Palco

Pangos y Singleton en un encuentro con el Barça Lassa / EFE

Pangos y Singleton en un encuentro con el Barça Lassa / EFE

El déficit de las secciones del Barça se mantiene en más de 40 millones

Año tras año, las cuentas del club en este apartado son deficitarias

Víctor Malo | Pau Beya

11.07.2019 02:12h

3 min

Los presupuestos del FC Barcelona de este curso apuntan a ser todo un éxito. Se podrían alcanzar por primera vez en la historia del deporte los 1.000 millones de euros en ingresos. Se prevé también que se cierre el ejercicio con beneficios, con lo que sería el noveno consecutivo con superávit y se superarían los 200 millones de euros de beneficios acumulados desde 2010.

Estos números son espectaculares, pero el club azulgrana sigue teniendo una tarea pendiente de solucionar, y no parece que vaya a poder hacerlo en un corto plazo: el déficit de las secciones profesionales. La única rentable es el fútbol femenino, cuyo patrocinador, Stanley, cubre todos los gastos. El resto, es decir, baloncesto, balonmano, fútbol sala y hockey patines, acumulan más de 40 millones de euros de pérdidas.

El agujero del baloncesto

El deporte que se lleva la palma es el baloncesto. A lo largo de este curso, la entidad azulgrana presupuestó 36 millones de gastos, 27 de los cuáles fueron destinados a los sueldos de los jugadores. De ellos, entre Singleton, el mejor pagado, Heurtel, Hanga y Tomic percibieron cerca de un tercio de la masa salarial total.

Nikola Mirotic fue presentado este lunes como nuevo jugador del FC Barcelona / EFE

Nikola Mirotic fue presentado este lunes como nuevo jugador del FC Barcelona / EFE

Los ingresos fueron tan solo 12 millones de euros entre patrocinadores (Lassa), los derechos televisivos, la asistencia al Palau Blaugrana, los premios de competiciones y los traspasos de Vezenkov Moerman. Lo que supone un déficit de 24 millones de euros. Cifra similar a la del Real Madrid, pero con resultados muy diferentes: los blancos se llevaron la Liga ACB y llegaron a la Final Four, mientras que los azulgrana se tuvieron que conformar con la Copa del Rey.

Y es previsible que esos 24 millones aumenten en unos 10 millones más durante el próximo curso. La entidad catalana ha hecho una apuesta muy fuerte por el baloncesto reforzando el equipo con auténticas estrellas como Nikola Mirotic, Brandon DaviesCory Higgins y el más que probable fichaje de Álex Abrines, a lo que hay que sumar las renovaciones de HeurtelHanga Claver. Todos ellos con un salario acorde a su nivel: Mirotic, por ejemplo, se convertirá en el mejor pagado de Europa (unos 8 millones brutos), y Higgins percibirá 3,5 'kilos' brutos por curso.

Todas deficitarias

En la escala del déficit, el balonmano sigue al baloncesto. Los ingresos apenas llegaron a los 2 millones de euros, 1,2 de los cuáles procedieron de los patrocinios de Lassa Servetó, mientras los gastos se elevaron hasta los 10,5 millones. Esto supone unas pérdidas totales de 8,5 millones de euros para una sección que domina las competiciones nacionales pero cuyo último éxito en Europa data de 2015.

Los gastos del fútbol sala, cuya temporada ha sido brillante, ascendieron hasta los 6,5 millones de euros, cerca de 2,5 de los cuáles se destinaron a salarios. Por el contrario, solo se ingresó un millón de euros, lo que sitúa el déficit en los 5,5 millones de euros.

Los jugadores del Barça Lassa de balonmano tras caer ante el Vardar / EFE

Los jugadores del Barça Lassa de balonmano tras caer ante el Vardar / EFE

La sección que menos pérdidas tiene porque a la vez es también la que menos gasta es la del hockey patines. A lo largo del pasado ejercicio el club gastó unos 3 millones de euros en este deporte, y los ingresos apenas alcanzaron el medio millón de euros. Es decir, que el déficit fue de 2,5 millones de euros.

En total, cerca de 40,5 millones de euros de pérdidas entre el balonmano, el baloncesto, el fútbol sala y el hockey patines. Una cifra alarmante que podría aumentar más en el próximo ejercicio teniendo en cuenta la fuerta apuesta que se hará por el equipo de básquet y la pérdida de Lassa en el patrocinio. La empresa turca abonaba unos 5 millones de euros por curso. Su sustituta, Assistència Sanitària, superará los 3 pero no se acercará a la cantidad que pagaba la compañía de neumáticos.

 

Hoy destacamos