Palco

Josep Maria Bartomeu en una foto de archivo / EFE

Josep Maria Bartomeu en una foto de archivo / EFE

La dimisión de Bartomeu, en manos de la Generalitat

Esta semana es la última que tiene el presidente del Barça para decidir si celebra la votación de la moción de censura o si presenta su dimisión

26.10.2020 10:35h Actualizado: 26.10.2020 11:28 h.

3 min

Ha llegado la última semana de Josep María Bartomeu como presidente electo del FC Barcelona. Este lunes, la junta directiva del club tiene una reunión vital para decidir el futuro de la directiva del Barça. Obligados a tomar una decisión por la Generalitat de Catalunya, Bartomeu y sus socios deben elegir si celebrar este fin de semana la votación para la moción de censura el 1 y 2 de noviembre o si presentar la dimisión de su directiva.

Para cumplir con los Estatutos de la entidad azulgrana, la directiva tiene que tomar una decisión final a partir de las 13.30 h. Además, en dicha reunión la directiva también tiene que aprobar las cuentas del curso 2019-2020 a falta de la ratificación de la asamblea, aplazada, como máximo, hasta el 31 de diciembre.

Josep María Bartomeu, en una imagen de archivo | EFE

Josep María Bartomeu, en una imagen de archivo | EFE

Todo apunta a que la Junta dimitirá, ya que no están dispuestos a que los 110.133 socios con derecho a voto corran el riesgo de ir a votar en las circunstancias actuales de estado de alarma durante 15 días, pero que tiene intención de decretarse hasta el 9 de mayo de 2021. De todos los socios, el 93% reside en Catalunya y un 4% en el resto de España, mientras el 60% tiene más de 60 años, población de riesgo ante la Covid-19.

En este caso, si Bartomeu deja el cargo, una Gestora asumiría la gestión del club de manera provisional y tendrá la obligación de convocar elecciones entre los próximos 40 y 90 días, es decir, a muy tardar, en enero de 2021.

Celebrar el referéndum sólo en el Camp Nou

Dentro de la directiva, hay un sector que defiende realizar el referéndum de la moción de censura el 1 y 2 de noviembre, pero reformando el protocolo y convocando como única sede el Camp Nou. Esta opción podría descartar la dimisión inmediata y daría a la Junta un margen de tiempo de una semana para solucionar temas que siguen en el aire, como las rebajas salariales de los jugadores y el resto de trabajadores del club. Pero, por desgracia para la actual junta direcriva, la Generalitat ha desestimado esta posibilidad.

Bartomeu, presidente del FC Barcelona, con la mascarilla / EFE

Bartomeu, presidente del FC Barcelona, con la mascarilla / EFE 

De hecho, si Bartomeu decide dimitir este lunes, el proceso de los recortes salariales se detendría y tendría que acabar en los tribunales, a falta de un acuerdo antes del 5 de noviembre y con el impedimento de que la junta gestora no puede hacerse cargo de este tipo de negociación.

Con la dimisión, también se abriría otro proceso judicial contra la actual junta, ya que el futurible candidato e impulsor de la moción, Jordi Farré, anunció que denunciara a Bartomeu si no convoca el referéndum.

El Govern apreta

Gerard Figueras, Secretari General de l’Esport, dijo este viernes que “se puede votar", y este domingo reiteró en Catalunya Ràdio que, pese a las nuevas restricciones, el voto de censura se puede realizar. “Entiendo que más allá de acortar la franja de la votación, no hay ninguna novedad. De hecho, el decreto clarifica que el confinamiento nocturno no debe impedir la convocatoria de citas electorales”.

En esta línea, el Barça ve claras incoherencias en la postura de la Generalitat de dar vía libre a la votación en el contexto actual de Estado de Alarma y en cambio se vea un riesgo de adulteración para las elecciones al Parlament de Catalunya del 14 de febrero si no se puede garantizar el voto a toda la población, tal como dijo en RAC 1 el conseller d’Interior, Miquel Sàmper.

Además, este proceso de votación costaría al club entre 500.000 y un millón de euros (entre toda la logística, el material y los 300 empleados que el Barça debe contratar para realizar el referéndum) y se celebraría quedando pendiente aún la aprobación de las cuentas del ejercicio 2019-2020, con 97 millones de euros en pérdidas.

Gerard Piqué, miembro con peso en el vestuario del Barça, mantiene un diálogo con el presidente Josep María Bartomeu / FCB

Gerard Piqué, miembro con peso en el vestuario del Barça, mantiene un diálogo con el presidente Josep María Bartomeu / FCB

La junta de Bartomeu declaraba antes de este lunes que había llegado el momento de tomar decisiones. “Nos toca ser valientes”, decían. Pero el caso es que, como el Govern no permite el aplazamiento de la moción de censura, todas las vías de escape de Bartomeu ya quedan cerradas.

Lo más probable es que el actual presidente del Barça y los suyos se vean obligados a abandonar un barco que está ya medio hundido y que, tras haber renunciado a él después de mucho desgaste, sigan siendo señalados como los responsables de dicho hundimiento.

Hoy destacamos