Palco

Recreación virtual del nuevo Camp Nou, dentro del proyecto Espai Barça / FCB

Recreación virtual del nuevo Camp Nou, dentro del proyecto Espai Barça / FCB

Los costes del nuevo Camp Nou se disparan para el Barça

El club deberá pagar un tipo de interés superior al que había previsto hace medio año por el montante de la operación

Lluís Regàs @LluisRegas

08.03.2022 23:53h Actualizado: 09.03.2022 16:31 h.

2 min

El FCBarcelona quiere empezar las obras del nuevo Espai Barça en verano y terminar la reforma del Camp Nou en 2025. El proyecto más ambicioso del siglo XXI también contempla la construcción de un nuevo Palau y la reordenación del entorno del estadio. Con un presupuesto de 1.500 millones de euros, el club sigue sin tener el visto bueno de Goldman Sachs y podría explorar nuevas fórmulas de financiación. En las oficinas del Camp Nou, mientras, asumen que los intereses se dispararán. El objetivo es liquidar el préstamo en 35 años.

El nuevo Espai Barça todavía suscita muchas dudas. Demasiadas. El club que preside Joan Laporta todavía no tiene resuelta la financiación. Goldeman Sachs todavía no ha dado luz verde a una operación muy costosa porque no ve muy claro el retorno. El Barça, por otra parte, todavía no ha licitado las obras y en el Ayuntamiento de Barcelona insisten en que todavía no han recibido el nuevo proyecto de Nikken Sekkei y que deben validarlo. Los trámites municipales no son rápidos.

El inicio de las obras

Joan Laporta, presidente del Barça, y Ferran Reverter, el director general que hace un mes presentó su dimisión, todavía no han arrancado un acuerdo de Goldman Sachs. En la presentación de la Due Diligence, el pasado octubre, ambos recalcaron que el club tenía otras opciones, como por ejemplo un crédito puente, y que esperaba tener que afrontar unos intereses próximos al 2%.

Joan Laporta, en el estreno de la serie documental 'Matchday Queens of the Pitch' / Redes (@mariagarridos)
Joan Laporta, en una comparecencia ante medios de comunicación / FCB

Cinco meses después, la realidad no es tan idílica para el Barça. Las obras no comenzarán en mayo de 2022 como quería Laporta y fuentes del club aseguran que podrían iniciarse en julio. Fuentes del sector financiero, sin embargo, aseguran que el Barça podría pagar un interés próximo al 4%.

El traslado a Montjuïc

El Espai Barça contempla la reforma del Camp Nou, que derribará la tercera grada para construir una totalmente nueva, con dos anillos de palcos, y todas las localidades cubiertas. El aforo pasará de las 99.334 localiadesa actuales a 105.000. El Barça también levantará un nuevo Palau para 15.000 espectadores, un segundo pabellón polideportivo con mucho menos aforo y una pista de hielo.

El plan de Laporta contempla que el Barça juegue la próxima temporada en el Camp Nou, con una reducción del 50% del aforo, y se traslade durante el curso 2023-24 al Estadi Olímpic Lluís Companys. En la campaña 2024-25 el equipo azulgrana regresaría al Camp Nou, campo que no recuperaría la totalidad de su aforo hasta un año después.

Estadi Olímpic Lluís Companys en Montjuïc, Barcelona / ARCHIVO
Estadi Olímpic Lluís Companys, en una prueba de atletismo / ARCHIVO

El alquiler

La junta directiva del Barça ha descartado el traslado al Johan Cruyff por las dificultades de ampliar su capacidad (de las 6.000 actuales a 40.000) y, sobre todo, por problemas de movilidad. La alcaldesa de Sant Joan Despí, Belén García, ya avisó al club azulgrana que no permitiría que los partidos del pimer equipo se jugaran en la Ciutat Esportiva Joan Gamper.

En BSM, empresa municipal que gestiona el Olímpic Lluís Companys, todavía no han recibido la petición del Barça de jugar en Montjuïc. El club azulgrana confiaba en tener que abonar una cantidad simbólica, planteamiento que choca con los postulados de la empresa que dirige Marta Labata, que espera ingresar unos 20 millones de euros.

 
Hoy destacamos