles y el público coreó su nombre con pasión. La afición madridista siempre se ha mostrado más partidaria del costarricense y no entiende por qué el club se empeñó en fichar a Courtois, un excolchonero.

Solo puede quedar uno

La elección del nuevo entrenador será clave para determinar el futuro inmediato de la portería del Real Madrid. Si llega Robert Martínez, Keylor Navas estará muerto. En todo caso el costarricense deberá hacer frente a las reticencias de Florentino Pérez, quien no quiere que su gestión vuelva a quedar en evidencia. La llegada de un entrenador favorable al tico podría darle los apoyos necesarios para recuperar la portería blanca.

 
Hoy destacamos