Merengadas

Los jugadores del Real Madrid celebran el primer gol, de Vinicius / EFE

Los jugadores del Real Madrid celebran el primer gol, de Vinicius / EFE

Nuevo escándalo con Casemiro en el Mallorca-Real Madrid antes del clásico

El árbitro le perdona una tarjeta amarilla al brasileño en la victoria madridista en Son Moix y Benzema acaba lesionado

Lluís Regàs @LluisRegas

14.03.2022 22:54h Actualizado: 14.03.2022 23:07 h.

2 min

Benzema es una bendición para el Real Madrid. Una asistencia a Vinicius y dos goles del delantero francés --el primero, de penalti-- sentenciaron al Mallorca el día que Sánchez Martínez le perdonó la tarjeta amarilla a Casemiro. La amonestación hubiera impedido la presencia del centrocampista brasileño, que se marchó sonriendo, en el clásico del domingo. Un nuevo escándalo que beneficia al Madrid y perjudica al Barça, como en tantas ocasiones. La nota negativa para los madridistas fue la lesión final de Benzema.

Ancelotti no quiere sustos en la Liga. El técnico italiano prescindió de Modric en el equipo inicial, pero se la jugó con Casemiro, Kroos, Benzema y Vinicius ante un Mallorca en horas bajas que no termina de alejarse de la zona caliente de la clasificación.

Un Mallorca con carácter

El equipo de Luis García Plaza tuvo más carácter e intensidad en la primera parte. Y la mejor ocasión de gol fue para los mallorquinistas en un remate de Maffeo, protagonista también de una dura entrada a Vinicus.

Vinicius se encara con Ángel Rodríguez, del Mallorca / EFEVinicius se encara con Ángel Rodríguez / EFE

La garra del Mallorca contrastó con el perfil más comedido del Real Madrid, que jugó muchos minutos con el freno de mano puesto, buscando un duelo más reposado que directo. En la primera parte, el equipo de Ancelotti tuvo un 68% de posesión, pero careció de profundidad.

El gol de Vinicius

El Real Madrid tuvo más intención en el segundo acto. Y el Mallorca creyó menos en el milagro. A los 10 minutos, una combinación perfecta entre Benzema y Vinicius permitió al conjunto blanco adelantarse en el marcador. Fue un golpe demasiado duro para los locales.

Sin grandes alardes, el Madrid encaró el partido y minutos después recibió la habitual ayuda arbitral, al perdonar Sánchez Martínez una clarísima tarjeta amarilla a Casemiro por tocar el balón con las manos. En la primera parte también pudo amonestar al brasileño tras un derribo a Ángel.

Casemiro, sustituido

Fue tan descarado el perdón arbitral que Ancelotti sustituyó inmediatamente a Casemiro y Valverde, dando entrada a Modric y Camavinga. Con el centrocampista croata, el Madrid buscó posesiones más largas para frustar a un Mallorca muy limitado técnicamente que firmó la rendición tras un penalti transformado por Benzema. El séptimo a favor de los blancos en la Liga. A ocho minutos del final, repitió Benzema, que acabó lesionado, con molestias musculares.

 
Hoy destacamos