Palco

Una foto de Josep Maria Bartomeu y Luis Rubiales / EFE

Una foto de Josep Maria Bartomeu y Luis Rubiales / EFE

El dilema del Barça con la Supercopa: dinero o derechos de la mujer

La polémica se cierne sobre Luis Rubiales, presidente de la RFEF, a quien nadie respalda para celebrar la competición en tierras árabes

Claudia Granja @c_granjafranch

01.10.2019 12:35h Actualizado: 01.10.2019 12:36 h.

3 min

Polémica, presiones e indignación. Así se presenta, y no es para menos, el escenario para Luis Rubiales en las próximas semanas en torno todo lo que envuelve a la Supercopa de España y su posible celebración lejos de territorio nacional. FC Barcelona, Real Madrid, Valencia y Atlético de Madrid disputarán por primera vez la nueva competición que organiza la Real Federación Española de Fútbol del 8 al 12 de enero. 

Un nuevo formato en modo de Final Four que protagonizarán estos cuatro equipos por logros. El Barça como campeón de LaLiga y finalista de la Copa del Rey; el Real Madrid, que participará como semifinalista copero con mejor historial; el Atlético de Madrid, como subcampeón de Liga; y el Valencia, que logró su plaza al ganar la Copa del Rey.

Un nuevo formato que se estrenará lejos de territorio nacional --aunque por segunda vez en la historia después de que el Barça y el Sevilla disputarán la final la temporada pasada en Tánger-- y que la Federación pretende llevar a Oriente Medio. Una decisión no exenta de polémica y por la que Rubiales ya colecciona adversarios y opositores. 

Los motivos

Tras la aprobación el nuevo modelo de competición el pasado mes de abril, Rubiales apuntó que uno de los destinos que se estudiaba para llevar el torneo era Oriente Medio, concretamente, Arabia Saudí. Una localización lejana, pero que se agrava por la situación que viven las mujeres en dicho país.

No se les permite entrar en los estadios y apenas gozan de derechos. La jugada es, económicamente, perfecta. Su emplazamiento en tierras saudís supondría un ingreso de alrededor de 30 millones de euros para la RFEF, pero ¿a qué precio institucional para clubs y país? Las opciones que maneja Rubiales se sitúan en países árabes donde la situación de las mujeres es más que delicada.

Una foto de Luis Rubiales, presidente de la RFEF / EFE

Una foto de Luis Rubiales, presidente de la RFEF / EFE

Otra de las opciones es Qatar, pero es más de lo mismo y todo apunta a que los petrodólares y la capacidad económica de estos países son realmente el único motivo de peso para ubicar una competición de este tipo lejos de España.

Todos en contra

Los cuatro clubs implicados todavía no se han postulado a favor ni en contra en este escenario tan incierto, pero tanto el Gobierno en funciones como LaLiga y la UEFA ya han dado su veredicto. La ministra de Educación en funciones y portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, fue tajante al ser preguntada sobre las posibles sedes de la Supercopa: "Nosotros defendemos la igualdad de las mujeres y de los hombres y la igualdad de género, la llevamos en nuestro programa. Hay cuestiones todavía por resolver socialmente, mundialmente, globalmente, y ésa que usted apunta puede ser una", afirmó Celaá oponiéndose a la posibilidad de que Arabia Saudí sea la sede de la competición durante los próximos seis años, como se contemplaría en el contrato. 

Una postura que Javier Tebas, presidente de la Liga ,y Aleksander Ceferin, presidente de la UEFA, han llevado al extremo. Tebas amenaza con ir a los tribunales en una más de sus disputas con Rubiales.

Una foto de Josep Maria Bartomeu y Javier Tebas / Twitter

Una foto de Josep Maria Bartomeu y Javier Tebas / Twitter

Ceferin por su parte, recordó en la gala del Balón de Oro la importancia de poner fin al racismo y a las desigualdades de género y insistió a las diferentes federaciones que se negasen a jugar partidos donde las mujeres reciben un trato discriminatorio, incluidos los estadios de fútbol. "El Comité Ejecutivo recomendará a las 55 asociaciones nacionales y a todos los clubes europeos que no jueguen partidos en países en los que las mujeres tengan acceso restringido a los estadios", declaró públicamente. 

El papel de los clubs

Y con este escenario será fundamental el rol que adopten los distintos clubs implicados. Solo el Atlético de Madrid, a través de Clemente Villaverde, gerente del club rojiblanco, se ha pronunciado sobre la situación:  "Preferimos disputar este torneo donde existan todas las garantías de derechos". Ahora es turno del FC Barcelona. Entre los valores que defiende el club, aceptar una competición en un territorio tan hostil para las mujeres supondría quedar en entredicho ante su afición. 

Una de las posibilidades que se estudia es que dentro del contrato se incluya que las mujeres tengan acceso libre a los estadios para convertirse en una competición que facilite a mejorar la situación en el país, peor no parece que vaya a tener el efecto esperado. Una vez se conozca definitivamente la sede el Barça deberá elegir. Negarse a participar o acatar por unos cuantos millones.

 

Hoy destacamos