Merengadas

Nelson Semedo defendiendo a Vinicius Junior / EFE

Nelson Semedo defendiendo a Vinicius Junior / EFE

Vinicius, el crack con el punto de mira desviado

El extremo brasileño del Real Madrid desaprovechó muchas ocasiones en el clásico y abre el debate con Malcom

Redacción Culemanía

09.02.2019 10:45h

2 min

En Madrid los focos del clásico se dirigían a Vinicius Júnior que, junto a Benzema, era la gran esperanza blanca para superar el Barça el pasado miércoles. Y así fue, Santiago Solari apostó por un tridente con la dupla que mejor rinde del Real Madrid y Lucas Vázquez en el extremo derecho para tapar las peligrosas subidas de Jordi Alba.

El joven extremo lo intento una y otra vez. Encaró y superó a Nelson Semedo pero sin mucha fortuna en los últimos metros. En el minuto 10 decidió poner un centro en el área, que bajaba el delantero francés para asistir a Lucas (1-0). Las primeras acciones del brasileño fueron muy prometedoras.

A medida que pasaban los minutos se fue apagando, tuvo tres ocasiones claras cerca del área de Ter Stegen pero su nerviosismo y ambición hicieron que se desaprovecharan las jugadas. A pesar de eso, fue el más insistente de los merengues. Con tan solo 18 años apunta a ser una pieza importante de futuro.

Un líder muy precoz

La responsabilidad del 28 es muy alta. Vinicius es una de las apuestas de futuro de Florentino Pérez –que pagó 61 millones de euros al Flamengo– y, aunque empezó en el Real Madrid Castilla, ya ha dado el salto al primer equipo. Solari valora mucho su desequilibrio y desgaste que lo hacen pese su juventud, ahora mismo, imprescindible.

El jugador ha sido titular en todos los partidos de los merengues este año excepto el primero contra el Villarreal (2-2). En los otros 10 ha marcado dos goles y ha repartido tres asistencias. Junto a Karim Benzema, es el jugador que mejor llega en el tramo decisivo de la temporada.

Tal es así, que el joven sentó a Gareth Bale al banquillo. El galés solo tuvo minutos en la segunda parte entrando en el minuto 63 precisamente por Vinicius. El extremo británico ya no convence al madridismo y el técnico del Real Madrid valora más el esfuerzo físico de Vázquez y del brasileño que no el talento de Bale, Isco o Marco Asensio.

Malcom le ganó la partida

La gran sorpresa de los dos onces era la presencia de Malcom y la suplencia de Leo Messi. El brasileño del Barça ocupaba el extremo derecho y, como Vinicius en el Madrid, también provocó las jugadas más peligrosas de su equipo. Las comparaciones son odiosas pero inevitables. El de 21 años superó a la promesa blanca.

Los dos guardan grandes similitudes. Son rápidos, desequilibrantes y tiene un futuro muy prometedor. Ambos encararon y perdieron muchos balones pero todo lo que falló el del Real Madrid lo resolvió el extremo culé con su gol (1-1). En lo que va de temporada no hay color. Vinicius tiene muchos más minutos y se ha ganado la confianza de su entrenador. Malcom, en cambio sigue luchando para revertir la situación de suplente y no convocado.

El del Barça no quiso entrar en comparaciones. “Vinicius es muy bueno, es un gran jugador, tiene mucha calidad. ¿Quién es mejor? No sé, no sé, estamos los dos en los mejores equipos del mundo y somos muy buenos los dos", dijo para evitar la polémica tras el partido.

Ambos tienen un gran futuro por delante. Mientras el de Vinicius pasa por el Santiago Bernabéu, Malcom sigue luchando para demostrar a los técnicos y a la secretaría técnica que puede ser útil en la plantilla del próximo curso. Su buen clásico le puede abrir las puertas a nuevas oportunidades.

 

Hoy destacamos