Merengadas

Sergio Ramos celebrando su gol en El Sadar / EFE

Sergio Ramos celebrando su gol en El Sadar / EFE

El Madrid vence en El Sadar en el regreso a la titularidad de Bale

Los de Zidane recuperaron la senda de la victoria sin convencer y meten presión al Barça

Oriol Quintana @urikingkat

09.02.2020 17:50h

2 min

Victoria balsámica del Real Madrid. Parecía que el conjunto que dirige Zinedine Zidane había cogido velocidad de crucero y que el nivel de forma estaba muy por encima de los azulgranas. La realidad fue otra. Esta semana, la Real Sociedad les eliminó de la Copa del Rey (3-4) y este domingo limpiaron su imagen ante el Osasuna (1-4).

El galo no ha reservado nada, como sí que hizo el jueves. El estadio de El Sadar es un campo muy hostil con los blancos y no quería que hubiera grandes sorpresas. Salió con todos los titulares, a destacar el regreso de Gareth Bale y la suplencia de Toni Kroos y Vinicius Junior.

Los navarros sorprendieron a todos con su puesta sobre el césped. Fueron muy intensos desde los primeros instantes y en el minuto cinco ya habían intimidado hasta en tres ocasiones el arco de Thibaut Courtois. Fue Unai García en el minuto 14 en la salida de un córner muy bien golpeado por Rubén García quien puso el primero en el marcador.

La igualada llegaba un cuarto de hora más tarde de los pies de Isco Alarcón, que marcaba el primer gol esta temporada. Al malagueño le caía un rebote de Bale y no fallaba solo ante el portero. Tampoco lo hacía Sergio Ramos a portería vacía tras un remate de Casemiro en un córner en el minuto 37. Remontada sin brillar.

Gol de Isco Alarcón contra el Osasuna / EFE

Gol de Isco Alarcón contra el Osasuna / EFE

En la segunda parte, los merengues no mejoraron en el juego, pero se sintieron más cómodos con espacios. Incluso tuvieron el gol de la igualada los locales en el minuto 73 con un gran disparo de Rubén García, el belga intervino con éxito. Erraron y el partido lo sentenció Lucas Vázquez en el 84 culminando un contragolpe. Ocho minutos más tarde, Luka Jovic sentenciaba por completo. 

Gareth Bale, de nuevo titular

La situación de Gareth Bale en el Madrid es incomprensible. Este viernes conocimos que el jugador llegó tarde y se fue antes de tiempo en el último partido del Bernabéu en Copa del Rey, en que se quedó fuera de la lista de convocados. Eso desató numerosas críticas y muchos ya lo pusieron en el escaparate pensando en verano.

Su agente, Jonathan Barnett, se encargó de descartar una posible salida del galés y cargó duramente contra los más críticos. También comentó que la relación entre el extremo y Zidane era muy buena. Así lo dijo el galo en rueda de prensa con un “no hay ninguna solución con Bale porque no hay ningún problema”.

Gareth Bale luchando un balón con Estupiñan / EFE

Gareth Bale luchando un balón con Estupiñan / EFE

La verdad es que, durante los últimos cuatro partidos, el Expreso de Cardiff se ha caído de la convocatoria, pero el entrenador quiere evitar tener a un jugador de su potencial totalmente desconectado. Ya fue titular en el clásico liguero del 18 de diciembre, entre otros, y también contra el Osasuna sin brillar.

De hecho, fue él quien tuvo las mejores ocasiones del partido por parte blanca en el primer tiempo. En el minuto 15 golpeó al lateral de la red un buen centro de Dani Carvajal y minutos más tarde no podía dirigir bien el balón con la cabeza en el fondo de la red. Un mal remate suyo en el minuto 33 fue una asistencia de lujo para Isco.

La jugada polémica

A mediados de la primera parte vimos la jugada polémica del partido. Sergio Ramos entraba muy duro a Rubén García y le clavaba toda la plancha en el tobillo. El árbitro ni siquiera paró el juego ni mostró la amarilla. La dureza de esta era merecedora de amonestación, pero el de Camas se fue sin castigo.

Entrada de Sergio Ramos a Rubén García / Twitter

Entrada de Sergio Ramos a Rubén García / Twitter

El colegiado Gil Manzano hizo oídos sordos a las quejas del delantero del delantero y el VAR no entró en la jugada. Fue el propio central quien mandó el balón fuera segundos después, muy consciente que la jugada que había protagonizado era muy peligrosa.

 

Hoy destacamos