Palco

Ceferin e Infantino en una imagen de archivo / EFE

Ceferin e Infantino en una imagen de archivo / EFE

Ceferin, cada vez más acorralado en su lucha contra la Superliga

La pérdida de apoyos y los reveses de la justicia dejan al presidente de la UEFA en una posición muy delicada

Aitor Rus @aitorus94

24.09.2021 21:05h Actualizado: 24.09.2021 21:06 h.

2 min

No pasa por su mejor momento Aleksander Ceferin. El presidente de la UEFA se encuentra en sus horas más bajas desde que estallara la guerra contra la Superliga en abril y él se erigiera como comandante del organismo en el conflicto. Meses después Ceferin se ve acorralado por la falta de apoyos y envuelto en un conflicto judicial.

Distanciamiento con la FIFA.

Uno de los principales puntos de este desencuentro ha sido el enfoque del conflicto con la Superliga. La FIFA siempre ha sido partidaria de rebajar el tono entre ambos bandos y mantener una postura cercana al diálogo. La postura beligerante de Ceferin chocó de frente con la del organismo que preside Gianni Infantino.

Gianni Infantino, presidente de la FIFA, en una imagen de archivo / EFE

Gianni Infantino, presidente de la FIFA, en una imagen de archivo / EFE

Su relación con la FIFA también se había desgastado debido a desavenencias en cuanto al modelo de negocio del futbol. La UEFA ha apostado por la creación de torneos como la Nations League o una nueva Champions, mientras que la FIFA prefiere mirar hacia un nuevo mundial de selecciones, otro de clubes y una especia de Liga Mundial. Las relaciones se tensaron todavía más cuando Ceferin rechazó de manera categórica la propuesta de la FIFA de celebrar un Mundial cada dos años.

Ceferin no solo ha tensado la cuerda con la federación, también se ha granjeado más enemigos entre algunas federaciones cuando rechazó la idea de que, durante la Eurocopa, se pudiera lucir la bandera LGTBI como respuesta a las leyes contra este colectivo que se habían legislado en Hungría.

Golpes judiciales

Cuando estalló el caso de la Superliga en abril el Juzgado de lo Mercantil de Madrid tomó medidas cautelarísimas para impedir que la UEFA pudiera ejecutar cualquier reprimenda contra los clubes de la Superliga. Finalmente, el organismo europeo se vio obligado a aceptar en la Champions a Madrid, Barça y Juventus. En julio, el juzgado español dejó sin efectos los castigos firmados con los arrepentidos de la escisión.

Aleksander Ceferin en una imagen de archivo con la UEFA / EFE

Aleksander Ceferin en una imagen de archivo con la UEFA / EFE

Ceferin ha agotado hoy el plazo que el juez Manuel Ruiz le dio para retirar los expedientes sancionadores contra los tres clubs díscolos y amenazó con elevar el caso a la Fiscalía y procesar al esloveno si desoía el auto que el magistrado redactó en julio. Le crecen los enanos a Ceferin que no imaginó que acabar con la sublevación europea de su competición le acabaría conduciendo a la situación límite en la que hoy se encuentra.

 
Hoy destacamos