Palco

Laporta, presidente del FCBarcelona, este miércoles en el Barcelona Open Banc Sabadell / EFE

Laporta, presidente del FCBarcelona, este miércoles en el Barcelona Open Banc Sabadell / EFE

El departamento de seguridad del Barça suspende con Laporta

Los incidentes con Koeman o Umtiti y la invasión de 30.000 aficionados del Eintracht cuestionan la gestión del club

Lluís Regàs @LluisRegas

21.04.2022 00:50h Actualizado: 10.05.2022 12:54 h.

4 min

Joan Laporta, presidente del FCBarcelona, tiene un problema con la seguridad del club. En apenas un año, la primera entidad deportiva de Cataluña ha tenido tres jefes: Xavier de las Moras, Ferran López y Lluís Venteo. El curso actual, muy movido, comenzó con el asalto al coche de Ronald Koeman y continuó con el acoso que sufrió Samuel Umtiti. El capítulo más sonado, sin embargo, fue la mala previsión del Barça con la presencia de 30.000 aficionados del Eintracht en el Camp Nou, el pasado jueves.

El departamento de seguridad fue uno de los primeros que sufrió las escabechinas de Laporta tras ser elegido presidente del Barça. Ferran López, exnúmero 2 de los Mossos d’Esquadra, relevó a Xavier de las Moras, máximo responsable durante la presidencia de Bartomeu. Los problemas, sin embargo, comenzaron muy pronto y Laporta tuvo que intervenir para activar otro cambio.

Problemas para Koeman y Umtiti

López, una persona muy próxima a Carles Puigdemont (expresidente de la Generalitat), firmó su sentencia después de los incidentes que se registraron a la finalización del último partido de Liga que disputaron el Barça y el Real Madrid en el Camp Nou. El pasado 24 de octubre, Ronald Koeman, entonces técnico azulgrana, tuvo muchos problemas para abandonar las instalaciones del club. Algunos aficionados golpearon el vehículo del héroe de Wembley, quien también escuchó algunos insultos, en compañía de su esposa.

Ferran López en una imagen de archivo / EFE

Ferran López en una imagen de archivo / EFE

El 1 de diciembre de 2021, en plena crisis deportiva, se vivió un caso parecido cuando Samuel Umtiti se encaró con unos aficionados que le insultaron mientras abandonaba la Ciutat Esportiva Joan Gamper, en Sant Joan Despí. El defensa francés se bajó del vehículo y pidió “respeto”.

El despido de Ferran López

Ferran López nunca tuvo buena sintonía con los empleados del Barça ni con Ferran Reverter, exdirector general. Los ejecutivos del club criticaban que era una persona “poco tecnológica” que no solía contestar los mensajes de Whatsapp ni los correos electrónicos.

Un día antes del incidente de Umtiti, el Barça despidió a Ferran López. Fue sustituido por Lluís Venteo, avalado por su gestión de la Grada d’Animació y su lucha por erradicar a los hinchas más violentos del Camp Nou.

La gran crisis

La gran crisis, sin embargo, se desató el pasado jueves con la invasión de 30.000 aficionados del Eintracht de Frankfurt en el Camp Nou. “Hubo un error de cálculo”, reconoció Laporta, quien el martes 29 de abril aseguró que la actual junta directiva “no fue culpable pero sí responsable” de la masiva presencia de aficionados alemanes en las gradas del estadio.

Los aficionados del Eintracht celebran la clasificación de su equipo en el Camp Nou / EFE

Los aficionados del Eintracht celebran la clasificación de su equipo en el Camp Nou / EFE

“Todo se desbordó”, recalcó el máximo dirigente azulgrana. En su comparecencia ante los medios de comunicación, Laporta añadió: “Adoptamos medidas, pero fueron superadas y resultaron insuficientes. Hubo una mala praxis, es una evidencia”.

Piedras contra el autocar del Barça

El presidente del Barça lamentó que el autocar del primer equipo de fútbol fuera apedreado por aficionados alemanes, incidente que motivó que la policía lo desviara hacia otra entrada y el malestar de Xavi Hernández y los futbolistas. “Todo el mundo pensó que los alemanes venían sin entradas”, recalcó Laporta, quien criticó que muchos socios y abonados revendieran sus localidades.

Venteo, por su parte, admitió que la seguridad del club quedó totalmente desbordada. Erraron en todas las previsiones. “La situación no era la esperada y pensábamos que el principal peligro radicaba en evitar avalanchas de aficionados del Eintracht que se querían colar. Pero todos tenían sus entradas”, explicó el máximo responsable de la seguridad del Barça.

Lluís Miquel Venteo habla sobre la seguridad en el Camp Nou / REDES

Lluís Miquel Venteo habla sobre la seguridad en el Camp Nou / REDES

La crisis del Eintracht, de momento, se ha resuelto con la rescisión del contrato que el Barça tenía firmado con P1-Corporate Hospitality. Laporta acusó al tour operador holandés de vender entradas a los aficionados germanos.

El malestar de los trabajadores

Las tensiones en la cúpula del Barça coinciden con el malestar de muchos trabajadores del Camp Nou, que critican los recortes de la actual junta directiva. “La mayoría de los vigilantes de seguridad no son fijos y la situación es compleja cuando hay un partido entre semana por la noche”, denuncian en AdnSindicalSeguridadCataluña. En dicho sindicato critican que el Barça ha cambiado los habituales contratos de ocho horas por otros de cuatro “para ahorrarse dinero”.

El Barça trabaja con dos empresas: Barna Porters y Sabico, que tienen a algunos trabajadores subcontratados. La primera empresa también contrato los Stewards que refuerzan los dispositivos de seguridad en el Camp Nou.

La afición del Eintracht Frankfurt ingresando al Camp Nou / Eintracht Frankfurt

La afición del Eintracht Frankfurt antes de acceder a sus localidades en el Camp Nou / Eintracht Frankfurt

Invasión en el Johan Cruyff

En el partido de Liga que el Barça disputó contra el Atlético, el pasado 6 de febrero, un aficionado saltó al campo. Fue detenido por un auxiliar de servicios. Unos días antes, varios seguidores del equipo azulgrana saltaron al Johan Cruyff tras el clásico de filiales.

Un año después de ser proclamado presidente del Barça, Laporta promete medidas drásticas para evitar que se repita una invasión de hinchas rivales en el Camp Nou. Asegura que el club solo venderá “entradas nominales”, pero el martes nada dijo de los recortes en el departamento de seguridad.

 
Hoy destacamos