Palco

Joan Laporta, presidente del Barça, en una imagen de archivo / EFE

Joan Laporta, presidente del Barça, en una imagen de archivo / EFE

Las cuatro palancas de Laporta para evitar que el Barça se desangre

El club necesita ingresar dinero para minimizar al máximo las pérdidas en este ejercicio

Carlos Domínguez @CarlosDomnguez1

31.03.2022 00:41h

3 min

En la vida es bueno ser positivo, pero a veces la rueda de optimismo gira demasiado rápido. Desde la llegada de Joan Laporta a la presidencia y de Xavi al banquillo, el FC Barcelona ha logrado revitalizarse. De momento, mucho más en el plano deportivo que en el económico y financiero, donde las necesidades siguen siendo imperiosas. El barcelonismo ha visto cómo el equipo ha funcionado y maravillado en los dos últimos meses, llegando incluso a humillar al Real Madrid en el Santiago Bernabéu, y la gente se ha venido arriba. Que si Haaland, que si una ofensiva de última hora por Mbappé...

Nada más lejos de la realidad. A día de hoy, lo único cierto es que Mateu Alemany y Laporta, como ya hicieron en el pasado mercado de invierno (y con gran acierto), se están centrando más en las oportunidades de mercado que en los fichajes de gran calado. Las dos nuevas incorporaciones que están cerradas, Kessié y Christensen, llegarán a coste cero. Y se estudian otras operaciones similares que repercutan un bajo coste a las arcas del club. Laporta ya ha enfriado más de una vez la posibilidad de fichar a Haaland, y lo que muchos se tomaron como un farol parece ser una triste verdad.

Buena imagen ante Goldman Sachs

Tal es la situación que es más probable que salga algún crack a que llegue. El FC Barcelona estudia seriamente la opción de traspasar a alguno de sus jugadores con más cartel mediático, a fin de generar ingresos que no sirvan para Haaland o futuros fichajes, sino para reducir todo lo que se pueda el sangrado económico del club. Este martes tuvo lugar una reunión telemática de la junta directiva, y se estableció la venta de jugadores como una de las cuatro estrategias para paliar la reducción de ingresos que está sufriendo la entidad culé.

El objetivo es claro: evitar al máximo las pérdidas del presente ejercicio. La semana que viene está programada una cumbre con los representantes de Goldman Sachs, y Laporta y los suyos necesitan probar que el club está haciendo todo lo necesario para realzar el vuelo en el plano económico y, así, empezar a cumplir con el pago de los créditos que aceptó ofrecer el banco. En juego está el financiamiento del Espai Barça, y en el seno del club no desean que Goldman Sachs se lleve una mala impresión y desangre todavía más las cuentas.

Recreación virtual del Espai Barça, cuyo nuevo proyecto deberá ser aprobado por Goldman Sachs / FCB

Recreación virtual del Espai Barça, cuyo nuevo proyecto deberá ser aprobado por Goldman Sachs / FCB

Venta de jugadores y Barça Corporate

El Barça necesita revertir una cifra de 451 millones de euros, y además del posible traspaso de jugadores como Frenkie de Jong, Ter Stegen, Memphis Depay o incluso Ronald Araujo, hay tres palancas más que se pretenden explotar. Una es la firma del acuerdo con CVC, que reportaría entre 270 y 300 millones de euros a la entidad; luego está la venta del 49% de Barça Studios por 350 millones de euros; y, por último, la venta parcial de BLM (Barça Licensing & Merchandising), encargada de la comercialización de camisetas y productos de márketing.

BLM y Barça Studios, de hecho, son dos de las cuatro patas de Barça Corporate, junto con Barça Innovation Hub y Barça Academy. La anterior junta de Bartomeu tenía una oferta por el pack completo de 220 millones de euros, pero la directiva de Laporta prefirió rechazarla para intentar sacar más tajada vendiendo las partes por separado. Las expectativas son muy altas en este sentido, aunque aún está por ver si se sacará más beneficio con este método.

El acuerdo con CVC, más cerca

En cuanto a CVC, se podría ver la luz verde en cuestión de pocas semanas, a falta de perfilar los últimos detalles y de ver quién gana el tira y afloja. A día de hoy, Joan Laporta pone dos condiciones: que el importe recibido no compute como deuda, sino como ingreso, y que el acuerdo sea por un plazo inferior a 50 años. El pasado verano, el Barça podría haber renovado a Messi de haber firmado el acuerdo con CVC. Ahora, Laporta confía en este ingreso para abordar la renovación de la plantilla y reducir las pérdidas al máximo.

CVC Capital Partners, nuevo inversor en La Liga, tiene su sede operativa en Londres / CVC

CVC Capital Partners, nuevo inversor en La Liga, tiene su sede operativa en Londres / CVC

De ahí que haya sellado recientemente una alianza estratégica con JB Capital, la financiera de Botín, para buscar oxígeno en forma de ingresos y anticipos financieros que tapen la desviación de 100 millones de euros en el presupuesto de ingresos. Según avanzó El Confidencial y ha podido confirmar Culemanía, la entidad culé trabaja con la citada compañía para lograr la supervisión necesaria en el cierre de dos acuerdos muy importantes: la entrada en LaLiga Impulso de la mano de CVC y la búsqueda de un socio capitalista para desarrollar el negocio de Barça Studios.

De las cuatro palancas que se manejan para reducir pérdidas en el presente ejercicio, ninguna de ellas es Spotify. El acuerdo con la multinacional sueca se puede presentar para dar buena imagen, pero la realidad es que el impulso que generará no podrá verse hasta la temporada que viene, que es cuando entra en el club. No computará en el presente ejercicio, por lo que toca tirar de las demás vías existentes para, de esta forma, mejorar la salud económica y financiera de un Barça que ha salido de la UCI... pero sigue en el hospital.

 
Hoy destacamos