Merengadas

Una foto de Isco Alaracón en el banquillo de Cornellà durante el RCD Espanyol - Real Madrid

Una foto de Isco Alaracón en el banquillo de Cornellà durante el RCD Espanyol - Real Madrid

La triste estampa de Isco en Cornellà-El Prat con el Barça como protagonista

El malagueño se sumó a los cánticos de los 'pericos' cuando hicieron alusión al club azulgrana

Claudia Granja @c_granjafranch

29.01.2019 20:19h

1 min

Isco Alarcón tiene un sitio fijo en el sistema de Santiago Solari: el banquillo. Lamentablemente para el fútbol, el malagueño continúa bajo su ostracismo particular, relegado a la suplencia del técnico argentino, pero parece ser que se ha acostumbrado a una situación tan incómoda como surrealista.

Lejos de ser protagonista en el verde, el 22 blanco optó por digerir su pena en el banquillo de Cornellà sumándose a la afición blanquiazul durante el encuentro entre el Espanyol y el Real Madrid disputado este domingo que acabó 2-4. El centrocampista madridista fue cazado por las cámaras de El Día Después de Movistar durante el transcurso del encuentro bromeando con Gareth Bale. 

Malagueño y galés, que regresaba a la convocatoria tras recuperarse de su lesión, bromearon junto a sus compañeros dada la placidez del partido y no dudaron en sumarse a los cánticos de la afición local cuando gritaron: "Azulgrana el que no bote". 

Por no llorar

Una broma que no ha sentado muy bien al barcelonismo. Isco es un jugador muy bien considerado por la culerada y que además estuvo en la órbita azulgrana. Se desconoce si es parte de una estrategia personal, pero su actuación tiene poca credibilidad si repasa su hemeroteca particular en la tiene infinidad de fotografías con camisetas del Barça. Incluso llegó a poner a su perro el nombre de Messi. 

Asimismo, su situación en la entidad de Chamartín tampoco es para tirar cohetes. De banquillo a banquillo, parece ser que las bromas ajenas le ayudan a conciliar su enfado interior. Las suplencias escuecen, pero parece ser que también tira de ironía para justificarlas. Otra de las imágenes captadas por las cámaras se aprecia al futbolista charlar con Luca Zidane, que también estaba en el banquillo, al que, tras un par de estornudos, le comentó: "Estoy malo, por eso no juego". 

De nuevo Isco se quedó sin jugar pese a calentar en la línea de cal de Cornellà.

 

Hoy destacamos