Merengadas

Una foto de Gareth Bale celebrando su gol con una peineta contra el Atlético de Madrid / EFE

Una foto de Gareth Bale celebrando su gol con una peineta contra el Atlético de Madrid / EFE

El Real Madrid prepara una nueva guerra contra los estamentos arbitrales

Tras la polémica de la ACB por la final de la Copa del Rey, la posibles sanciones a Ramos y Bale todavía están en el aire

Claudia Granja @c_granjafranch

20.02.2019 17:02h Actualizado: 21.02.2019 14:05 h.

2 min

El Real Madrid ha empezado su guerra sin tregua contra los árbitros. Da igual de que disciplina sean. Los últimos acontecimientos que rodean al club de la capital, tras perder la final de la Copa del Rey de baloncesto,​ y las posibles sanciones que se ciernen sobre Sergio Ramos por reconocer que forzó la tercera amarilla frente al Ajax y la peineta de Gareth Bale, han activado la maquinaria mediática madridista.

Mientras en baloncesto meditan abandonar la ACB tras considerar "lamentables" las justificaciones del comité arbitral de baloncesto que reconoció errores arbitrales, el fútbol tampoco se escapa de la estrategia de Florentino Pérez.

Ramos y Bale a la espera

Para muchos algunas actuaciones de los blancos son injustificables, pero la presión que el Madrid ejerce sobre todo lo que le rodea suele surtir efecto. Y en esa tesis Florentino espera salir victorioso. De momento, parece que en baloncesto los lloros quedarán en eso: lágrimas de cocodrilo tras perder una final, pero en fútbol podrían cambiar las cosas.

Los dos casos de los que depende el Madrid se ciernen sobre Gareth Bale y Sergio Ramos. El galés celebró su tanto ante el Atlético de Madrid en el Wanda Metropolitano –que terminó 1-3 a favor de los blancos– con una peineta ante la afición colchonera.

Se abrió un expediente al jugador y pese a que la decisión del Comité de Competición debía conocerse este miércoles, el caso se ha pospuesto. LaLiga denunció los hechos, así como el Atlético de Madrid, y la resolución del caso deberá esperar: todo podría quedar archivado o bien castigar al jugador con una sanción leve de uno a tres partidos o grave por la que se podría perder hasta 12 encuentros.

Gareth Bale lamenta una ocasión fallada con el Real Madrid / EFE

Gareth Bale lamenta una ocasión fallada con el Real Madrid / EFE

El Comité de Competición ha pedido más información sobre los hechos que no fueron recogidos en el acta arbitral y en el Madrid preocupa que la decisión pueda tambalear la presencia del galés en los clásicos de Copa y Liga.  

Ramos, a la espera

Con la Champions League apartada hasta la vuelta de octavos de final frente al Ajax el 5 de marzo en el Santiago Bernabéu, la UEFA estudia la posibilidad de sancionar al capitán blanco por sus declaraciones en zona mixta en las que reconoció forzar la tercera amarilla para estar presente en cuartos.

La UEFA emitió un comunicado oficial en el que anunció la investigación en base al artículo 31 del código de disciplina, en relación a estas declaraciones, pero se desconoce todavía la decisión final. De cumplirse los precedentes y el reglamento, Ramos se perdería la vuelta de los octavos y también la ida de cuartos en caso de proseguir en la competición europea. 

Con ambos casos sin resolver, el Madrid tiene trabajo por hacer en una guerra sin cuartel. Todo está preparado para cuestionar las decisiones de instituciones superiores al club madridista y conseguir que dos de los pilares del equipo estén disponibles para el calendario que se viene.

 
Hoy destacamos