Palco

Una imagen de archivo del proyecto del Everton Stadium / Redes

Una imagen de archivo del proyecto del Everton Stadium / Redes

El estadio del Everton hace sombra al Espai Barça

Sale una nueva competencia para eclipsar al nuevo Camp Nou

Oriol Quintana @urikingkat

27.12.2019 11:21h Actualizado: 27.12.2019 11:26 h.

2 min

Otra competencia para el Espai Barça. Hace unas semanas destacábamos el nuevo San Siro que compartirán Milan AC y el Inter. Este viernes toca comentar la nueva casa que está preparando el Everton, que está dispuesto a abandonar Goodison Park, un estadio con más de 127 años de historia.

El equipo de Carlo Ancelotti tiene la intención de estrenar su nueva casa en 2023 y se situará en un espacio mítico de la ciudad de Liverpool. Concretamente será en el muelle Bramley-Moore, a orillas del río Mersey. Contará con un diseño muy moderno y una capacidad de uno 52.000 espectadores.

Un estadio de futuro

Ahora los clubes quieren alejarse de esos viejos recintos y presentar espacios amplios y modernos que faciliten la llegada y salida de los espectadores. Ejemplo de ello es este proyecto, así como el Espai Barça, proyecto de los culés que pretenden integrar el barrio de les Corts mediante paseos peatonales y zonas verdes.

Si el Barça pretende invertir unos 700 millones de euros, el Everton tampoco se quedará atrás. El precio sería de uno 500 millones de libras esterlinas, unos 600 millones de euros. Se mejorará así la accesibilidad, la capacidad (de 40.103 a 52.000) y se presenta una oportunidad de oro de competir con Anfield como uno de los lugares de referencia de la ciudad.

El club toffee quiere combinar la historia de Goodison Park con los modelos modernos actuales. Las obras empezaran en 2020 y se espera que duren solamente tres años. En 2024 el equipo ya tendría que estar jugando en su nueva casa. Unos plazos mucho más reducidos que en Barcelona.

Como todo estadio nuevo, se valora mucho la comodidad de los aficionados y la sostenibilidad. Contará con parquin incluido, espacios públicos abiertos todos los días, deflectores de viento y un diseño para reducir al máximo la contaminación acústica en la zona. Más allá del estadio, el proyecto incluye las construcciones de unas viviendas, espacios comerciales y una zona empresarial.

El Everton tiene calculado que podrá generar un valor social adicional de 240 millones de euros que darán a la organización benéfica “Everton in the community” y que el nuevo estadio generará un impuso de mil millones de libras para la región y más de 15.000 empleos en la zona.

Una imagen de archivo del interior del Everton Stadium / Redes

Una imagen del diseño del interior del Everton Stadium / Redes

"El nuevo estadio brindará la mejor experiencia posible para nuestros fans, nuevas instalaciones para eventos culturales y un edificio que será una nueva incorporación impresionante al entorno construido de Liverpool. Esto no se trata solo de un nuevo campo de fútbol: se trata de la regeneración, el empleo y el valor social", explicó Barrett-Baxendale, directora ejecutiva del club.

 

Hoy destacamos