Merengadas

La decepción de los jugadores del Madrid tras caer contra el Ajax | EFE

La decepción de los jugadores del Madrid tras caer contra el Ajax | EFE

El Real Madrid de Zidane cierra un 2019 horrible

Los blancos acaban uno de los peores años de su historia

Sergio Cabanelas @SCabanelas10

01.01.2020 10:00h

3 min

Para el Real Madrid, debe ser todo un alivio dejar atrás el 2019. Y es que los blancos han vivido unos 12 meses horribles donde no han conseguido ni un solo título. Por tanto, y esta vez más que nunca, los madridistas esperan con ilusión el 2020 ya que difícilmente será peor que el anterior. 

El club merengue empezó el año con Santiago Solari como entrenador, y lo acabó con Zinedine Zidane, pero la realidad es que los dos tuvieron una suerte parecida. Entre medio, Florentino Pérez intentó esconder la total decepción a través de fichajes, como fue el de Hazard o Jovic, pero ni siquiera la estrategia de los billetes funcióno al Madrid, que acabará el año sin probar ni una sola vez las mieles de un título. 

Vergonzoso papel en la Liga

Es difícil escoger en qué competición los blancos hicieron un papel más vergonzoso el curso pasado. Pero sin duda, su participación en La Liga fue considerablemente horrenda. En el primer curso tras la marcha de Cristiano Ronaldo, los blancos acabaron terceros con 76 puntos, a 17 del Barça campeón. Además, los culés les endosaron un claro 5-1 en el partido de ida. 

Un momento del clásico Barça-Madrid que ganó el Barcelona por 5 a 1 en la Liga 2018-19 / EFE

Un momento del clásico Barça-Madrid que ganó el Barcelona por 5 a 1 en la Liga 2018-19 / EFE

Ofensivamente no estuvieron mal, ya que se fueron hasta los 94 goles a favor; pero defensivamente estuvieron horrendos. Recibieron un total de 44 goles en 38 encuentros, unos números muy alejados de lo que debería ser un equipo de élite. Pero lo peor es que los merengues se quedaron fuera de la lucha por el título muchas semanas antes de acabar, lo que comportó que cada encuentro a final de temporada fuera un puro trámite y se escuchasen muchas críticas y pitidos de los (pocos) aficionados que acudían al Santiago Bernabéu.

De momento, este curso en la competición de la regularidad tampoco han tenido un inicio muy acertado, pero se están beneficiando de que sus rivales directos tampoco han empezado muy bien para estar a solo dos puntos del liderato. 

La Champions deja de ser su competición estrella

Aunque la Liga fue una decepción constante, partido tras partido; seguramente el golpe más duro que se llevaron los hombres de Zidane el año pasado fue en la Champions League. En octavos de final, al Madrid le tocó el Ajax. Uno de los rivales téoricamente más sencillos del bombo y que celebraron con efusividad los hinchas merengues. 

Todo se puso de cara para el equipo presidido por Florentino Pérez, ya que vencieron (no sin problemas) en la idea en Holanda. Sin embargo, los holandeses se convirtieron en su peor pesadilla en la vuelta. De la mano de De Jong y De Ligt, y un inspiradísimo Ziyech, el Ajax dio una lección magistral de fútbol en el Bernabéu y coronó el estadio blanco con un 1-4. 

Modric se lamenta ante el cataclismo del Real Madrid contra el Ajax en el Bernabéu / EFE

Modric se lamenta ante el cataclismo del Real Madrid contra el Ajax en el Bernabéu / EFE

Los blancos se quedaron perplejos. Hacía tiempo que no recibían un golpe así de duro en Europa, una competición que dejó de ser su amuleto de la suerte. Pasaron de la ilusión por estar en cuartos a la mayor de las decepciones en 90 minutos. Y lo peor es que fue totalmente inesperado. Tras este contratiempo, el Madrid no fue capaz de levantar la cabeza en todo el curso y fue el inicio del fin. 

Por otra parte, los hombres de Zidane han repetido esta temporada muchos de los errores que protagonizaron el año pasado en Europa. Los madridistas están en octavos sí, pero no sin sufrir en la fase de grupos con equipos como el Galatasaray o el Brujas. Y en la próxima ronda les espera el Manchester City de Pep Guardiola. ¿Volverán a recibir otro golpe?

El Barça les deja sin ilusiones

Por último, está la Copa del Rey, seguramente la menos importante de las tres. Excepto la temporada pasada. El Real Madrid llegó hasta las semifinales, y se trataba de la única ilusión que les quedaba en una temporada terrorífica. Y llegó el Barça para hacerla todavía peor. 

Pese al empate en la ida en el Camp Nou, los culés arrasaron a los blancos en su casa para dejarlos totalmente moribundos y sin ningún trofeo en juego con muchas semanas todavía por jugar. No fue el más doloroso, pero sí el definitivo, el que acabó de destrozar a un Real Madrid que protagonizó un 2019 para olvidar y que cerró una década que, aunque sí pueden sacar pecho de las tres Champions seguidas, la realidad es que no es para estar muy orgulloso. 

 
Hoy destacamos