Palco

Lluís Fernández Alà, precandidato a las elecciones del FC Barcelona  / CULEMANÍA

Lluís Fernández Alà, precandidato a las elecciones del FC Barcelona / CULEMANÍA

Fernández Alà: “Lo que ha hecho Farré con las firmas es gravísimo”

El precandidato de ‘Passió, seny i planter’ reconoce las tensiones con el impulsor de la moción de censura contra la junta de Bartomeu

Víctor Malo | Pau Beya

17.09.2020 21:31h Actualizado: 19.09.2020 01:19 h.

5 min

Lluís Fernández Alà (Barcelona, 12 de octubre de 1967) es uno de los precandidatos que ha confirmado su presencia de cara a las próximas elecciones a la presidencia del FC Barcelona. Vinculado a la política y propietario de la consultora Up Catalonia, ahora centra sus intereses en llegar a formar parte del Barça a través de una candidatura cuyo lema es Passió, seny i planter (pasión, razón y cantera). En una entrevista para Culemanía, el aspirante explica su participación en la moción de censura contra la junta directiva de Josep María Bartomeu, aunque se niega a dar su cifra particular de apoyos conseguidos, algo que han hecho público casi todos los demás grupos participantes en la recogida.

Hoy puede ser un día histórico. Se está llevando a cabo la recogida de firmas para la moción de censura de Josep María Bartomeu. ¿Se sabe cuántas firmas llevan recogidas?

En estos momentos llevamos unas 18.000 [dicho antes de saberse el cómputo final de 20.731 firmas], pero hay que ser prudentes, hay que valorar que las cifras sean correctas, no me gusta lanzar las campanas al vuelo antes de que sean realidad… pero muy contento, es un éxito monumental y quiero felicitar sobre todo a los grupos de opinión barcelonista, que son los auténticos héroes de esto. Al principio había dos precandidatos, luego se unió un tercero que fue el que, curiosamente, luego hizo la moción, pero yo creo que los precandidatos no pintamos nada en todo esto, nosotros simplemente hemos ayudado a poner los medios para conseguirlo. Tiene mucho mérito haberlo hecho en una situación de pandemia y sin partidos.

¿Cuántas firmas ha recogido su equipo?

Con todo el cariño, creo que nadie las ha contabilizado del todo. Nosotros íbamos enviando nuestras firmas a los locales que teníamos disponibles, pero no hemos podido contabilizar y no me gusta dar cifras si no las tenemos confirmadas. Pero hemos enviado muchas y eso los grupos de opinión lo podrán corroborar.

¿Ha puesto muchos locales a disposición de la recogida de firmas?

No, solamente dos locales. Nuestra sede central en Barcelona y nuestro local en Sant Cugat. Nosotros hemos intentado no tener mucho protagonismo, pero hemos puesto toda nuestra logística a disposición de la moción, pero yo creo que las elecciones no se ganan así.

Teníamos dudas de si podría venir a la entrevista porque la hacemos en las horas decisivas para la recogida de firmas, aunque parece que ya se ha logrado el objetivo…

Bueno, nosotros tenemos nuestro equipo que está constantemente trabajando, por eso no han podido venir más personas. Me hubiese sabido mal cancelarlo, me gusta cumplir. Pero en cuanto salga de aquí seguiremos trabajando, que seguro que tendré 20 whatsapps…

Ahora hay que ver si se validan las firmas, ¿no?

Aquí está el tema, pero hombre, tendrían que validarse. Una cosa son las firmas de precandidatos para conseguir los avales, que a veces un socio se la da a dos precandidatos distintos, y entonces son nulas porque el porcentaje de duplicaciones son más altas. Pero en este caso no creo que haya más de un 5% o máximo un 7% de invalidadas. Hay que esperar y esperemos que todo salga bien.

Usted ha remarcado que el mérito principal de este éxito es de los grupos de opinión barcelonistas que no se presentan a las elecciones. Sin embargo, el impulsor fue otro precandidato, Jordi Farré. ¿Hay que restarle méritos? ¿Qué responsabilidad tiene?

Pues tiene la misma responsabilidad que Víctor Font o nosotros. No es fácil que siete grupos se pongan de acuerdo. En la primera entrevista que tuvimos, durante más de cuatro horas, con Font y los siete grupos de opinión, fue todo un ejercicio de madurez para ponerse de acuerdo. Pero Cor Blaugrana y otros grupos llevaban mucho tiempo trabajando esta moción. Sorprendió un poco el gesto de Farré, pero no podían haber dos mociones y se debatió si nos uníamos a la de Jordi Farré o no, y al final así lo hicimos.

