Palco

Bartomeu y algunos directivos saludando a los jóvenes de La Masía / FC Barcelona

Bartomeu y algunos directivos saludando a los jóvenes de La Masía / FC Barcelona

El escándalo de los agentes con los menores de edad que salpica al Barça

Las categorías de formación del club azulgrana son víctima de un mercado cada vez más feroz

Oriol Quintana @urikingkat

15.05.2020 02:39h Actualizado: 15.05.2020 02:39 h.

3 min

La Masía es reconocida por ser una de las mejores canteras del mundo del fútbol. En los últimos años, el Barça debe competir contra los grandes clubes de Europa para convencer a sus jóvenes jugadores, a menudo menores de edad, de que como en Barcelona no estarán en ningún sitio.

La semana pasada conocimos una nueva fuga de talento. Marc Jurado, que llevaba nueve años en el club, dejaba el Juvenil B y cogía rumbo al Manchester United. Los ingleses pagaban 1,5 millones de euros en concepto de derechos de formación y le ofrecían al joven de 16 años una ficha salarial muy superior a la que tenía con los azulgranas.

Este caso no es ninguna novedad. La temporada pasada el club ya se vio obligado a blindar a dos promesas con vistas al primer equipo, Ilaix Moriba y Ansu Fatialgo poco habitual. Es una inversión que la entidad no puede asumir cada vez que clubes extranjeros y representantes intentan seducir a los menores de edad con altos salarios.

Fuga de talentos

En los últimos años, la Masía se ha despedido de grandes jugadores de futuro, que han firmado por potencias económicas del continente como Mateu Morey y Sergio Gómez (Borussia Dortmund), Xavi Simons (PSG), Eric García (Manchester City) o Jordi Mboula (Mónaco). Estos son los casos más sonados de menores que abandonaron el club, pero hay muchos más.

Xavi Simons presentado como nuevo jugador del PSG / Twitter

Xavi Simons presentado como nuevo jugador del PSG / Twitter

La postura del Barça en este sentido es muy clara. Su apuesta no es la económica sino la deportiva y la educativa. Se niegan a pagar a las jóvenes promesas como si ya fueran profesionales, como sí que lo hacen otros colosos de Europa, e insisten en mantener un buen nivel de estudios y de educación para continuar en La Masía. “No formamos solo futbolistas, hacemos personas”, es uno de los lemas más repetidos en la Ciutat Esportiva Joan Gamper.

La sanción de 2014

La verdad es que la estrategia del club en el fútbol formativo dio un vuelco en 2014 cuando la FIFA los sancionó por el traspaso de menores de 16 años y extracomunitarios menores de 18 entre los cursos 2009 y 2013. La entidad se estuvo dos ventanas de fichajes sin poder fichar, una sanción que luego también recibió el Chelsea y el Atlético de Madrid.

Todo empezó en 2013 cuando el Barça recibió de la Federació Catalana de Futbol un comunicado de la FIFA que le prohibía alinear al delantero coreano Lee Seung Woo porque su fichaje incumplió el artículo 19 del Reglamento sobre el estatuto y la transferencia de los jugadores. No fue el único

Lee Seung Woo celebrando un gol con el Barça / Redes

Lee Seung Woo celebrando un gol con el Barça / Redes

En un principio la entidad azulgrana sospechaba de una “mano negra”, que fue quien presentó la denuncia. Todavía hoy se desconoce quien estuvo detrás. La gravedad del tema fue a más cuando se amplió el veto a cinco jugadores más: Paik Seung-Ho, Jang Gyeolhee, Theo Chendri, Bobby Adekanye y Patrice Sousia.

Este artículo indicaba que solo se pueden fichar a internacionales menores de 18 años en tres casos. Primero, si los padres cambian de domicilio por razones no relacionadas con el fútbol. Segundo, si la transferencia se efectúa en torno al territorio de la Unión Europea y el jugador tiene entre 16 y 19 años. Y tercera excepción, si su hogar está a una distancia menor a 50 quilómetros de la frontera. La FIFA consideraba que no se daba ninguno de estos condicionantes.

Los pilares de la formación del Barça

El Barça no suele hacer ofertas millonarias a los menores de edad. El club ofrece un contrato a los más jóvenes que asegura el futuro del jugador -si todo va bien- hasta los 16, cuando se puede firmar un contrato profesional. No ofrecen sueldos, pero sí becas en concepto de formación.

Este dinero es considerado como una ayuda económica para los futbolistas que están lejos de casa y, según ha podido saber Culemanía, pueden llegar a percibir hasta 18.000 euros en tres años. Eso sí, el club paga los estudios, cuatro viajes del jugador a su país y cuatro viajes a los padres de los futbolistas. Este plan está a años luz de lo que llegan a ofrecer otros clubes de la Premier League o el PSG.

Una foto de los cadetes del Barça tras ganar el MIC / Twitter

Una foto de los cadetes del Barça tras ganar el MIC / Twitter

Al no tener contrato profesional la mayoría de estos jóvenes tienen una cláusula de rescisión de unos 150.000 euros a la que se le debe sumar los famosos derechos de formación, que ascendien más. Cuando cumplen 16 años y el Barça les ofrece ser profesionales se les sube considerablemente la cláusula de rescisión hasta los tres millones de euros como mínimo.

 
Hoy destacamos