Palco

Ferran Soriano en una imagen de archivo con el Manchester City / EFE

Ferran Soriano en una imagen de archivo con el Manchester City / EFE

El entramado societario que ideó Ferran Soriano para eludir el Fair Play Financiero

El Manchester City será sancionado sin participar en la Champions League las próximas dos temporadas

Oriol Quintana @urikingkat

18.02.2020 00:47h

3 min

Este viernes saltó una de las sanciones más duras del mundo del fútbol de los últimos años. La UEFA emitió un comunicado en que explicaba que el Manchester City sería excluido de las dos próximas ediciones de la Champions League y multado con 30 millones de euros por haberse saltado las normas del Fair Play Financiero. El coloso inglés recurrirá al Tribunal de Arbitraje Deportivo con casi total seguridad.

La sanción al club cityzen tiene su origen en una investigación a finales del 2018. Fue cuando el periódico alemán Der Speigel publicó una información de Football Leaks en que culpaban al City de exagerar los ingresos de sus balances entre 2012 y 2016, hecho que provoca que los gestores estén en el ojo del huracán. Concretamente Ferran Soriano, CEO desde 2012.

Según la normativa, el gasto de los clubes va directamente relacionado a sus ingresos. Estos documentos filtrados por Football Leaks acusaban al Manchester City de computar unas ganancias excesivas en el patrocinio de Eithad. La aerolínea, propiedad también del jeque propietario del equipo, abonó en la campaña 2015-16 la cifra de 67,5 millones de libras.

Imagen del acuerdo del Manchester City con Eithad  / EFE

Imagen del acuerdo del Manchester City con Eithad  / EFE

De esta cantidad, según se pudo saber años más tarde, solamente ocho eran procedentes de la firma Eithad mientras que el resto eran financiados directamente por el propio jeque, Sheikh Mansur, miembro de la familia real de Abu Dhabi. Una artimaña que le ha salido mal al club debido a esa filtración.

La defensa que caldeó los ánimos

Ante esas filtraciones que colocaron al City en el centro de diana, ellos decidieron negar rotundamente todas esas informaciones y llegaron a comentar que este material podría haber sido modificado. “Son materiales fuera de contexto supuestamente pirateados o robados en un intento organizado y claro de dañar la reputación del club”, comentaron.

Sin embargo, a pesar de que sea una filtración, en el derecho suizo, la prueba es valida y la UEFA decidió actuar mediante la Cámara de Investigación, presidido por Yves Leterme, a quienes no les convencieron esas explicaciones dadas. Elevó el caso al organismo de control financiero Cámara de Adjudicación del Comité de Control Financiero de Clubes presidido por Cunha Rodrigues, exfiscal general de Portugal.

Etihad, ¿el único causante?

En el comunicado de la UEFA del pasado viernes se explican las sanciones y los artículos que el Manchester City incumplió -Reglamento de Licencias de Clubes y del Juego Limpio Financiero de la UEFA- pero no se entra en el detalle de los causantes de sanción. Más allá del patrocinio de la aerolínea Eithad, habría otro factor que podría jugar un papel clave en la sanción.

Uno de ellos podría ser las operaciones de City Football Group, grupo que integra a los cityzens entre otros clubes como el New York City entre otros. Fuentes especializadas en abogacía deportiva consultada explican en Culemanía que esta sanción también podría tener relación con este hecho, aunque en el “comunicado no constan esos detalles”.

David Villa celebrando un gol con el New York City / EFE

David Villa celebrando un gol con el New York City / EFE

La relación Soriano-Ingla

Según apuntan desde Inglaterra, desde que Ferran Soriano entró en el City en 2012, su objetivo fue crear un club global. Se creó la marca City Football Group, con el objetivo de expandirse en países como América, China y Australia; donde ya se tienen equipos. En ese momento, el CEO valoró la necesidad de crear un fondo de inversión de compra, venta y préstamo de futbolistas que no afectara a los resultados de la entidad.

Según también apuntó Football Leaks, el catalán recurrió a Marc Ingla, entonces integrante de la empresa Mangrove Player Investment, que lideraba el luxemburgués Gerard López, con el objetivo de adquirir derechos sobre jóvenes promesas de Sudamérica. Actualmente, tanto Ingla como López están al frente del Lille OSC, equipo de la Ligue 1.

Este fondo era financiado por el emirato de Abu Dabi, con el beneplácito del City. En 2008 la Premier League prohibió esas prácticas amenazando con la pérdida de puntos y posibles descensos mientras que cuatro años más tarde, en 2012, lo hizo la UEFA. Por ese motivo, esto podría tener su implicación en el caso. Invirtieron unos 30 millones de euros en 70 futbolistas emergentes.

Ingla y Soriano en una imagen de archivo / EFE

Ingla y Soriano en una imagen de archivo / EFE

En ningún momento sale el nombre del coloso inglés ni de su grupo en documentos oficiales. Es Mangrove Player Investment y otra empresa luxemburguesa los que figuran como responsables de la compra de derechos de futbolistas. Prácticamente imposible relacionar a los ingleses con estas operaciones hasta la filtración de Football Leaks que desató una ola de investigaciones.

 

Hoy destacamos