Palco

Jaume Masferrer entrando a declarar por el Barçagate / EFE

Jaume Masferrer entrando a declarar por el Barçagate / EFE

Bartomeu y Masferrer niegan mensajes difamatorios contra Jaume Roures en el marco del Barçagate

Ambos han declarado ante el juez por las acciones en redes sociales

Oriol Quintana @urikingkat

04.10.2021 13:37h Actualizado: 04.10.2021 16:41 h.

3 min

Josep Maria Bartomeu, expresidente del FC Barcelona, y Jaume Masferrer, su mano derecha y asesor al presidente, han declarado este lunes por la querella por injurias y calumnias interpuesta por el empresario Jaume Roures dentro del marco del Barçagate. Una de las cuentas gestionadas por Nicestream, Roures un film de terror, era la que atacaba al empresario catalán. En diciembre se reabrirá el caso general.

En ambas declaraciones, el máximo mandatario y su asesor han reconocido que fue el presidente quien ordenó la contratación de la empresa de Carlos Ibáñez, I3 Ventures, pero que en ningún caso tenían conocimiento directo de quien gestionaba las cuentas. Se les pasaba un resumen de las tendencias de las redes sociales.

Declaración de Bartomeu

José María Fuster-Fabra, abogado de Josep Maria Bartomeu, atendió a la Cadena SER Barcelona después de prestar declaración y explicó los detalles aportados por el presidente: “La declaración ha sido muy breve y ha contestado que él en ningún momento encargó la realización de ningún tipo de cuenta relacionada con absolutamente nada, que él tampoco tuvo conocimiento de los tuits que aparecen relacionados que aparecen reflejados en la querella y ha explicado sencillamente que su función en el Barça era una función representativa, esencialmente en el sentido de que la función que tiene un presidente es la representación del club”.

“Él ha dejado claro que solamente tuvo una primera reunión con el señor Ibáñez y en esa primera reunión se trató una monitorización, el saber qué se decía en las redes sociales. El Barça, hasta entonces, lo que tenía era un sistema de conocimiento de los medios tradicionales, pero no sabían lo que se decían en las redes. Entonces se contrató a personas para que se hiciera un rastreo de todo lo que eran las redes sociales. El Barça tiene millones de seguidores y no se sabía lo que se decía del Barça en China, en Estados Unidos, en Rusia…”, añadió.

Jaume Masferrer entrando a declarar por el Barçagate / EFE

Jaume Masferrer entrando a declarar por el Barçagate / EFE

También quiso destacar Fuster-Fabra la situación en la que se contrató I3 Ventures: “Y ese es el motivo por el cual, en ese momento, en octubre del año 2017, en un momento sensible por una cuestión primero deportiva, con la salida de Neymar, y en segundo lugar por la situación política y social que vivía el Barça en Catalunya, en el que se quería saber cuál era la opinión. Se quería saber lo que decían las redes sociales en todo el mundo”,

E insistió que lo que recibía Josep Maria Bartomeu era un resumen vía mail: “Lo que marcaban eran tendencias. Se opina del Barça esto, lo otro, la masa social quiere eso… En un elemento marginal había una serie de cuentas por las que yo también he preguntado y en esa serie, yo le he preguntado ‘¿usted sabía quién había detrás?’ y me ha dicho que no. Eso era un resumen y una parte de los informes que recibía. Y recuerdo: él no gestionaba personalmente la cuenta de mail de presidencia”.

Masferrer, balones fuera

Jaume Masferrer, en su declaración, llegó a reconocer que fue Josep Maria Bartomeu quien ordenó la contratación de la empresa de monitorización de redes sociales. Su abogada, Olga Tubau, insistió en que su representado “ha explicado que ni él ni ningún responsable del FC Barcelona había encargado la creación de estas cuentas”.

Jaume Masferrer y Josep María Bartomeu, durante la etapa inicial de la presidencia de Sandro Rosell / REDES

Jaume Masferrer y Josep María Bartomeu, durante la etapa inicial de la presidencia de Sandro Rosell / REDES

El asesor quiso destacar que la cuenta sobre Jaume Roures fue creada en 2014, no en 2017 cuando se contrataron los servicios de Nicestream: “Resulta imposible que este fuera encargado, contratado y dirigido desde el Barça. No ha habido encargo, ni ha habido alimentación desde el club”. También comentó que sabía de las existencias de esas cuentas por los informes recibidos.

Finamente, Olga Tubau negó que “fueron ataques difamatorios. Primero, niego que fueran ataques difamatorios. El lenguaje que se usa puede ser sarcástico, incómodo, desagradable; pero no admitiré que es difamatorio. Yo no sé de quien fue la decisión de publicar tuits y mensajes directas. No fue una orden de Masferrer ni de nadie del FC Barcelona”.

 
Hoy destacamos