Palco

Joan Laporta con el dueño del PSG, Nasser Al-Khelaifi, junto a Carlos Tusquets, antes del PSG-Barça del año pasado / FC Barcelona

Joan Laporta con el dueño del PSG, Nasser Al-Khelaifi, junto a Carlos Tusquets, antes del PSG-Barça del año pasado / FC Barcelona

El Barça paga por el anticipo de 92,8 millones de Movistar Plus

La junta gestora de Tusquets aprobó esta operación para poder pagar las fichas de los jugadores

Víctor Malo @VMalo8

15.04.2021 01:49h Actualizado: 15.04.2021 14:19 h.

2 min

El coronavirus provocó unas pérdidas de 97 millones de euros al FC Barcelona en el primer año de pandemia. El club dejó de ingresar 200 millones de euros sobre el presupuesto realizado a principios de curso y disparó la deuda a 1.173 millones. Esta temporada, sin facturación por ticketing en todo el año y con los ingresos muy mermados en venta de camisetas, patrocinadores, escuelas de fútbol o el museo, el agujero se ha hecho de unos 300 millones. Esta situación llevó a la junta gestora de Carles Tusquets a pedir un anticipo millonario en enero de 2021.

Una parte de los ingresos que no se han resentido son los procedentes de la venta de los derechos televisivos. El Barça percibió el año pasado 249 millones de euros en este concepto. Ante la falta de liquidez del club el pasado enero, que no podía hacer frente a las fichas de los futbolistas –se pagaron en febrero–, la gestora optó por acudir a un fondo inversor para que le anticipase 98,2 millones de cara al pago de las fichas de junio, según ha avanzado El Confidencial. Esa cantidad se corresponde con un 35% del total que ingresará el club de Movistar Plus: 289 kilos, según el mismo medio.

La operación, a priori sorprendente, ha supuesto una desagradable sorpresa para la junta directiva de Laporta, que cuenta con 98,2 millones menos en la tesorería para el próximo año. Sin embargo, ello no repercutirá en la cuenta de resultados, donde los ingresos correspondientes al próximo curso se incluirán donde corresponde a pesar de que se hayan avanzado antes. Según las fuentes oficiales consultadas por Culemanía, se trata de una práctica habitual en economía de guerra y aseguran que es “una transacción del todo necesaria para no dejar la tesorería a cero”.

Agujero de 270 millones 

El anticipo de estos 98,2 millones sumados a los 172 de salarios fijos y variables que aplazó el club a cuatro años (2025) en las negociaciones con el primer equipo resultan un total de 270 millones de euros, el agujero que se había generado. “Gracias a este anticipo de terceros, el club puede seguir pagando la luz del estadio, que sigue consumiendo lo mismo a pesar de no tener público, y los demás gastos corrientes, ya sean energéticos, técnicos o de personal, que suponen el día a día del club”, aseguran las mismas fuentes.

Carles Tusquets acompañó a Laporta durante su acto de investidura / FCB

Carles Tusquets acompañó a Laporta durante su acto de investidura / FCB

Para que esto sea posible, el Barça también ha tenido que pagar un peaje “simbólico” que desde la entidad no cuantifican. Aunque aseguran que como se trata de un anticipo de solamente seis meses, no genera casi intereses. El resumen es que una parte de lo que tiene que abonar Movistar Plus al Barça el año que viene lo ha avanzado una financiera para pagar las fichas de junio y esta lo cobrará en el momento que a la emisora le corresponde hacer el próximo pago de los 289 millones adeudados.

Laporta, con el agua al cuello 

Una información que probablemente haga pública la junta de Laporta en su primera intervención oficial ante los medios, pendiente de estudiar al detalle la auditoría económica que se encargó nada más ganar los comicios. Por el momento, el nuevo presidente y su equipo económico –con el directivo Eduard Romeu y el CEO, todavía no anunciado oficialmente, Ferran Reverter en cabeza– ya saben que dejarán de cobrar 98,2 millones en verano y que deben 172 millones a los futbolistas. Con esto sobre la mesa hay que renovar a Leo Messi y negociar fichajes millonarios como los de Haaland o Neymar. Tarea complicada.

 
Hoy destacamos