Palco

Laporta se dirige al vestuario del Barça y saluda a Gavi / FCB

Laporta se dirige al vestuario del Barça y saluda a Gavi / FCB

El Barça juega con fuego: cinco renovaciones están en 'stand by'

El tiempo pasa y cinco jugadores clave de la primera plantilla tienen el futuro en el aire

Carlos Domínguez @CarlosDomnguez1

22.02.2022 14:00h

3 min

Laporta, Alemany y la parcela deportiva del FC Barcelona hicieron los deberes más urgentes en el pasado mercado de invierno. Se dio salida a fichas altas como la de Coutinho, se redujeron otras como la de Samuel Umtiti y se garantizó la llegada de cuatro refuerzos de primer nivel como Ferran Torres, Dani Alves, Aubameyang y Adama Traoré. Antes de ello, a finales de 2021, se cerraron las renovaciones de piezas clave para el futuro de la plantilla como Pedri González y Ansu Fati. Eso no quiere decir, sin embargo, que el trabajo se haya acabado. Queda mucho por hacer... y el tiempo apremia.

Araujo, Gavi y Nico, en el aire

Se dijo que este mes de febrero el Barça potenciaría las renovaciones de Gavi y Ronald Araujo (terminan contrato en junio de 2023), pero de momento todo ha quedado en simples contactos entre las dos partes. Unas negociaciones que todavía deben agilizarse para fructificar en un acuerdo, y todo ello bajo la atenta mirada de los grandes clubes de Europa.

En la Premier League, el Chelsea se ha mostrado interesado en ambos futbolistas, de la misma forma que el Liverpool de Jürgen Klopp. Otros clubes competitivos del viejo continente andan tras la pista del de Los Palacios, de 17 años, y el de Rivera, uno de los mejores centrales del mundo ya a sus 22 años. Gavi tiene una cláusula de 50 millones, mientras que Ronald Araujo atrae también a un Manchester United desesperado por mejorar defensivamente.

Sus contratos están desfasados (Gavi ni siquiera tiene contrato contrato acorde al primer equipo), mientras que en el caso de otro canterano que está teniendo cada vez más protagonismo, Nico González (20 años), se encuentra a la espera de que el club mueva ficha al terminar contrato en 2024. Y no parece que ello vaya a suceder de forma inminente, pues en el Barça no quieren forzar a los jugadores ni a sus representantes en estos momentos, justo cuando el equipo parece estar alzando el vuelo a nivel de juego y resultados. Nos encontramos en uno de los puntos clave de la temporada 2021-22, los partidos importantes se apretan en el calendario y Xavi no quiere distracciones.

Nico González en una acción con Gavi / FC Barcelona

Nico González en una acción con Gavi / FC Barcelona

Ya vendrán semanas limpias para poder abordar las respectivas renovaciones con los agentes de los futbolistas, o al menos eso creen en las oficinas del Camp Nou. Una estrategia que es como jugar con fuego. Nadie duda de la preferencia de Nico, Gavi y Araujo de seguir vistiendo la camiseta azulgrana, pero no lo harán a cualquier precio y menos aún siendo conscientes de la gran atención que han despertado en toda Europa. Si siguen encadenando grandes actuaciones como hasta ahora, se revalorizarán todavía más y crecerá la opción de que venga algún club a ofrecer cantidades desorbitadas para convencerles. 

La utopía de renovar a Dembelé

La situación se vive de manera paralela a la de un futbolista, Ousmane Dembelé, que no renovó en invierno y se quedó de milagro en la plantilla. Más bien porque quiso, dado que el Barça intentó traspasarle y darle salida de muchas formas. Dembouz dijo que no quería renovar su contrato, y su plan para salir con la carta de libertad este próximo verano enervó a Laporta, Alemany y compañía. No a Xavi, mucho más pragmático, al convencer a sus superiores de seguir utilizando al francés en las alineaciones hasta final de curso.

Ousmane Dembelé, durante un entrenamiento con el Barça de Laporta / FCB

Ousmane Dembelé, durante un entrenamiento con el Barça de Laporta / FCB

Se tejió entonces un plan tan estratégico como utópico: que Dembelé, sintiéndose importante en el Barça, ganando algún posible título como la Europa League y más a gusto que nunca en el vestuario (tras la llegada de Aubameyang), pueda cambiar de opinión y optar por quedarse en el club. Una renovación que a día de hoy parece altamente improbable, aunque no imposible. No sería la primera vez que El Mosquito sorprende al mundo con sus decisiones, dentro y fuera del terreno de juego. Y a eso se agarran en la directiva culé, sin voluntad de mejorar la oferta al galo.

La larga espera de Sergi Roberto

Todas las negociaciones están actualmente en marcha (menos la de Dembelé), pero los acuerdos no llegan y, cuanto más tarden en cerrarse, peor para los intereses del club azulgrana. Existe un caso, eso sí, en el que el tiempo juega a favor de los intereses culés. Se trata de Sergi Roberto, a quien el Barça intentó renovar a la baja en los últimos meses pero cuya continuidad continúa en el aire. Si el de Reus desea seguir en la plantilla, todo parece indicar que deberá aceptar la propuesta que le llegue desde el club de sus amores.

Por ahora no existe nerviosismo en ninguna de las partes implicadas en las cinco renovaciones que están sobre la mesa. Se tiene, en el seno de la entidad culé, la confianza de que los contactos llegarán a buen puerto. Hasta que eso no pase, sin embargo, los culés no podrán estar tranquilos.

 
Hoy destacamos