Palco

Javier Tebas en un acto de la Liga / EFE

Javier Tebas en un acto de la Liga / EFE

Los argumentos de la Liga para recurrir a los tribunales

El organismo de Javier Tebas ya prepara la ofensiva si la resolución del Comité de Competición le es desfavorable

Oriol Quintana @urikingkat

22.10.2019 12:47h

2 min

Este martes de debería saber cuando se disputará el Clásico liguero en el Camp Nou. Inicialmente se debía jugar el próximo 26 de octubre, pero la situación política y social que vive Catalunya han provocado que se aplazara el encuentro. La nueva fecha ha abierto un debate entre clubes, patronal y RFEF, órgano que dirige el Comité de Competición.

Tanto Barça como Real Madrid decidieron que la mejor fecha para ambos sería el próximo 18 de diciembre. La Liga se opuso a esa decisión y propuso el cuatro de diciembre pues el 18 hay Copa del Rey y un partido de estas características afectaría a los otros. El Comité de Competición tenía que decidir este lunes, pero finalmente se aplazó la decisión hasta este martes.

Una foto del último clásico copero entre Barça y Real Madrid / EFE

Una foto del último clásico copero entre Barça y Real Madrid / EFE

Con el reglamento en la mano, el hecho que el aplazamiento no sea una cuestión disciplinaria hace que la Liga no pueda reclamar la decisión ni al Comité de Apelación ni tampoco ante el Tribunal de Arbitraje del Deporte si finalmente se confirma el 18 de diciembre. Solo se podría recurrir a la decisión por la vía de la justicia ordinaria.

Los principales argumentos

La Liga tiene en la recámara varios argumentos para justificar su posible denuncia a la justicia ordinaria. Según el portal IUSPORT la patronal teme que “la decisión de retrasar el acuerdo responda al deseo de impedir por falta de tiempo que la Liga pueda acudir a la justicia si finalmente le es desfavorable. De ser así reclamarían daños y perjuicios”.

Por otro lado, también alegarían que el día 18 de diciembre, la fecha más probable, no es el primer día disponible para la disputa del encuentro. Según recoge el artículo 4 de las Bases de la Competición de la REFE se estipula que se debe “fijar las fechas de disputa de los encuentros aplazados lo antes posible y en fecha disponible por su afectación en la competición respecto del resto de participantes en la misma”.

Javier Tebas en un acto de la Liga / EFE

Javier Tebas en un acto de la Liga / EFE

El organismo de Javier Tebas también quiere recordar “la costumbre de no solapar encuentro alguno de futbol profesional con el horario del Clásico”. Si finalmente se juega en la fecha acordada entre clubes, influiría negativamente los partidos de Copa del Rey previstos: 25 encuentros se verían alterados y se deberían colocar el martes 17 y el jueves 19.

Otro de los cambios que supondría sería en los horarios de la jornada anterior y posterior de Primera y Segunda División. Serían 38 partidos que deberían de modificar sus horarios y se deberían solapar muchos encuentros. A parte, también hay argumentos económicos que afectarían a la Liga.

El argumento económico

Jugar el Clásico el próximo 18 de diciembre afectaría los intereses audiovisuales y acuerdos con operadores que ya tenía cerrados la Liga. No se podría disputar a las 13 horas y esto afectaría al mercado asiático. Incumplirían los contratos al no respetar las franjas horarias acordadas.

Una imagen de la final entre Barça y  Valencia de la Copa del Rey / EFE

Una imagen de la final entre Barça y  Valencia de la Copa del Rey / EFE

También les afectaría el solapamiento de partidos. Según informe presentado por la patronal, provocaría “la disminución de hasta un 60% de las audiencias nacionales e internacionales cuando se solapan dos encuentros de la máxima categoría”. Cabe recordar que ese mismo día se juegan las semifinales del Mundial de Clubes con el Liverpool como gran aliciente, mucha audiencia se perdería. El conflicto solo ha hecho que empezar.

 

Hoy destacamos