Merengadas

Los jugadores del Real Madrid lamentan el tanto del Valladolid / EFE

Los jugadores del Real Madrid lamentan el tanto del Valladolid / EFE

El Real Madrid vuelve a las andadas y avergüenza al Bernabéu

Los blancos empatan ante el conjunto de Sergio González en el estreno liguero y se llevan un punto de la capital

Claudia Granja @c_granjafranch

24.08.2019 21:01h Actualizado: 03.10.2019 16:40 h.

3 min

Empate y gracias ante un rival aparentemente inferior que hizo sudar y sufrir a un Real Madrid que dejó escapar dos puntos sobre la bocina (1-1). Con mejor juego que en pretemporada, sí, pero estéril en ataque y muy falto de puntería. El Real Madrid de Zidane mostró una mejor versión en el juego asocitivo, pero la falta de inspiración en la zona de finalización debe ser una de las máximas preocupaciones del técnico francés.

​En los últimos minutos y con un Valladolid combativo, que tuvo la victoria en distintas ocasiones en la segunda parte, los blancos se adelantaron en el marcador gracias a una genialidad de Benzema. Un gol del francés en el 82 que no fue suficiente para hundir al conjunto castellano en su visita a la capital. 90 minutos de esfuerzo que finalmente, y tras una infinidad de ocasiones, obtuvo su recompensa a través de las botas de Sergi Guardiola en el 88.

Una victoria cantada que acabó en empate. Con un once inédito y lleno de descartes --o al menos lo eran hace escasas semanas con James y Bale como titulares-- los blancos impusieron su juego sin premio de cara a portería. Solo cuando la defensa pucelana se despistó en el 82, encontró recompensa el conjunto madridista. Un muro violeta al que el Madrid no pudo perforar, pese a intentarlo desde fuera del área, con centros y con juego vertical, hasta que Benzema volvió a erigirse como el salvador, aunque por pocos minutos.

Sin puntería

Con un once plagado de sorpresas, Zidane se estrenó en partido oficial esta temporada en el Santiago Bernabéu. Pleno casi total para ver al nuevo Madrid de Zizou que volvió a confiar en los repudiados y en Isco como titulares. James y Bale volvieron a acallara sus detractores y fueron de lo más destacado del encuentro.

Activos, una opción constante y atrevidos. Un Madrid sin complejos que se atrevió desde fuera del área constantemente. De sus botas, especialmente las del galés, salieron los primeros disparos de un Madrid que intentó adelantarse en el marcador, pero al que le faltó puntería. 

Cambio de rol

Con el empate a cero en el marcador, algo que parecía un milagro en el descanso, el Valladolid llegó vivo al segundo tiempo. Los blancos dominaron con autoridad, pero sin acierto toda una primera parte en la que Masip fue determinante --detuvo un disparo a Benzema y un remate a Bale-- y dio alas al conjunto castellano. Y con el Madrid sin aprovechar sus ocasiones, los de Pucela cambiaron el guión del partido. Dueños del encuentro en los primeros 15 minutos del segundo tiempo tuvieron en sus botas los primeros tantos del encuentro. Sin fortuna y casi contagiados por la ofensiva blanca, el empate de alargó hasta los últimos minutos finales.

Sin fortuna de cara a portería, el partido se convirtió en un correcalles que Benzema puso del lado madridista en el 82. Y con Masip lamentando el esfuerzo de su equipo, el Valladolid no se vino abajo. Jugadón a la contra que Guardiola culminó bajo las piernas de Courtois para poner en 1-1 en el 88. Jarro de agua fría para el conjunto de Zidane que rozó el pleno de victorias en la segunda jornada y se le escapó en el último suspiro. De nuevo, un error defensivo. Una faceta que preocupa en el Bernabéu y debe ser motivo de estudio y mejora en la pizarra de Zidane.

Ovacionado

James volvió al Bernabéu 832 días después de su último partido como madridista. Irrumpió en el once y fue un peligro constante. Pocas intervenciones pero decisivas. Y como si no hubiera pasado el tiempo, James volvió a sentir el cariño de la afición que ya no le ve como un problema, si no como una solución. 

Una foto de James Rodríguez en su regreso al Bernabéu como jugador del Real Madrid / EFE

Una foto de James Rodríguez en su regreso al Bernabéu como jugador del Real Madrid / EFE

El colombiano salió ovacionado del estadio cuando Zidane dio entrada a Vinicius Jr. en el minuto en el 57. Dos años después de su último encuentro vestido de blanco en aquella victoria ante el Sevilla por 4-1. La entrada de Vinicius y del debutante Luka Jovic, que estrelló su primera intervención en el travesaño, no fueron suficiente para un Madrid que desperdició un sinfín de ocasiones. 

El Valladolid sale victorioso de una de las visitas más complicadas de la temporada. Un punto para ambos, pero más preocupaciones para Zidane. La defensa continúa haciendo aguas.

 
Hoy destacamos