Merengadas

Zidane en rueda de prensa en el Bernabéu / EFE

Zidane en rueda de prensa en el Bernabéu / EFE

Zidane tiene una nueva bomba de relojería en el Real Madrid

El entrenador francés parece que no dejará pasar ni una a sus jugadores

Redacción Culemanía @culemanias

03.09.2019 13:44h

1 min

Zinedine Zidane ya tiene la plantilla con la que tiene que llegar al mercado invernal. El francés quería refuerzos de última hora -sobre todo en el centro del campo- pero Florentino no consiguió firmar los nombres que tanto sonaron durante el verano, especialmente el de Paul Pogba, que seguirá en el Manchester United.

El Real Madrid sigue lejos de cambiar el rumbo que cogieron el curso pasado. Empezaron la Liga con una ilusionante victoria en Balaídos contra el Celta de Vigo (1-3) pero luego vinieron los pinchazos: 1-1 en el Bernabéu contra el Valladolid y 2-2 contra el Villarreal.

Los jugadores del Real Madrid lamentando el gol del Villarreal / EFE

Los jugadores del Real Madrid lamentando el gol del Villarreal / EFE

Parece que los problemas del curso pasado se repiten: poca efectividad delante y grandes despistes en la línea defensiva. No han salido ninguno de los señalados -Gareth Bale, Modric, Varane y Marcelo- y Zidane deberá contar con todos ellos.

Marcelo, el primer sentenciado

Uno de los nombres que sonaron durante meses para abandonar Madrid fue el de Marcelo. El lateral izquierdo de 31 años parecía que lo tenía prácticamente hecho con la Juventus de Turín pero finalmente decidió quedarse en el club blanco. Aunque jugó todos los partidos de pretemporada, se quedó en el banquillo en el Madrigal.

Florentino Pérez decidió traerle competencia de nivel al brasileño. Procedente del Olympique de Lyon por 48 millones de euros llegó Ferland Mendy, llamado a ser uno de los mejores especialistas del carril izquierdo. El francés estuvo lesionado en el muslo el mes de julio y, cuando estuvo disponible, pasó por delante del segundo capitán blanco.

Una foto de Marcelo en el banquillo del Bernabéu / EFE

Una foto de Marcelo en el banquillo del Bernabéu / EFE

El problema de Zidane es evidente. Tiene en la plantilla uno de los mejores jugadores merengues de los últimos años y uno de los líderes del vestuario que se le pueden poner en contra. Económicamente también se disparan las alarmas. Según medios madrileños, cobra alrededor de 11 millones de euros netos, excesivo para un suplente.

 
Hoy destacamos