Merengadas

Carlo Ancelotti en el empate del Real Madrid ante el Levante / EFE

Carlo Ancelotti en el empate del Real Madrid ante el Levante / EFE

El Real Madrid de Ancelotti se la pega ante el Levante: un coladero

Los blancos pinchan en Valencia y se dejan dos puntos en un partido loco

Carlos Vázquez

22.08.2021 23:59h Actualizado: 23.08.2021 00:17 h.

5 min

El Real Madrid visitó este domingo el remodelado Ciutat de Valencia del Levante dispuesto a sumar la segunda victoria de la Liga. Los de Carlo Ancelotti han disputado un partido hasta el final, y tras una multitud de goles e incluso una expulsión, el encuentro ha terminado con empate a 3.

Este desenlace coloca a los blancos con cuatro puntos, los mismos que el FC Barcelona, que tampoco pudo pasar del empate ante el Athletic el pasado sábado.

El Real Madrid calienta antes del encuentro ante el Levante / EFE

El Real Madrid calienta antes del encuentro ante el Levante / EFE

El Real Madrid saltaba al terreno con Courtois; Vázquez, Nacho, Militao, Alaba; Casemiro, Valverde, Isco; Bale, Benzema, Hazard. La única variante respecto al estreno liguero ante el Alavés (1-4) es la entrada de Isco, que sustituía a Modric. Por su parte, el Levante cambiaba tres piezas con tal de mejorar el empate conseguido ante el Cádiz (1-1) en la primera jornada, y salía con Aitor; Miramón, Vezo, Róber Pier, Clerc; Campaña, Radoja, Melero, de Frutos; Roger Martí, Morales. Lo más destacado, el regreso de Campaña al césped de su casa nueve meses después, y la baja por lesión de Roberto Soldado, el fichaje más destacado del conjunto valenciano.

 

Gol tempranero e intercambio de golpes

Pese a que el Levante ha salido enchufado, el Real Madrid tan solo ha tardado cuatro minutos en adelantarse en el marcador. Tras un balón picado de Alaba, Benzema ha conectado con Bale dentro del área, y el galés ha definido fácilmente ante un Aitor algo descolocado. Al conjunto blanco se le ponía todo de cara muy pronto con el que es el primer gol de Gareth Bale con el Madrid más de 19 meses después.

El Real Madrid celebra el gol de Gareth Bale ante el Levante / EFE

El Real Madrid celebra el gol de Gareth Bale ante el Levante / EFE

La reacción del equipo valenciano ha sido inofensiva pero positiva: el Real Madrid no conseguía salir de su campo. Hasta el minuto 19, los de Ancelotti no han podido adueñarse del tempo del partido, y han empeado a enlazar pases con mayor facilidad, aunque por poco tiempo. El partido se tranquilizaba y tenía un ritmo más lento, y lo más destacado era la amarilla que Carlos Clerc veía en el 28 por un codazo sobre Lucas Vázquez, y un tiro lejano de Alaba que salía desviado.

El resto de primera mitad ha estado lleno de imprecisiones y jugadas que no terminaban en nada, como una falta lejana en el minuto 37, que Gareth Bale ha intentado colocar con potencia, pero el balón salía por poco. En los últimos minutos, el Levante ha cometido crasos errores a la hora de sacar el balón, y ha propiciado que el Real Madrid empezara a ahogar a los levantinos en su propio campo.

Eder Militao y José Luis Morales pelean por un balón / EFE

Eder Militao y José Luis Morales pelean por un balón / EFE

El jugador más importante en el cuadro blanco en esta primera mitad era, sin duda, David Alaba, que dio el pase previo al gol y ha provocado acciones peligrosas colgando pelotas tanto desde la banda como con jugadas a balón parado, aunque Isco también ha contribuido en la recta final. El Levante llegaba al descanso pidiendo clemencia tras el dominio absoluto del Real Madrid en los últimos minutos.

Vuelco instantáneo y desenlace loco

El Levante no ha podido salir mejor del descanso: antes de cumplirse el primer minuto de juego Roger Martí empataba el partido al definir un balón suelto que entraba llorando tras golpear en la pierna de Thibaut Courtois. Los de Ancelotti salían dormidos del vestuario y lo pagaban caro. La única reacción blanca llegaba en el 53 con un disparo inofensivo de Eden Hazard, y el técnico italiano mandaba a calentar a Asensio, Vinicius y Rodrygo.