Es cómo que Jordi Farré se adelantó un poco al resto…

Sí, pero bueno, cuando toque hablar de esto ya se hablará. Lo que sí que decimos es que no hace falta salir tanto en la foto…

Precisamente, nosotros entrevistamos a Jordi Farré hace dos días y él se mostró muy crítico con usted. ¿Han tenido alguna discrepancia?

A ver, nosotros estuvimos en la primera rueda de prensa, que además se hizo en nuestro local, que lo pusimos a disposición del voto de censura y allí estuvimos todos… Pero nosotros no queríamos notoriedad, no queremos hacer electoralismo de esta moción, pero les pueden preguntar a los grupos de opinión quiénes han trabajado de verdad. Ellos son los impulsores reales, los grupos de opinión barcelonista.

El señor Farré nos comentó que usted le preguntó si en las papeletas de la moción saldría su nombre como impulsor del voto de censura…

Es que esto es el Barça, de verdad, nosotros somos una entidad muy seria, esto no es Sálvame. También se dijo algo de que se quería querellar… pues queréllate, hijo.  Nosotros queremos un Barça modélico. Pero, ¿entre los socios nos vamos a querellar? Hombre, si dice alguna barbaridad, no habrá más remedio. Pero todo esto vino porque un jugador de hockey hielo del Barça fue a firmar y se sorprendió de que le pidiesen más datos de los que tocaban. A mi no se me ocurrió poner una urna al lado pidiendo el teléfono o el correo electrónico. Los datos, nosotros los conseguiremos hablando y haciendo nuestro trabajo, y es aquí donde surgió la polémica con Jordi Farré, pero no la cree yo. Se dijo esta noticia y estaremos de acuerdo en que eso es imperdonable, pero si es cierto o no es cierto lo tiene que contestar él.

¿Usted no ha utilizado la moción para conseguir datos de los socios?

No. Faltaría más. Y yo no digo que el señor Farré lo haga, pero presuntamente lo ha hecho según dijo la SER y otros medios…

Farré reconoció haber pedido datos de forma voluntaria

Pues estaremos de acuerdo en que esto es gravísimo. Es la única polémica que hay. Y esto duele, pero no solo a nosotros, también a los grupos de opinión barcelonista. Ya dirá lo que tenga que decir. Total, también criticó a Marc Duch, y a Víctor Font, y a nosotros…

Da la sensación que con Farré es con quien ha habido más tensiones

Sí, porque entre los demás, ya le digo, unidad total. Unidad total. Que no quiere decir nada, ni que haya alianzas con Víctor Font ni nada. Hay que actuar con madurez y si alguien quiere sacar provecho electoral, creo que el socio será lo suficientemente listo para saber quién ha trabajado de verdad. A nosotros nos consta que los grupos de opinión barcelonista tienen una gran concepción de lo que hemos hecho nosotros.

¿Y qué relación tiene con los demás precandidatos? Víctor Font, Joan Laporta si al final se presenta, Toni Freixa, Agustí Benedito… de Jordi Farré no le pregunto más…

No, no, pero es que yo no tengo nada en contra de nadie, ni de Jordi Farré. Simplemente se dijo una cosa que hizo, se denunció, y como él lo ha reconocido, pues está mal hecha. Es que está mal hecho. Esto era una moción de censura para recoger votos para la moción de censura, no para que tú puedas tener una base de datos de socios para luego enviarles publicidad. Pero no tengo absolutamente nada en contra. Somos culés. El problema es que son personas que llevan mucho tiempo vinculadas al stablishment del Barça y que el club necesita otra cosa, por eso decidimos presentarnos nosotros. Pero la relación con todos es cordial.

¿Los conoce personalmente al resto?

Los conozco muy poco. Con Laporta coincidí una vez en un vuelo hace mucho tiempo viniendo de Formentera. Con Benedito tuvo contacto porque él también estuvo muy vinculado a temas políticos de Unió Democràtica. A Víctor Font lo conozco porque estaba en la candidatura de Ingla hace muchos años… pero nada, es una relación cordial. Y con los grupos de opinión, lo mismo, tenemos una relación muy cordial. Y me quito el sombrero porque son grupos muy bien estructurados, con cabezas pensantes detrás y esto es muy bueno para el barcelonismo.

 
Hoy destacamos