Palco

Dembelé, Pedri y Ansu Fati, grada de lujo / EFE

Dembelé, Pedri y Ansu Fati, grada de lujo / EFE

Ansu Fati renuncia a un salario de estrella para renovar con el Barça

El joven futbolista de La Masía verá incrementada su ficha pero todavía quedará lejos de los grandes cracks

Víctor Malo @VMalo8

20.10.2021 00:38h Actualizado: 22.10.2021 14:08 h.

1 min

Ansu Fati renovará con el FC Barcelona hasta 2027. La joven perla de La Masía se vinculará a la entidad azulgrana por lo que resta de esta temporada y cinco años más. Uno más que Pedri González. La junta directiva de Joan Laporta tiene depositadas en el joven bisauguineano nacionalziado español todas las esperanzas de futuro del club. Por este motivo le han adjudicado el dorsal 10 que pertenecía a Messi --aunque estuvieron a punto de dárselo a Coutinho-- y le pondrán una cláusula de rescisión de 1.000 millones de euros. Sin embargo, todavía no tendrá un salario de crack. 

Fuentes de las negociaciones niegan a Culemanía que Ansu vaya a cobrar solo tres millones de euros, como apuntan algunas informaciones. Esa cantidad es la que percibirá Pedri González, cuyo acuerdo se cerró a la primera con la dirección deportiva del club. Pedri, que llegó al Barça con una ficha de filial, por debajo del millón de euros, sí que percibirá una cantidad en torno a los tres o cuatro millones brutos. Los emolumentos de Ansu, en cambio, serán de más del doble: entre ocho y 10 millones de euros brutos. Unas cifras que, en cualquier caso están muy alejadas de jugadores como Coutinho, Piqué, Busquets, Jordi Alba, Umtiti o Dembelé, cuyos emolumentos van de los 12 a los 20 millones brutos

Ansu Fati, invitado de lujo en el acto de la Masía / FCB

Ansu Fati, invitado de lujo en el acto de la Masía / FCB

Compromiso verbal de mejora 

Esto demuestra que el joven crack tiene los pies en el suelo y que, a pesar de ser el nuevo 10 blaugrana y de la proyección que tiene su figura, asume que todavía está en fase de aprendizaje y crecimiento. La intervención de su agente Jorge Mendes ha sido clave para aumentar sensiblemente la cifra inicialmente propuesta por el club, pero en ningún caso se harán locuras por los jóvenes. Lo que sí que era obvio es que un contrato por seis temporadas y blindado con una cláusula de 1.000 millones no podía ser tan bajo para un jugador que está llamado a marcar las diferencias y ser el nuevo buque insignia del equipo. 

Tanto en el caso de Ansu como en el de Pedri, el club se ha comprometido verbalmente a revisar los acuerdos con antelación para mejorarlos salarialmente en función del rendimiento que vayan teniendo los futbolistas

 
Hoy destacamos