Merengadas

Una foto de Sergio Ramos celebrando su gol ante el Brujas / EFE

Una foto de Sergio Ramos celebrando su gol ante el Brujas / EFE

Ramos y Casemiro mantienen vivo en la Champions a un Real Madrid lamentable

Los blancos firman un empate bochornoso ante un conjunto inferior y no podrán fallar en lo que queda de fase de grupos

Claudia Granja @c_granjafranch

01.10.2019 20:55h Actualizado: 07.10.2019 12:06 h.

2 min

Volvía la Champions y con ella la supuesta felicidad al Santiago Bernabéu. Un duelo, a priori, sencillo para reencontrarse con su afición y su competición predilecta que acabó siendo otra tarde para olvidar en la capital. La flor de Zinedine Zidane se quedó en Valdebebas. El técnico de las tres Champions League consecutivas se estampó, con su planteamiento y sus intocables, ante un Brujas que saltó al verde del Bernabéu sin complejos. La oveja del grupo pudo contra el gigante blanco. Hizo fuertes sus virtudes ofensivas y se vació en defensa para evitar la victoria de los blancos. 

Velocidad, presión alta y un Madrid que no se reconoce ni en sus peores pesadillas. Un desconocido --para muchos-- que acabó pintando la cara a los blancos. Primera noche europea y segunda decepción --tras la derrota ante el PSG-- para un conjunto que queda muy tocado en la clasificación. No habrá margen de error en los próximos encuentros si Zidane y sus hombres quieren estar en octavos de final.

Una defensa que se duerme y un ataque sin chispa

El Brujas cedió la posesión del esférico al Madrid, pero no renunció al buen trato del balón cuando lo tuvo. Sin posesiones largas, sin especulaciones, y directo hacia la portería de Thibaut Courtois. Y con el Madrid despertando, la velocidad de los delanteros del conjunto de Philppe Clement enmudecieron al Bernabéu. 

Un tanto con fortuna para batir al cancerbero belga en el minuto 9. Dennis adelantó al conjunto visitante, pero ni las urgencias en la clasificación, ni el peligro generado por el Brujas con muy pocos pases cambiaron la actitud del Madrid. Se mantuvo fiel al estilo y de nuevo, en un decepcionante primer tiempo, otra combinación rápida puso el 0-2 en el marcador. Dennis marcó su doblete particular en el 39. Dos goles con fortuna. Rozó el error en ambos, pero acabó engañando a todos. 

El contratiempo

Y con la clasificación en juego, Courtois se quedó en el vestuario. Areola debutó en Champions y su gran intervención evitó el 0-3 en los primeros compases de la segunda parte. La bronca de Zidane en el vestuario debió ser sonora, y con razón. Los blancos cambiaron el registro. Velocidad y precisión en las vasculaciones para moer a una defensa que había sido casi impenetrable y que también contó a su favor con la mala puntería de los delanteros madridistas. Ramos empezó una remontada que se quedó a medias. El capitán anotó el primero de la noche en el 55, pero no fue hasta el 87 cuando Casemiro puso las tablas en el luminoso. Eso sí, contra diez.

Una foto de Casemiro celebrando su gol ante el Brujas  / EFE

Una foto de Casemiro celebrando su gol ante el Brujas  / EFE

Vormer vio la segunda amarilla tras una falta innecesaria a Vinicius Jr. para dejar en inferioridad a su equipo. Y con el Brujas todavía reponiéndose del golpe psicológico, Kross puso un balón medido en la testa de Casemiro que mandó al fondo de la red defendida por Mignolet. Empate a dos y un punto milagroso. 

El Madrid se mantiene último en el grupo con tan solo un punto y no har margen para el error. Un punto que casi sabe a victoria visto lo visto esta tarde en el Bernabéu. El Brujas se distancia a un punto de los blancos y ahora, la prioridad es que no sume el Galatasaray. La calculadora ya asoma por el palco del Bernabéu.

 

Hoy destacamos