Merengadas

Una foto de Zinedine Zidane en el banquillo del Santiago Bernabéu / EFE

Una foto de Zinedine Zidane en el banquillo del Santiago Bernabéu / EFE

Zidane o el cheque de 300 millones con las ventas del Real Madrid

El técnico, quien liderará la revolución blanca, espera poder despojarse de estrellas para remodelar la plantilla

Claudia Granja @c_granjafranch

28.05.2019 16:53h

2 min

Todo preparado para la ofensiva final. El Real Madrid empieza y ultima las negociaciones entre los clubs, los representantes y los jugadores que conformarán la nueva plantilla blanca a partir de la temporada que viene. Futbolistas como Hazard, Pogba, Erikdsen o Jovic ganan enteros y se acercan a la capital mientras otras estrellas se alejan.

Todos no tienen cabida en el esquema y el proyecto de Zinedine Zidane y para ello Florentino Pérez tendrá que encontrar un nuevo destino para los descartes del técnico francés. Nombres propios y consagrados en el panorama mundial que esperan que puedan llenar las arcas blancas para sufragar las nuevas incorporaciones que se vienen. Mientras las llegadas están más que definidas, el trabajo se acumula en las salidas. 

El mensaje está claro: nadie saldrá gratis y conseguir encontrar al mejor postor es la prioridad número uno. El primer problema que tiene Zidane es que todos quieren seguir en el Bernabéu pese a que tras la lamentable temporada no se salve casi ninguno. Y ante la negativa de los jugadores, el escenario se complica. Una de las obligaciones es cumplir con el Fair Play financiero, por lo que los ingresos tienen que ser similares a los gastos.

Un equilibrio difícil de cumplir dadas las necesidades de la entidad madridista y que, además, tendrá una vigiliancia exhaustiva. Este miércoles, el Comité Ejecutivo de la UEFA aprobará el nuevo reglamento entorno al Fair Play financiero en el que impondrán una balance máximo entre los ingresos y los gastos: 100 millones de euros.

Obligados

Y con ese nuevo reglamento, el Madrid está obligado a desprenderse de grandes jugadores que ya han quemado su etapa madridista. Antes de que empiece el mercado de forma oficial, el dispendio ya asciende a 95 millones de euros: 45 por Rodrygo y 50 por Militao. Una cifra a la que se sumarán los 100 millones de Hazard, los 120 de Pogba, 70 para Jovic y 40 por Mendy, previsiblemente. Un total de 330 millones. Todo ello sin tener en cuenta la posibilidad de poder rebentar el mercado si Neymar Jr. o Mbappé se ponen a tiro.

Eden Hazard en un encuentro con el Chelsea / EFE

Eden Hazard en un encuentro con el Chelsea / EFE

Una cifra estratósferica que se debe maquillar con muchas salidas ya que pocos jugadores blancos tienen esa caché económico actualmente. 

La esperanza

Entre los descartados, solo tres cumplen con los requisitos deportivos y económicos que pretende alcanzar el Real Madrid: James Rodríguez, Gareth Bale e Isco Alarcón. Tres ventas obligadas que podrían dejar en las arcas madridistas alreador de 200 millones de euros y que se sumarían a las ventas de Mariano o Vallejo. Colombiano, galés y español rondan entre los 60 y 80 millones de euros y son los mejores posicionados para abandonar la capital. Bale está sentenciado, James no entre en los planes de Zidane e Isco, pese a querer revertir la situación, no cuenta con el apoyo de Florentino Pérez. 

El resto de salidas serán menores. Poco se podrá ingresar por jugadores como Vallejo, Reguilón, Llorente, Ceballos o Mariano, así que la salida de otras estrellas podría valorarse. A Modric continúan tentándole desde Italia. Llega la hora de negociar salidas, para asegurar las entradas.

 

Hoy destacamos