Roger Martí celebra el gol del empate ante el Real Madrid / EFE

Roger Martí celebra el gol del empate ante el Real Madrid / EFE

El Levante estaba desbocado, y en el minuto 57 Campaña anotaba el 2-1 con un impresionante golazo: cazaba un rápido centro golpeando el balón con el interior en una acción de una factura bellísima que solo está al alcance de jugadores como el sevillano. Y Ancelotti, lógicamente, tenía que hacer algo.

El italiano daba entrada a Asensio, Vinicius y Rodrygo, que sustituían a Isco, Hazard y Bale. El Real Madrid, sin embargo, no cambiaba casi nada su planteamiento y el Levante esperaba al acecho, pendiente de poder cazar cualquier oportunidad de contraataque. Ancelotti seguía moviendo piezas en el tablero, y Carvajal entraba por un Lucas Vázquez que salía en las fotos de ambos goles del Levante.

José Campaña celebra su golazo ante el Real Madrid / EFE

José Campaña celebra su golazo ante el Real Madrid / EFE

En el minuto 65, Paco López hacía sus primeros cambios: Pablo Martínez y Mickael Malsa sustituían a Melero y Roger Martí, ambos ovacionados por la grada granota. Con este movimiento, el técnico del Levante fortificaba un centro del campo que se dedicaría a intentar dar balones largos al Comandante Morales.

Hacia el minuto 70 el Real Madrid parecía empezar a despertar del letargo, aprovechando las piernas frescas, y Vinicius estaba cerca de rematar un gran centro de Carvajal. En una tónica similar a la usada en la etapa Zidane, el Real Madrid parecía obligado a solo poder crear ocasiones a partir de centros laterales. En una gran jugada de Casemiro, que desde su campo ponía un balón perfecto a Vinicius, el Real Madrid conseguía el empate: el joven brasileño cruzaba un balón lejos de Aitor, y volvía a igualar el marcador tras explotar su velocidad.

Vinicius Jr y Karim Benzema celebran un gol ante el Levante / EFE

Vinicius Jr y Karim Benzema celebran un gol ante el Levante / EFE

La pausa de hidratación venía en el 75, y servía de preludio a lo que sería un último cuarto de hora en el que todo podía suceder. Antes de reanudarse el partido, Bardhi y Cantero entraban por Campaña y Morales. Y dicho y hecho: en la jugada posterior al parón del partido, Bardhi colgaba un balón que Róber Pier solo tenía que empujar al fondo de la red. David Alaba quedaba retratado al dejar muerta la pelota sin tan siquiera darse cuenta. El 3-2 era una realidad, y tan solo quedaban diez minutos. Para tratar de rescatar algún punto, Ancelotti usaba su último cambio: Luka Jovic sustituía a Valverde. El Real Madrid quemaba los navíos.

Cantero, en el 83, pudo matar el partido, pero mandó al palo un balón que chutado a portería vacía. El Levante perdonaba, y los blancos respiraban aliviados. En el 84, el Madrid pedía penalti sobre Jovic en una acción sin contacto fuera de reglamento. Tan solo un minuto después, Jovic remataba a placer el balón con la cabeza, pero Aitor sacaba una mano importantísima. Sin embargo, tras el córner consecuente, Vinicius se internaba en el área y picaba el balón de una forma extraordinaria en el que es, probablemente, su mejor gol como futbolista. 3-3 y menos de cinco minutos en el reloj.

El golazo de Vinicius Jr ante el Levante: definición exquisita / EFE

El golazo de Vinicius Jr ante el Levante: definición exquisita / EFE

Para dar piernas al equipo, Paco López sustituía a De Frutos con Franquesa y se gastaba su último cambio, algo que sería importantísimo en la siguiente jugada. Para salvar un balón de Vinicius, que se iba solo, Aitor tocaba con la mano un balón fuera de su área y era expulsado. El central Rubén Vezo se vestía de guardameta, y al Levante solo le quedaba rezar.

En el 90, el árbitro decidía añadir seis minutos, una decisión más que justa viendo el alocado desarrollo de la segunda mitad. El Real Madrid apretaba con todo, y el Levante intentaba hacer que el partido se trabase al máximo. Pese a intentarlo, los blancos no podían y el partido terminaba 3 a 3: reparto de puntos. Los de Ancelotti certificaban el primer pinchazo de la temporada y mostraban una preocupante fragilidad defensiva que no sabemos hasta qué punto podrá compensar una peligrosa delantera.

 
Hoy destacamos