Palco

Joan Laporta, presidente del Barça, durante una intervención en el Mobile World Congress / EFE

Joan Laporta, presidente del Barça, durante una intervención en el Mobile World Congress / EFE

CVC y Barça Studios, las claves del fichaje bomba de Laporta

El club busca nuevos ingresos para revertir el saldo negativo del límite salarial de la Liga

Lluís Regàs @LluisRegas

14.03.2022 23:57h

3 min

El FCBarcelona no puede competir hoy con los grandes clubes europeos por su delicada situación económica, agravada por la devaluación que hizo la junta directiva presidida por Joan Laporta. A falta de tres meses y medio para que se abra el mercado de verano, el Barça intenta aliviar las actuales restricciones de la Liga de Fútbol Profesional con dos acuerdos que impactarían en las cuentas de esta temporada: la firma del acuerdo con CVC, que reportaría entre 270 y 300 millones de euros a la entidad, y la venta del 49% de Barça Studios por 350 millones de euros.

La Liga de Fútbol Profesional anunció este lunes que el Barça es el único club con un saldo negativo para la próxima temporada. La entidad azulgrana supera en 144 millones de euros el tope salarial permitido por la institución que preside Javier Tebas, tras anunciar que cerraba el pasado ejercicio con unas pérdidas de 481 millones de euros. Entonces elevó hasta los 91 millones de euros las provisiones judiciales y devaluó la actual plantilla en 160 millones.

La renuncia de Reverter

"Para revertir esta situación vale cualquier tipo de plusvalía que se refleja en la cuenta de resultados", explicó este lunes Javier Gómez, mano derecha de Javier Tebas en la Liga de Fútbol Profesional.

El Barça rechazó el acuerdo inicial con CVC. Ferran Reverter, exdirector general del Barça, se opuso por entender que hipotecaba el futuro del club y Laporta respaldó sus tesis. Tras su renuncia, muy celebrada por Tebas, el club azulgrana y el presidente de la patronal han acercado posturas. El nexo de unión entre ambos es Mateu Alemany, director de fútbol del Barça, que tiene muy buena sintonía con Tebas.

Javier Tebas en una imagen de archivo / La Liga
Javier Tebas, en un acto público / LA LIGA

La condición del Barça

Laporta, condicionado por sus números rojos, ya no descarta un acuerdo, pero pone dos condiciones: que el importe recibido no compute como deuda, sino como ingreso, y que el acuerdo sea por un plazo inferior a 50 años

El pasado verano, por ejemplo, el Barça hubiera podido renovar a Messi de haber firmado el acuerdo con CVC. Ahora, Laporta confía en este ingreso para abordar la renovación de la plantilla y fichar a un futbolista top.

Haaland, Lukaku, Lewandowski o Salah

El Barça también contempla la venta del 49% de Barça Studios. El club quiere ingresar 350 millones de euros, una cantidad que está fuera de mercado. No obstante, el Barça sí podría obtener algo más o incluso el doble de los 50 millones presupuestados para esta temporada.

Las cartas están marcadas para el Barça, que en los últimos días ha enfriado el entusiasmo que había generado el posible fichaje de Erling Haaland. El futbolista noruego es el gran objetivo de Laporta para reforzar al equipo y para atraer nuevos patrocinadores. El plan B sería otro delantero de primer nivel. Entre ellos, Lukaku (Chelsea), Lewandowski (Bayern de Múnich) o Salah (Liverpool), que ha rechazado la última oferta de renovación de los reds. Las otras incorporaciones --Christensen, Kessié, Mazraoui y Azpilicueta-- podrían llegar con la carta de libertad.

Salah, en un partido del Liverpool / REDESSalah, en un partido del Liverpool / REDES

Nuevos patrocinadores

La búsqueda de nuevos patrocinadores marcará el futuro del Barça a medio plazo. La junta directiva que preside Laporta espera anunciar en breve un acuerdo con Spotify, que podría aportar unos 225 millones de euros por tres años. Posteriormente, la empresa sueca de servicios multimedia pagaría 20 millones de euros por 20 años para poner su nombre comercial al Camp Nou, a partir de 2025.

Esta temporada, el Barça ha dejado de ingresar mucho dinero de Rakuten y Beko. La compañía japonesa paga 30 millones, 25 menos que en los años anteriores, y la marca japonesa abona 10 millones de euros por lucir su nombre en las mangas, nueve millones menos que en las pasadas temporadas.

 
Hoy destacamos